¿Qué no tenemos que hacer cuando visitamos Hawaii?

Os damos algunas recomendaciones de lo que no debéis hacer cuando vayáis de vacaciones a Hawaii para disfrutar de una mejor experiencia.

normas en Hawaii

¿Te gustaría conocer Hawaii? Es uno de los rincones más estupendos del mundo, así que seguro que te atrae. Sus playas de aguas cristalinas, su fauna tan particular o sus costumbres hacen de esta tierra un destino muy habitual entre los turistas. Aunque de sobra es conocida la riqueza de Hawaii, lo cierto es que hay muchas cosas que seguro no sabías sobre esta tierra y que deberías apuntarte si estás planteándote viajar a Hawaii.

Aunque pienses que es un destino vacacional como otro cualquiera, esta isla tiene sus propias particularidades. Cuando la conozcas disfruta de ella al máximo, pero antes infórmate de lo que debes hacer mientras te encuentres en ella. Por precaución y sobre todo para no molestar a los habitantes de allí del lugar, que están muy bien y tampoco quieren líos.

Esta isla ofrece de todo a los visitantes que anualmente se pasean por sus playas. Pero los puntos más importantes de esta tierra no son solo playas. Aunque no debes pasar la oportunidad de conocerlas, Hawaii también tiene otros muchos rincones para visitar. Piérdete pos sus inmensos parajes naturales, realiza actividades programadas, apúntate a las excursiones… Sabemos que vas a Hawaii sobre todo para relajarte pero quedarte en el hotel todo el día no es la mejor de las opciones. Tampoco te centres en conocer solo Waikiki, porque a pesar de ser una de las zonas más famosas del lugar ni te imaginas todo lo que hay más allá de ella.

Por otro lado, si decides quedarte en la playa, por lo menos durante los primeros días cúbrete muy bien de los rayos del sol. A todos nos encanta coger un bronceado estupendo y lucirlo por todos lados, pero en esta zona del mundo la radiación es muy potente, por lo que podremos tener quemaduras graves rápidamente. Una buena dosis de protección solar combinada con varios chapuzones te ayudarán a combatir el calor. Por cierto, hablando de playas, es muy habitual encontrarte en ellas focas monje o tortugas marinas en la orilla, incluso algunas hasta pueden tomar el sol cerca de ti. No te asustes, son inofensivas, tampoco les hagas daño. Deja que la naturaleza siga su curso y respeta a estos animales, dado que son especies en peligro de extinción y están muy protegidas en la zona.

Igualmente otras especies también son muy usuales entre las aguas de Hawaii: los tiburones. No es de extrañar que más de uno se acerque demasiado a la zona de baño. Por este motivo aunque seas un excelente nadador toma las precauciones oportunas y siempre guíate por la normativa que te indican los expertos del lugar. Esto puede servirte también para evitar ahogamiento, puesto que estas aguas tienen corrientes muy fuertes y son desconocidas para ti.

¿Sabías que la arena de las playas de Hawaii es un recurso limitado? Por mucha extensión de arena que veas esta no va a durar para siempre. Por ello está prohibido coger un puñado de ella, al igual que tampoco se puede hacer lo propio con la piedras o rocas que allí puedes encontrarte. Para no tener problemas simplemente disfruta del paisaje y deja que otros lo hagan también en años venideros.


Al ser un lugar muy turístico vivir en Hawaii resulta bastante caro. Así que para quedar como un buen forastero no olvides dar propina a aquellos que te ofrecen sus servicios. Todos, absolutamente todos, te van a agradecer este gesto. Hay que recordar que Hawaii, aunque a veces no lo tengamos en mente, forma parte de los Estados Unidos desde 1959. Por eso si vienes de allí simplemente si te preguntan de dónde eres con decir el nombre de la ciudad o el estado basta, ya que de lo contrario podrías molestar a los lugareños. Es decir, no puedes decir «soy de Estados Unidos», porque ellos también son de Estados Unidos.

Aunque sea una nación estadounidense, Hawaii no presenta el mismo índice de delincuencia ni de violencia que este país, pero sí es cierto que se han registrado tasas más altas de delitos contra la propiedad. En este sentido, los coches de alquiler se llevan la peor parte. Por este motivo si te haces con alguno durante tu estancia en Hawaii no dejes ningún objeto de valor dentro de él. Los delincuentes de la isla saben reconocer muy bien cuáles son los coches de alquiler, así que si no quieres perder alguna pertenencia llévalas siempre contigo o déjalas en el hotel.

Por su herencia asiática, Hawaii adoptó muchas costumbres de esta parte del mundo. Una de las más arraigadas es quitarse los zapatos al entrar en un establecimiento. Que no te sorprenda, a no ser que el dueño te deje estar con el calzado puesto no llames la atención y quítatelos en la puerta. Y con este termina nuestro recopilatorio de cosas que no debéis hacer cuando visitéis Hawaii si queréis disfrutar de la mejor experiencia.

Foto: migsheep

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...