10 lugares para hacer puenting y liberar adrenalina

El puenting es una práctica extrema cada vez más practicada que se puede realizar en lugares como los que recomendamos.

puenting

Las vacaciones se pueden utilizar para prácticamente todo. Hay ocasiones en las que buscamos relajarnos. Otras veces queremos desconectar con el mundo y probar nuevas experiencias. Y otras veces lo que estamos buscando es liberar adrenalina. Para ello una de las mejores opciones es el puenting, actividad que ya ha permitido que millones de personas se liberen mientras se dejan caer desde lugares muy elevados.

En esta guía lo que vamos a hacer es proponeros una serie de 10 destinos en los que podréis practicar puenting de manera espectacular. Hemos intentado reunir lugares de todas las partes del mundo y no olvidarnos tampoco de nuestro país, puesto que quizá solo queráis hacer puenting sin emprender un gran viaje por el planeta.

1. Verzasca Dam – Suiza

Comenzamos con este lugar porque somos muy cinéfilos. Si vosotros también lo sois apreciaréis que se trata del icónico lugar que aparece en la película GoldenEye de la saga James Bond. Ahí podemos disfrutar haciendo puenting y sintiéndonos como si estuviéramos en el film. Se trata de una presa (no ningún tipo de base militar) en la cual ya es habitual este tipo de actividad. Si sois de los que solo van a tirarse en puenting una vez, seguramente esta sea la opción que os interese elegir, dado que podréis decir eso de “yo me he tirado de ahí” cada vez que pongan la película en la televisión. Como estáis en Suiza, luego podéis iros a tomaros un chocolate y os quedaréis de lo más felices.

2. Europabrücke – Austria

¿Por qué no tirarnos de este puente con las fantásticas vistas que proporciona? Estaríamos locos si no tuviéramos ganas de hacerlo. La verdad es que el ambiente invita a hacer puenting. El puente está a una altura de casi 200 metros sobre el río, así que podéis imaginar que la experiencia va a ser bastante emocionante. Recomendamos preparar dinero, porque el precio por hacer puenting en este lugar es de alrededor 160 euros.

3. Torre Macau – China

Como habréis deducido: nos encanta hacer puenting desde lugares diferentes. Hemos comenzado con una presa y ahora pasamos a una torre. La idea que nos gusta transmitir es que no solo de puentes vive el aficionado a lanzarse desde grandes alturas. Este lugar en China merece la pena si queremos probar algo distinto. Si la altura de casi 200 metros del Europabrücke os ha impresionado, mucha atención porque en este caso llegamos a 223 metros. Es bastante curioso por la forma de la estructura y también por la vista, por lo que os recomendamos ponerla en vuestra lista de tareas pendientes.

4. Río Colorado – Costa Rica

Y otra cosa que también defendemos mucho es que el puenting no tiene porqué limitarse a aquellos saltos extremos en los que tenemos una enorme distancia con el suelo. Una vez pasamos determinado nivel de altura todo es impactante y nos permite liberar adrenalina a lo loco. Por lo tanto, tirarnos del puente del Río Colorado en Costa Rica, aunque la altura sea de poco más de 80 metros, también es algo que nos va a gustar. El paisaje es uno de los principales encantos, dado que nos sentimos en medio de una zona verde inmensa.

5. Puente Niouc – Suiza

Vamos a volver a Suiza, pero esta vez prometemos no hacer ninguna referencia al chocolate para no revolveros el estómago. No obstante, es cierto que en este país tenemos otro buen sitio donde hacer puenting. En este caso hablamos del puente Niouc, que está en Val d’Anniviers y nos permite tirarnos de una altura de unos 190 metros de alto. Cuando lo hagamos lo que más nos entusiasmará será ese cielo azul que nos rodea y que nos observa mientras gritamos. La estructura de salto no es una de las más tecnológicas, modernas ni nada por el estilo, sino más bien todo lo contrario. Avisamos por si eso no os inspira mucha confianza.

6. The Last Resort – Nepal

Lo más chulo de visitar Nepal es pasar un día al menos en The Last Resort, donde podemos realizar una gran cantidad de actividades con las que liberar tensión. Normalmente pensaríamos que un lugar como este no tiene capacidad alguna para satisfacer a los más aficionados al puenting, aquellos que quieren saltos de una gran altura, pero nos sorprendemos al ver que tenemos una zona de salto de 160 metros. Y esta cifra es más que de sobras para lo que buscamos, sobre todo por el entorno natural en el que nos introduce el lugar. El parque tiene mucha actividad extrema, pero también dispone de zonas en las que podemos relajarnos y pasar un rato más tranquilamente.

7. Puente Royal George – Estados Unidos

Nos imaginamos la construcción del piente Royal George, que comenzó en 1929, y nos quedamos atónitos al pensar lo que significó para sus responsables. Crearon una de las estructuras más altas del mundo, un lugar espectacular que estuvo destinado, desde el primer momento, para atraer al turista. Si bien en aquella época era más normal construir puentes con una utilidad “real”, en esta parte de Norteamérica creyeron que este puente sería una buena manera de atraer a los turistas. En la actualidad sus 323 metros de alto atraen a miles de personas que quieren hacer puenting. Pero es un puenting tan extremo que solo los más valientes se atreven a practicarlo. En nuestro caso os dejamos que decidáis por vosotros mismos si estáis preparados para este tipo de aventura.

8. Puente Kawarau – Nueva Zelanda

Este lugar tiene dos aspectos muy positivos y uno quizá un poco negativo que dejamos a vuestro juicio. El negativo es que la altura es muy reducida, de solo 43 metros. Esto puede ser bueno para quienes estén comenzando en los saltos y quieran probar con algo un poco menos terrorífico. Pero luego tiene dos aspectos positivos. El primero: que podemos saltar en pareja. El segundo: que la caída nos lleva a un agua de azul turquesa absolutamente paradisíaco. Hacer jumping aquí es como tirarnos hacia una piscina encantadora como las que aparecen en las películas, lo que gana puntos a la hora de que las personas pierdan el miedo si es su primer salto.

9. Puente de Gundián – España

Viajamos hasta A Coruña para saltar desde un puente lleno de historia que caza la atención de multitud de aficionados al puenting, no solo españoles. Tiene varias ventajas. Una de ellas es el emplazamiento, porque destila naturaleza, el arco del puente es muy factible para las caídas y además tenemos el río debajo por si acabamos tocando el agua. La altura es de 85 metros, así que está muy por encima delo que nos proporcionan otros de los puentes más utilizados en nuestro país para este tipo de actividades. No os vais a decepcionar con él, pero no es el primer lugar al que acudir si queréis comenzar con el puenting.

10. Puente Nuevo – España

Una caída más reducida es la que tenemos en el Puente Nuevo de Lugo, en el cual la altura es de unos 39 metros. Podéis optar por este lugar para vuestros primeros saltos, aunque es cierto que España dispone de una gran colección de zonas de salto para principiantes. De los 10 lugares hemos elegido solo dos de nuestro país para no saturaros con nuestras fronteras, pero la realidad es que si os interesa el puenting no hace falta que salgáis de España para disfrutarlo.

Foto: puenting vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...