Viajar a Egipto, los mejores lugares para descubrir

El turismo aumenta en Egipto de forma notable y os recomendamos los lugares que no deberíais perderos si visitáis el país.

Viajamos a Egipto

Egipto es uno de los países más atractivos del mundo, entre otras cosas porque en estas tierras se esconde una historia milenaria cargada de majestuosidad y misterio. A pesar de que en los últimos tiempos no se aconsejaba a los turistas viajar a Egipto, ahora se han paliado los problemas de seguridad en la zona y se ha convertido de nuevo en un destino muy llamativo para este 2019. El país de los faraones tiene muchísimas cosas que ver, motivo por el cual uno de sus grandes aliados es el turismo, ya que esta tierra del Nilo alberga de forma anual millones de visitas. ¿Te gustaría conocer Egipto en este nuevo año?, si ese es el caso muy atento, porque hemos elaborado una lista con todas las cosas que no puedes perderte si te vas de viaje a Egipto.

El increíble Valle de los Reyes

Si hay una zona famosa en Egipto es el Valle de los Reyes. Se trata de un lugar que se encuentra ubicado en la parte oeste del río Nilo, más en concreto a unos 10 kilómetros de Luxor. El Valle de los Reyes es uno de los lugares más emblemáticos de Egipto, entre otras cosas porque durante muchos siglos fue el sitio indicado para enterrar a faraones, reyes, princesas… es decir, todas las figuras importantes que gobernaron durante el Imperio Nuevo. Si viajas hasta esta zona debes saber que existen dos valles, siendo uno de ellos muy desconocido y que se suele pasar por alto.

Por un lado nos encontramos con el Valle de los Reyes en la parte este de la región y por otro, en la zona más al oeste, se ubica el Valle de las Reinas. En total hay alrededor de 60 tumbas de personajes importantes en la historia de Egipto. Tumbas que, durante muchos años, fueron saqueadas y prácticamente desmanteladas debido a todas las riquezas que se encontraban en su interior. Tan solo una de ellas se salvó de los robos de los oportunistas: la tumba de Tutankamón, sin duda alguna la más famosa del lugar y que fue descubierta en el año 1922 por Howard Carter, un conocido arqueólogo británico. El mejor momento para visitar el Valle de los Reyes es a primera hora de la mañana, ya que es cuando hay menos cola de turistas y así también evitarás el calor de la zona.

Una vuelta por Karnak

Además del Valle de los Reyes, otro lugar que no puedes perderte es Karnak. Hablamos de un conjunto de templos que están situados en la región de Tebas. Tebas es también una zona muy importante debido a que fue la capital de la civilización egipcia antigua durante más de 1.000 años. Es por este motivo por el que en Tebas nos encontramos monumentos tan espectaculares como es el caso de Karnak.

Lugares Egipto

Aunque muchos desconocen esta edificación, todos aquellos que preparan un viaje detallado a Egipto van a visitarlo, ya que se trata del segundo lugar más turístico de todo el país. Hay que tener en cuenta que en Karnak vamos a encontrarnos muchísimas cosas dignas de conocer, pero sin duda una de las mejores es la gran sala Hipóstila. De esta sala debemos destacar sus majestuosas columnas y sobre todo los relieves y jeroglíficos que adornan esta infraestructura. Además de todo ello, también es importante destacar la gran avenida de las Esfinges en esta zona, cuya finalidad en su momento era unir dos grandes templos de la época antigua: Karnak y Luxor. Entre otras cosas hay que mencionar las esfinges que nos encontramos en dicha avenida, destacando la cabeza de carnero en las mismas.

De Karnak a Luxor

Como te hemos comentado, la gran avenida de Esfinges llegaba hasta Luxor y esta es precisamente la siguiente parada que debemos hacer si viajamos a Egipto. El templo de Luxor es uno de los más famosos del país, dado que es muy amplio y extenso y fue construido en honor a uno de los dioses más importantes de la antigua civilización: Amón. La idea de construir este templo fue de dos faraones que ostentaron un gran poder en el Imperio. Comenzó la obra Amenhotep III y la continuó Ramsés II. Luxor está próximo a Karnak, puesto que entre ellos apenas hay una distancia de unos 2 kilómetros aproximadamente. Este templo está muy bien conservado a pesar de que tiene más de 3.500 años de antigüedad. Si te desplazas hasta allí te van a llamar muchísimo la atención sus grandes obeliscos, al igual que sus múltiples colosos y lógicamente su fachada con relieves muy atractivos.

Próximo destino: Abu Simbel

Después de ver Karnak y Luxor seguiremos nuestra ruta hacia Nubia, región que se sitúa en la parte sur de Egipto. Te recomendamos que vayas hasta allí porque es el lugar donde se encuentra ubicada Abu Simbel. Se trata de una de las zonas arqueológicas de mayor impacto visual del país. En Abu Simbel podrás deleitarte con muchas cosas, pero si hay algo que debemos destacar son sus dos templos que se excavaron directamente sobre la roca. Ambas edificaciones se construyeron bajo el mandato de Ramsés II, quien una vez más mostró su increíble poder con un templo de estas características.

Abu Simbel es el reflejo de una de las victorias de guerra del faraón y se levantó en la zona en torno al siglo XIII antes de Cristo. Los dos templos que se erigen en Abu Simbel se construyeron para ensalzar la imagen del faraón Ramsés II y hacer lo propio con Nefertari, que fue una de sus esposas predilectas. Uno de los datos más curiosos que sabemos de Abu Simbel es que en la actualidad no se encuentra en su ubicación original, puesto que en 1968 se tuvo que colocar en una zona más amplia debido a las crecidas del río Nilo.

Un templo dedicado a Horus

Los templos tienen gran relevancia en la historia del Antiguo Egipto y el de Horus destaca de forma enorme. De gran majestuosidad, se ubica en la ciudad de Edfú, que se encuentra cercana a la ribera del Nilo. Aunque no es uno de los templos más conocidos de Egipto, merece la pena conocerlo, ya que sí es uno de los más grandes, tan solo superado por el de Karnak. Fue el gran faraón Ptolomeo III el que mandó construir esta edificación en honor a Horus, considerado el dios del origen de esta antigua civilización. Para muchos expertos egiptólogos, el templo de Horus es uno de los que se encuentra en mejor estado en la actualidad, debiéndose a que durante muchos años la edificación estuvo enterrada bajo tierra, lo que ha hecho que en su gran mayoría se conserve intacta. Tanto en su fachada como en su interior podemos ver grandes esculturas y estatuas, así como unos delicados y atractivos relieves.

Egipto noche

Navegando sobre el Nilo

Uno de los símbolos más conocidos de Egipto es el río Nilo, aguas que han dado vida y abastecido de recursos a los ciudadanos de esta región desde épocas remotas. Debido a su historia y a la belleza que rodea a estas aguas hoy en día se pueden realizar numerosos cruceros que permiten navegar por el Nilo y conocer los grandes edificios y templos egipcios de los alrededores. En el Antiguo Egipto la gran mayoría de construcciones se elevaron en torno al río. Por este motivo, si decides montarte en una embarcación podrás ver muchos tesoros escondidos en el gran desierto. Será un viaje de ensueño a la par que largo, puesto que el Nilo, tras el Amazonas, es el río más extenso del mundo. El Nilo fue el pilar básico para el crecimiento de este antiguo Imperio.

Kom Ombo, otra gran obra de Ramsés II

Ya hemos dicho que Ramsés II fue uno de los grandes faraones de Egipto y otra buena prueba de ello es el templo de Kom Ombo, una gran edificación situado justo en la orilla del Nilo que se encuentra a unos 50 kilómetros de Asuán aproximadamente. Aunque se le conoce como el templo de Kom Ombo, en realidad son dos, puesto que cuenta con dos partes totalmente simétricas. Cada una de ellas se construyó en honor a dos dioses. Por un lado, una de las partes está dirigida a Sobek, un dios que se representa con cabeza de cocodrilo y cuerpo humano. Y la otra parte está dedicada al dios Haroeris, también con cuerpo humano pero con cabeza de halcón.

Conociendo la capital

Lógicamente si viajas a Egipto no puedes dejar de visitar El Cairo, la capital actual del país y la más poblada de toda la región. Seguramente, en el momento en el cual aterrices en El Cairo, todo te parecerá un caos, puesto que son muchos los ciudadanos los que viven allí y hay un gran número de comerciantes de paso de forma diaria. Sin embargo, El Cairo cuenta con innumerables rincones que debes visitar sí o sí, siendo uno de los más destacados Jan El-Jahil. Se trata de un bazar inmenso donde podrás encontrarte de todo. Eso sí, si te diriges hasta allí y quieres llevarte algo de recuerdo no olvides regatear con los comerciantes para conseguir el producto que desees a un buen precio.

El Cairo es una ciudad muy atractiva donde se combina la tradición islámica con nuestra época más moderna. Sin duda alguna, una cultura única que se traduce en tradiciones realmente bellas. En la capital de Egipto podrás adentrarte en la historia si visitas el gran Museo Egipcio con el tesoro de Tutankamón situado en la plaza Tahirir. Pero también puedes probar su fantástica gastronomía, en la cual las especias juegan un papel protagonista.

Capital Egipto

Otros edificios importantes

Prácticamente hemos hecho un buen tour por Egipto, aunque todavía nos falta conocer algún templo más, como es el caso de el de Hatshepsut. Esta fue la única faraona mujer en Egipto, habiendo pasado a la historia con su propio templo, tratándose de una edificación con un diseño único y espectacular que te llamará la atención en cuanto lo veas. Así mismo, es un templo muy curioso, puesto que hay una parte del mismo que está excavado en la roca, mientras que cuenta con otra zona exterior donde se observan tres terrazas majestuosas. Lo mejor de todo son sus relieves, los cuales narran la historia de la reina con muchísimo detalle. Muy cerca de allí también podrás ver los Colosos Memnon, dos figuras de piedra tallada iguales al 100% que se construyeron en representación al faraón Amenhotep II.

Giza, un viaje hacia el Antiguo Egipto

Como no podía ser de otra manera, cerramos nuestra lista con Giza, donde se ubican las famosas pirámides que son un emblema para Egipto. Se trata de la única maravilla del mundo antiguo que sigue en pie y es por ello que hay que visitarla. Las pirámides de Giza están situadas muy cerca de El Cairo, por lo que te será fácil llegar hasta ellas. Allí vamos a poder ver las tumbas de Kefrén, Keops y Micerinos, que se construyeron alrededor del 2.500 antes de Cristo. En cuanto las veas, tendrás la oportunidad de observar grandes bloques de piedra blanca y una gran esfinge de más de 20 metros de altitud que podemos decir que es la que vigila toda esta zona. Ir a Egipto y no ver las pirámides de Giza, es como si no hubieras estado en el país. Además, muy cerca de allí también podrás ver Zoser, una pirámide escalonada que fue la primera que se erigió en el Antiguo Egipto.

¿Has apuntado todo lo que no te debes perder en tu viaje a Egipto?, ahora ya sabes: compra tus billetes de avión, haz la maleta y conoce la tierra de los faraones este año. Se trata de una de esas aventuras que nunca olvidarás y con la cual quedarás complacido de forma tan perfecta que seguro que en el futuro quieres pasearte de nuevo por sus majestuosos lugares. Egipto es un lugar que enamora y que permite vivir como si estuviéramos dentro de algunas de las películas preferidas del público gracias a la historia que destila y a todo el misterio que envuelve la región.

Foto: werner22brigitteTheDigitalArtistNadineDoerleTheDigitalArtistshadyshaker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...