10 pueblos españoles con pocos habitantes y mucho encanto

Os presentamos una guía de los 10 pueblos españoles con poca población y mucho encanto que recomendamos visitar.

Setenil de las Bodegas

A veces cuando planteamos guías de viajes en España nos concentramos tanto en las grandes ciudades que nos olvidamos de lo satisfactorio que puede ser viajar a pequeños pueblos llenos de encanto. Por eso no está de más que de vez en cuando hablemos de estos lugares alternativos que no deberían quedar en el olvido por lo mucho que significan para nuestro país. A continuación tenéis una selección de pueblos españoles que coinciden en dos aspectos: tienen mucho encanto y su población es reducida, lo que asegura un gran nivel de tranquilidad cuando los visitemos.

1. Setenil de las Bodegas (Cádiz)

No es nada habitual que los vecinos de un lugar como este decidan construir sus casas en un entorno natural en el cual lo primero que pensamos es que podemos quedar aplastados en cualquier momento. El tajo que dejó el río Guadalporcún ha sido aprovechado para edificar casas en los huecos de la piedra, no dentro de ella a diferencia de lo que ha ocurrido en otros lugares. Las fotografías a este lugar se multiplican por parte de los turistas debido a lo curioso de la disposición de las estructuras. El nivel de población es de alrededor 2000 habitantes, siendo la industria agrícola el principal trabajo de la región.

2. Úrbel del Castillo (Burgos)

Pero si buscamos un lugar tranquilo en el cual sea complicado cruzarse con los habitantes, una de las mejores opciones es Úrbel del Castillo. Esto se debe a que en este pueblo solo viven 110 personas. Uno de sus principales atractivos se encuentra en la presencia del Castillo de Úrbel, del cual se han escrito muchas historias interesantes y que todavía mantiene gran parte de su atractivo tradicional. El pueblo no tiene mucho más de 30 kilómetros, aunque reúne también una iglesia que deberíamos visitar.

3. Bandujo (Asturias)

Alrededor de 10 kilómetros representan este lugar en el cual hay un total de 66 viviendas, aunque solo residen unas 40 personas en todo el pueblo. Los visitantes se encuentran con que las casas han mantenido los elementos de construcción tradicionales, lo que le aporta gran valor a la visita. Es muy satisfactorio, en este momento en el que las urbes nos dominan, ver cómo algunas de las casas todavía respetan sus tejados de paja. La sensación de visitarlo es similar a la que tendríamos si viajáramos de un salto a la edad medieval, lo que ha llevado a que goce de una popularidad creciente.

4. Peñalba de Santiago (León)

Cuenta la leyenda que un ermitaño le dijo a la naturaleza de este lugar, cuando se desplazó allí para residir, que se mantuviera silenciosa. Parece que el sonido del río cercano le molestaba. En cualquier caso, sea por la razón que sea, ahora es uno de esos lugares en España que nos permite disfrutar de un alto nivel de paz. Quienes visiten Peñalba de Santiago tendrían que hacer varias cosas prácticamente imprescindibles. La primera: visitar la cueva del ermitaño que fundó el pueblo. La segunda: ver la iglesia de estilo mozárabe que tiene. Y la tercera: disfrutar de esas impactantes casas de piedra que no se ven todos los días.

5. Calatañazor (Soria)

Quienes hayan visto la película Campanadas a medianoche (Chimes at Midnight, 1965), dirigida por el famoso Orson Welles y basada en una obra de Shakespeare, deberían saber que es Calatañazor el lugar donde se realizó el rodaje. Hay varias iglesias que podemos visitar y los restos de un castillo que en tiempos recientes ha disfrutado de cierta parte de restauración para seguir causando el interés entre los muchos turistas que pasan por allí. Es una visita un poco más completa, pero la cantidad de habitantes también es mínima (unos 55), así que la relajación está garantizada.

6. Patones (Madrid)

Se divide en dos lados: Patones de Arriba y Patones de Abajo, cada uno bien diferenciado y de un interés propio. Ha sido protagonista del descubrimiento de restos arqueológicos y además cuenta con distintos atractivos turísticos. Recomendamos ver la cueva del Reguerillo, la presa del Pontón de la Oliva y la ermita de la Virgen de la Oliva. Tampoco se puede abandonar la zona sin echar un vistazo a la arquitectura con pizarra de la parte de Patones de Arriba, que ofrece un estilo muy distinto a todo lo que solemos encontrar en la comunidad.

7. Granadilla (Cáceres)

Ya hemos visto distintos pueblos de escasos habitantes, así que la siguiente idea es que nos decantemos por un pueblo abandonado. Y en ese caso tenemos que colocar nuestra mirada sobre Granadilla. Su historia aplicada al pasado de España es de lo más importante, habiendo tenido momentos célebres debido a las decisiones de los líderes políticos del país. A partir de 1955 se comenzó el desalojo del pueblo debido a inundaciones que lo dejaron con una muy mala comunicación. Esto le ha terminado dando un aspecto de lo más llamativo. Posteriormente fue declarado Conjunto histórico-artístico, lo que lo ha convertido en un excelente lugar de visita. Se recomienda el castillo, la casa del Ayuntamiento, lo que antes era un antiguo bar o la iglesia parroquial. Todo destila un aire clásico que sorprende.

8. Castrillo de los Polvazares (León)

Con menos de 100 habitantes y un paisaje en el cual las colinas juegan un papel esencial para aportar más atractivo a la visita, destaca Castrillo de los Polvazares. Al hablar del pueblo es importante destacar que se conserva de una forma tradicional, con las casas tal y como fueron construidas en su origen. Esto nos lleva a ver estructuras en piedra que se combinan con genialidad con el suelo, en el cual apreciamos que solo hay piedra. El pueblo es célebre por haber sido el lugar donde se han recreado antiguas batallas históricas que nos llevaron a vivir en tiempos recientes algunos momentos clave de la Guerra de la Independencia Española.

9. Tresviso (Cantabria)

Si queréis llegar a este lugar vais a tener que esforzaros, porque el acceso es complicado. Según las historias que se cuentan es uno de los lugares que, en plena Guerra Civil, soportó con más solidez los combates de la Guerra Civil. El motivo de ello es que el acceso, como indicamos, está limitado a personas valientes y con experiencia. Para llegar al pueblo hay que avanzar con un barranco a nuestro alrededor, atravesando puentes de piedra y siguiendo un camino que no proporciona precisamente una línea recta, sino que apuesta por un diseño en forma de zigzag. Los expertos dicen que merece la pena la visita en momentos del año muy especiales. En invierno por la nieve, que lo cubre todo de un aspecto arrebatador.

10. Cadaqués (Gerona)

Multitud de artistas han pasado tiempo en este pueblo en busca de la inspiración. A estos les ha proporcionado un entorno en el cual disfrutar de cómo les han fluido todo tipo de ideas. La historia ha querido homenajear a estos artistas con distintos monumentos en los que se proporciona a los visitantes la oportunidad de conocer la región y la forma en la que personajes como Salvador Dalí residieron allí en tiempos pasados. Entre los principales lugares a visitar recomendamos la iglesia de Santa María, el casco antiguo, su museo o el parque nacional. Tiene una población mayor de la de otros ejemplos (algo más de 2000 habitantes), pero está justificado por los muchos lugares turísticos que se tienen que gestionar a diario.

Foto: José Luis Sánchez Mesa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...