Consejos para el comportamiento después de un terremoto

Si estáis de viaje y os encontráis ante un terremoto es importante que sepáis cómo tenéis que reaccionar después.

terremoto

En otras ocasiones hemos hablado de lo que tenemos que hacer antes y durante un terremoto. Los momentos más duros son cuando este fenómeno se está produciendo, dado que nos ponemos nerviosos porque no sabemos cómo actuar y en ocasiones nos dejamos llevar por el pánico. Saber prepararnos para los terremotos es tan importante como saber cómo reaccionar mientras están ocurriendo y saber qué tenemos que hacer después de que se produzcan. Porque a veces nos quedamos tranquilos pensando “ya ha terminado” y lo que estamos haciendo es exponernos a distintos riesgos relacionados con lo que acaba de ocurrir hace pocos minutos.

Eso nos lleva a la pregunta de hoy, ¿cómo actuar después de un terremoto? ¿qué es lo que tenemos que hacer y saber si no queremos ponernos en riesgo?

1. Asegúrate de que la situación está controlada

Antes de ponernos a caminar o a movernos, estemos donde estemos, tenemos que mirar y analizar todo nuestro entorno de una manera analítica. No podemos simplemente comenzar a movernos porque pensemos que todo está bien. Quizá a nuestro lado tengamos una baldosa en el suelo que está rota y que al pisarla nos haga una herida o que tropecemos y nos demos un fuerte golpe en la cabeza. Por eso antes de movernos del sitio donde nos hemos quedado lo que tenemos que hacer es ver y analizar lo que nos rodea para asegurarnos de que no hay peligro. Miremos a todas partes e intentemos hacerlo con calma. Lo peor ha pasado, lo que viene ahora es más fácil porque en realidad lo podemos controlar si estamos atentos.

2. Intentemos comunicarnos con nuestra familia

Si estábamos solos en casa no hay que hacer nada en este aspecto, pero si no éramos la única persona en el hogar, habrá que intentar llamar a las demás para asegurarnos de que todo el mundo está bien. Con un grito o una voz alta lo podremos hacer y así quedarnos tranquilos. En el caso de que estuviéramos solos lo mejor será llamar por teléfono o intentar enviar un mensaje que nos permita hacer saber que estamos a salvo.

catástrofe

3. Salgamos de casa

Esto es lo que primero debemos hacer. El terremoto ya ha pasado y ahora lo que tenemos que intentar es salir del edificio o vivienda en la cual nos encontremos. Nos alejaremos del edificio e intentaremos ir a terreno abierto en la medida de lo posible. No sabemos en qué volumen han sido dañados los edificios que nos rodean, así que tenemos que evitar acabar siendo víctimas de un desprendimiento o derrumbamiento. Por ello terreno abierto es lo más seguro donde podemos estar, aunque tengamos cuidado con carreteras y zonas de paso de vehículos, especialmente en un momento crítico como este.

4. Ayuda a quienes lo necesiten

Todo lo relacionado con prestar ayuda a las personas que lo necesitan es muy ambiguo. Por supuesto, no debemos negar nuestra ayuda a nadie que esté en apuros, pero las recomendaciones oficiales también incluyen que no intentemos mover a quienes estén seriamente heridos. Es decir, que tengamos cuidado, porque quizá debido a lo que nosotros hagamos empeoremos la situación. También se indica que en ocasiones tenemos que hacer una valoración sobre si sería mejor mover a esa persona o dejarla en el mismo lugar teniendo en cuenta las circunstancias y la posibilidad de que se estén sufriendo otras heridas. Por ello todo es un ejercicio de saber cómo reaccionar en el momento. En cualquier caso, es importante que intentemos ayudar a quienes lo necesiten. Pero tal y como indican las guías y los consejos emitidos por los gobiernos, siempre con precaución.

5. Intenta apagar el fuego

Si al salir de tu casa ves algún pequeño fuego, intenta buscar un extintor para apagarlo. Indicamos pequeño porque tenemos que tener cuidado con el fuego. Si se trata de un gran fuego y no tenemos conocimientos para combatirlo, lo mejor será que no intentemos hacernos los héroes, dado que podríamos poner nuestra vida en peligro. Pero si es un pequeño fuego y tenemos un extintor, lo mejor será apagarlo. Después de los terremotos las grandes catástrofes que se han producido a lo largo de la historia han estado relacionadas normalmente con el fuego, dado que se puede extender con facilidad y causar estragos.

6. Infórmate de la situación

Radio, televisión, redes sociales… cualquier vía de comunicación es buena para que estemos informados sobre lo que está ocurriendo en el lugar donde nos encontramos. Si no hay Internet siempre podemos recurrir a la televisión y si tampoco hay señal de televisión la radio siempre estará ahí para darnos servicio e informarnos de lo que está ocurriendo. La información es poder y es capacidad para aumentar nuestras posibilidades de supervivencia hasta en las situaciones más complicadas, por lo que siempre se recomienda intentar buscar esta información sea por el medio que sea.

terremoto

7. Pensemos en distintos planes de actuación

La información que hayamos podido recibir a través de la radio nos debería ayudar en la medida de lo posible a saber cómo actuar a continuación. Si nuestra casa ya no es segura, porque haya sufrido desperfectos producidos por el terremoto, tendremos que buscar un refugio. Normalmente hay refugios accesibles en todo tipo de lugares, pero si nos encontramos en una ciudad distinta por estar de vacaciones quizá no lo sepamos. Si tenemos Internet siempre podemos consultar, de no tener acceso a la red lo más recomendable será acercarse a una estación de metro-tren cercana desde donde podamos preguntar a alguien sobre la dirección.

Otra posible situación es que estemos en una zona costera. En ese tipo de caso existe peligro de tsunami y tenemos que actuar en consecuencia. No nos acerquemos a la playa y busquemos refugio por todos los medios posibles siguiendo las indicaciones de las autoridades. Por supuesto, bajo ningún concepto nos acerquemos a las zonas que ya han sufrido daños, porque estaremos exponiéndonos a un gran peligro.

8. Tomemos precauciones de seguridad

Hay distintas vías de actuación respecto a las medidas de seguridad que podemos adoptar para minimizar al máximo los riesgos a los que nos exponemos. Por ejemplo, es recomendable que nos pongamos pantalones largos y camiseta de manga larga, dado que le estaremos dando a nuestro cuerpo una capa de protección extra. En ocasiones podemos rozarnos con cristales y distintos elementos producidos a efectos del terremoto que no serán problema para nuestra ropa, pero que sí podrían suponer un riesgo para nuestro cuerpo. También se recomienda usar guantes y un buen calzado que nos pueda proteger.

Si la situación es problemática tengamos en cuenta la importancia de administrar la comida y el agua. Los alimentos perecederos serán los que primero tendremos que consumir por mucho que en ese momento tengamos otras preferencias. En el caso de una situación como esta hay que ser conscientes de que no podemos ser caprichosos con aspectos que, en realidad, no tienen tanta importancia como la simple tarea de sobrevivir. Así mismo, intentemos en todo momento estar pendientes a nuestra nariz, dado que en algunos lugares se pueden producir escapes de gas que podrían poner nuestra vida en un serio peligro.

Pero ante todo, seamos cautos y mantengámonos alerta. El terremoto puede haber pasado, pero las consecuencias del mismo perdurarán.

Foto: FreeCreativeStuffAngelo_GiordanoThat_Soham

Vía: Safety

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...