Consejos para evitar riesgo de robos en Río de Janeiro

Si tenemos pensado viajar a Río de Janeiro para ver los Juegos Olímpicos de 2016 será recomendable tener consejos en cuenta.

Evitar riesgo de robos

Si ya estáis viendo los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro o si tenéis pensado viajar en los próximos días (tenemos competición para rato, ya lo sabéis) hay algunas indicaciones que queremos que tengáis en cuenta. Nos gustaría despreocuparnos al llegar a Brasil, pero la cruda realidad es que no es un sitio tan seguro como podamos imaginar y lo último que queremos es encontrarnos ante una situación delicada.

Desde hace unos años existe en Brasil una web, que también tiene aplicación para móviles, llamada “Onde Fui Roubado”, que traducimos como “Donde me robaron”. El objetivo de este servicio colaborativo es que todos podamos dejar registro de aquellos lugares donde hemos sufrido un robo o atraco cuando visitamos Brasil. Lo preocupante es que las entradas en el registro son bastante frecuentes, por lo que existe mucho más riesgo del que podríamos imaginar. Aunque todo es relativo teniendo en cuenta otros detalles, como la hora del día a la que fuimos robados o las circunstancias específicas de lo que pudo llegar a ocurrir.

La aplicación dispone de más de 6000 registros que hablan de atracos y otros delitos. Se puede constatar cuáles son las zonas más peligrosas, entre las que se incluye Ipanema, Botafogo, Bangu o Flamengo, entre otras. Estos son los lugares con los que deberíamos tener un mayor nivel de prudencia cuando los visitemos.

Dejando de lado el uso de la aplicación de la que os hemos hablado hay otros consejos que recomendamos poner en práctica. De esa forma estaréis reduciendo los riesgos de viajar a Brasil al mínimo y podréis ir mucho más tranquilos.

Ojo con los taxistas

Como lo oyes, los taxistas no son tus amigos. En otros países confiamos o desconfiamos de los taxistas por distintos motivos. Lo más frecuente es que nos cobren la carrera a un coste mucho mayor del que deberían. Eso ocurre hasta en España en el caso de algunos listos que intentan sacarle los cuartos a los turistas. En otros países las tarifas de los taxis son tan rematadamente altas que ya nos parecen un atraco, aunque sus precios son totalmente legales en el país. Pero lo que nos puede ocurrir en Brasil es totalmente distinto. Aunque no nos gusta generalizar, las autoridades recomiendan tener mucho cuidado con los taxistas que nos están esperando al llegar al aeropuerto. El principal motivo de ello es que hay algunos que son delincuentes.

Lo que harán cuando subamos al vehículo será atracarnos y robarnos el dinero que llevemos en efectivo. En otros casos nos robarán el dinero y el equipaje, siendo tan rastreros estos ladrones que se llevarán hasta nuestras cosas, por si hubiese algo de valor dentro. Y en el caso más elaborado lo que ocurre al montarnos es que descubrimos que el delincuente está atracando al taxista y también nos roba a nosotros. En este ejemplo es todo un montaje, dado que el taxista y el delincuente están haciendo teatrillo para al final repartirse los beneficios. La recomendación para evitar todo esto es que reservemos taxi a través de la red con una de las empresas reales que operan en el país. Eso nos ahorrará muchos disgustos.

Mucha atención a tus pertenencias

En España hay zonas del centro, principalmente las turísticas, donde se recomienda a todas las personas que tengan mucho ojo con sus pertenencias, porque operan carteristas profesionales. Si nos despistamos es posible que nos roben el bolso, la mochila o cualquier otra cosa que llevemos. A veces los ladrones son niños y eso nos hace despistarnos, porque no le damos importancia a que haya niños a nuestro alrededor rondándonos. Pero una mirada hacia otra dirección y nuestras pertenencias pueden desaparecer sin dejar rastro. Lo mejor es que lo tengamos todo dentro de nuestro ángulo de visión y a ser posible que también tengamos contacto físico con las pertenencias. De esta manera se lo pondremos muy difícil a los ladrones para que nos puedan robar.

Infórmate

Nos encanta pensar que la información y el conocimiento nos ayudan a tener controlado todo lo que pueda ocurrir a nuestro alrededor. Si conocemos el lugar al que viajamos, sus zonas, su ambiente y sus tradiciones, seguro que estamos más preparados para evitar incidentes. No está de más que hablemos con los empleados del hotel donde nos alojamos para que nos den algunas recomendaciones de última hora antes de salir a explorar las calles brasileñas. Si estamos preparados habremos hecho la mitad del trabajo para evitar cualquier posible incidente. Ahora que es tan fácil estar informados gracias a las redes sociales no debemos dudar de estar al día mediante el uso de servicios como Twitter o Facebook, con los que no vamos a equivocarnos.

¿Y si me atracan?

A nadie nos gusta pensar en esta posibilidad, eso está claro, pero tenemos que estar listos por si llegase a ocurrir. Por si llega a producirse ese tipo de situación es preferible que tengamos algo a lo que agarrarnos. Una buena opción es que dispongamos de un monedero pequeño que sirva como apoyo. Es decir, que tengamos nuestra cartera principal, pero que dispongamos de algún lugar donde escondamos un soporte adicional donde podamos guardar algo de dinero. Sería bueno que contáramos con fotocopia del pasaporte, por si las moscas. Otro punto de vista es que llevemos ese segundo monedero a mano y que cuando nos digan que nos vaciemos los bolsillos saquemos esa cartera y no la cartera real donde tenemos guardadas todas las cosas de valor. De esa forma podríamos engañar a los ladrones.

No te pongas en situaciones peligrosas

Uno de los principales errores que se pueden cometer cuando viajamos por Brasil es ponernos, de forma involuntaria, en riesgo. Significa que quizá hacemos cosas que nos dejen en riesgo cuando, en realidad, creemos que lo estamos haciendo bien. Son posibles acciones que en nuestro país no provocarían ningún tipo de situación tensa, como que nos sentemos lejos del conductor o que saquemos dinero en un cajero automático que se encuentre en la calle al descubierto. Este tipo de decisiones nos pueden meter en problemas y es posible que seamos atracados si no tenemos cuidado. Por eso cuando nos subimos en un autobús nos tenemos que sentar cerca del conductor y si necesitamos sacar dinero en un cajero es mejor que lo hagamos rodeados de otras personas, para evitar despertar el interés de los ladrones.

Atracos en Rio de Janeiro

Otra decisión que hay que tomar es intentar no ser ostentosos, no mostrar lujo en nuestra apariencia ni ir alardeando del dinero que tenemos. Todo eso lo único que provocará es que nos pongamos en riesgo de forma extrema y es importante, como decimos, no convertirnos en víctimas nosotros mismos. Cuanto más desapercibidos pasemos, mucho mejor.

Intenta parecer un ciudadano local

No sabemos si tenéis mucho parecido a los ciudadanos brasileños, pero quién sabe, cada vez hay más personas viviendo en este país. Eso implica que podéis intentar disimular y demostrar que sois personas que llevan un tiempo residiendo en Brasil por mucho que no seáis nativos del país. Por ello es bueno que nos comportemos de una manera más comedida, sin dar sobresaltos propios de un turista y sin llevar la cámara colgada al cuello de forma constante. Esto evitará que parezcamos posibles víctimas a las que los atracadores recurran.

Vía: Onde Fui Roubado

Foto: Poswieciedanielserrani

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...