Consejos para viajar en coche con niños y no morir en el intento

Si tenemos intención de viajar en coche con niños es importante que pongamos en práctica algunos de nuestros consejos.

Viajes con niños

Viajar con niños no es fácil, todos lo sabemos, pero es posible. La cosa se complica aún más cuando viajamos con niños en coche, puesto que hay que tener en cuenta que ellos necesitan unas condiciones especiales, como puede ser descansar más, comer a menudo o buscar algún tipo de entretenimiento que les haga más ameno el viaje.

Aunque viajar en nuestro automóvil puede llegar a ser más cómodo en contraposición a otros métodos de transporte, es cierto que los niños pueden agotarse sentados en un coche tantas horas seguidas. No es la primera vez que escuchamos a nuestros hijos quejarse, gritar o pelear durante un trayecto de largo recorrido y es entonces cuando la desesperación se apodera de nosotros y el viaje puede llegar a ser insoportable. Para evitar todas estas situaciones nosotros conocemos algunos trucos que pueden servirte de gran ayuda para tranquilizar a los niños dentro del automóvil y así que el viaje sea mucho más sosegado y a ellos no les resulte tan pesado.

Os recomendamos prestar atención, porque ya sabemos que las vacaciones de Navidad están a la vuelta de la esquina y seguro que terminamos metiéndonos en el coche con ellos.

Juegos creativos en el coche

A todos los niños les encanta jugar, de hecho conocemos a pocos que no les guste. Por este motivo, este es un truco bastante bueno para que tus hijos no se cansen en el viaje y además se diviertan durante todo el trayecto. Aunque los videojuegos les entretendrán un rato, en este caso te recomendamos que apuestes por los típicos juegos tradicionales. Por ejemplo, uno de los juegos que más les gusta a los niños son las cartas. Todo el mundo tiene una baraja en su casa y no cuesta nada cogerla para llevársela por el camino. Cuando hayan transcurrido unas horas de viaje, dales a tus hijos las cartas y que jueguen mientras tú conduces de una forma más tranquila. De igual modo, si no encuentras la baraja o se te ha olvidado cogerla no te preocupes, porque hay otros muchos más juegos que puedes hacer sin necesidad de tener ningún otro elemento. Así, podrás lanzarle a tus hijos acertijos, hacerles preguntas o simplemente inventar algún juego con palabras. El “veo-veo” también es un buen recurso. Seguro que tus hijos se lo van a pasar muy bien y estarán muy entretenidos, quizá no todo el viaje, pero por lo menos gran parte del mismo.

Cantar y escuchar música

No cabe duda de que una de las mejores compañeras que tenemos para nuestro viaje es la música. Ya sea que sintonicemos algún canal en la radio o pongamos nuestro CD favorito, la música como suele decirse, “amansa a las fieras” y si funciona contigo ¿por qué no iba a hacerlo con tus hijos? Lo único que tendrás que hacer es llevar a tu viaje las canciones preferidas de los niños y ponerlas un buen rato en el coche. Ellos van a estar atentos a la música y si les apetece se pondrán a cantar. Esto hará que estén entretenidos durante un tiempo, se olviden de la pesadez del viaje y además que tú puedas conducir mucho más tranquilo y compartir ese momento de diversión con los más pequeños de la casa. Así mismo, si lo que quieres es producir en ellos el efecto contrario y necesitas que se relajen un poco, la mejor música que puedes utilizar es aquella que sea más suave, un poco más melódica. Seguro que se duermen enseguida, pero ten cuidado no te relajes tú demasiado.

Viajar con los niños

La importancia de alimentarse en los viajes

Es evidente que la alimentación es muy importante en nuestra vida, pero también es un factor relevante cuando nos vamos de viaje. Entre otras cosas porque al realizar trayectos largos nunca tenemos claro dónde vamos a parar o en qué momento comeremos algo. Tus hijos lo notarán rápidamente y es por ello que siempre que vayas de viaje es importante que lleves una nevera con comida o hagas un bocadillo. Dales de comer a tus hijos mientras tú conduces, aunque si bien es cierto que lo ideal es que pares el vehículo y toméis algo en un bar o restaurante de carretera. Hay muchos donde podemos parar y de paso también descansamos un poco de conducir. Se recomienda además que sean alimentos saludables y no demasiado pesados, para que no nos entre fatiga cuando reanudemos nuestro viaje.

Las paradas necesarias

Como ya te hemos adelantado en el anterior apartado, cuando decidimos realizar un viaje largo debemos tener claro que hay que parar cada cierto tiempo. Las autoridades aconsejan que paremos el vehículo cada 2 horas aproximadamente, pero en muchas ocasiones no nos notamos cansados y solemos seguir algo más conduciendo. Debes saber que tus hijos pueden cansarse con más frecuencia, por ello las paradas deben ser obligatorias. A los pequeños les ayudará a desahogarse y a estirar un poco las piernas. Por tanto estos momentos de descanso son esenciales porque así los niños se habrán despejado cuando volvamos a montarnos en el vehículo y sigamos nuestro camino.

Tus hijos también opinan

El último consejo que vamos a darte seguramente te parezca una tontería, pero en realidad es importante que lo tengamos en cuenta a la hora de viajar con nuestros hijos. Siempre que vamos a llevar a cabo un viaje somos nosotros los que tomamos las riendas del mismo. Es decir, decidimos dónde vamos, cuándo vamos a parar o en qué lugar comeremos durante el trayecto. Las decisiones importantes debemos seguir tomándolas nosotros, pero no está de más que algunas de menor importancia dejemos que las decidan nuestros hijos. A lo mejor a ellos les apetece comer en algún lado en concreto o quieren parar en un sitio determinado. En realidad, son acciones que no van a modificar nuestro viaje y conseguiremos así que los niños se sientan que tienen un cierto peso en todo esto, lo que hará que estén más pendientes del objetivo que quieren cumplir y pasarán un viaje mucho más tranquilo. Para ellos poder participar en el viaje como “papá y mamá” es muy importante.

En definitiva, sabemos que en muchas ocasiones viajar con niños puede resultar algo complicado, pero como podéis ver hay muchos trucos, como los que acabamos de nombrar, que podemos llevar a cabo para que el trayecto sea lo más llevadero posible. Por todo ello, es recomendable que si estás pensando en hacer un viaje en coche con tus hijos tomes buena nota de todo esto para que así todos disfrutéis al máximo. Recuerda, los juegos, la música, las paradas… y muchas otras cosas más que puedes realizar fácilmente para que tus hijos aguanten sin problemas el trayecto y además se diviertan haciéndolo junto a ti.

Es posible que lo que podría ser un viaje pesado y aburrido se termine convirtiendo en una experiencia familiar que a partir de ese momento termine siendo habitual en la familia. Al fin y al cabo los viajes en familia por carretera llevan convertidos en hábito de numerosas personas desde tiempos lejanos cuando era más frecuente usar el coche que otros medios de transporte en los periodos de vacaciones. Con esto ya solo os podemos desear ¡un feliz viaje!

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...