Cada vez más lugares turísticos obligan a dar negativo en COVID-19

Hay muchos lugares del mundo que ya han abierto sus fronteras, pero requieren que cumplamos unas condiciones para entrar.

El mundo va abriendo sus puertas con la intención de permitir que el turismo se reactive. Pero por ahora no vamos a volver a la situación previa en la que entrábamos y salíamos de los países con total libertad y sin ningún tipo de control. Además de cuarentenas de dos semanas en algunos casos, hay países y regiones del mundo en las que se está introduciendo la necesidad de dar negativo en la prueba de la COVID-19.

De esta forma es como los países se aseguran de mantener las fronteras a salvo y de no permitir que entren personas que puedan ser portadoras del coronavirus. Las condiciones de la demostración de que estamos limpios del virus varían dependiendo del destino. En algunos casos nos harán la prueba al llegar antes de que podamos entrar en el país. En otras ocasiones nos pedirán un certificado médico que lo demuestre. Y también hay que tener en cuenta que dependiendo del destino variará la cantidad de horas que podrán haber transcurrido entre la realización de la prueba médica correspondiente.

A continuación hablaremos de algunos de los lugares que ya nos permiten visitarlos, pero en los que se han implementado medidas de control y la obligatoriedad de demostrar que no tenemos la enfermedad.

Por ejemplo, Aruba, una de las islas preferidas de los turistas norteamericanos. Desde el pasado 1 de julio ya está abierta de nuevo para todos los turistas que procedan del Caribe, de Europa o de Canadá. Diez días después comenzaron a recibir turistas de Estados Unidos. Pero en todos los casos hay que demostrar que damos negativo en la COVID-19, en este caso con una validez de la prueba de 72 horas. Si no somos capaces de mostrar el certificado de nuestro resultado bajo las indicaciones pertinentes, tendremos que hacer el pago del test en el control de inmigración y se nos pondrá en cuarentena hasta que las autoridades tengan los resultados.

La Polinesia Francesa, que incluye lugares tan famosos como Bora Bora o Tahití, abre sus fronteras el día 15 de julio y lo hace con un sistema similar al de Aruba. Tenemos que demostrar que hemos dado negativo en una prueba reciente o mostrar un certificado médico en el que quede constancia de que hemos tenido la COVID-19 y la hemos superado con éxito. Esto último es un paso importante, ya que en algunos países todavía no se ve con buenos ojos a las personas que han sido portadoras del virus en alguna ocasión.

Jamaica está recibiendo turistas desde hace semanas y lo hace con una medida drástica para algunos, pero necesaria para las autoridades de la región. Lo que exigen es que todo el mundo que llegue a Jamaica se haga la prueba de la COVID-19 en el momento de aterrizar. Y mientras esperamos los resultados no nos podremos mover del resort o del hotel en el que tengamos nuestro alojamiento. La espera puede ser de entre 24 y 48 horas, requiriendo que seamos pacientes. ¿Pero qué ocurre si damos positivo por coronavirus? A la vista de que ya estamos en el país, no nos van a echar y poner camino de vuelta a nuestro país. Pero lo que sí harán las autoridades será ponernos en cuarentena en una instalación aislada en la que estaremos un periodo mínimo de 14 días. A partir de las dos semanas nos harán pruebas de la COVID-19 y nos dejarán salir en el momento en el que demos negativo a dos pruebas de una manera consecutiva que se realizarán en un periodo de 48 horas.

El estado insular de Santa Lucía abrió las fronteras el día 9 de julio con la condición de que todos los visitantes tengan una prueba médica que demuestre que estén libres de coronavirus. El documento puede tener una validez de 7 días. La única excepción para entrar en la zona sin tener ningún tipo de prueba de nuestra salud es que seamos residentes de uno de los lugares que están dentro de la burbuja turística de la que también forma parte Santa Lucía. Algunos de los lugares de esta burbuja, donde lógicamente no se encuentra España, son Aruba, las Bahamas, Jamaica, Bermuda o Antigua.

Las Bahamas también aceptan un documento que acredite estar limpios de virus y que tenga una antigüedad de un máximo de siete días. ¿Y si no lo tenemos? Lo que tendremos que hacer en ese caso será elegir una de dos opciones posibles. La primera será pagar por la prueba de la COVID-19 y esperar los resultados, y la segunda opción implicará aceptar que nos pongan en cuarentena durante dos semanas. Lo positivo es que hay algunas excepciones que no tendrán que cumplir ninguna de estas condiciones, como los niños que tengan menos de 10 años.

Por su lado, las Bermudas también solicitan la prueba de que no tengamos el coronavirus con un periodo de validez de 72 horas, pero además de esto nos exigen que cuando aterricemos nos hagamos otra vez la prueba para confirmar que seguimos estando limpios. Por su lado, en Puerto Rico solo se requiere una prueba en las 72 horas previas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...