10 factores que te delatarán como turista

Los turistas coinciden por una serie de claves que los identifican en todo el mundo de una manera absoluta.

turismio con mochila

Todos hemos sido turistas en alguna ocasión por mucho que no lo hayamos deseado. Visitar un lugar totalmente nuevo y exótico sin tener mucho conocimiento del mismo nos convierte en turistas. Y los turistas son reconocibles por los nativos por distintos motivos. Seguro que vosotros lo habéis visto en los turistas que se pasean por vuestras ciudades. A continuación vamos a repasar los 10 factores que indudablemente te convierten y te definen como turista.

1. Tú y tu mapa sois todo en uno

Estás en una ciudad nueva y no sabes cómo llegar al lugar al que te diriges. Tu primera idea y la última posiblemente es sacar el mapa del bolsillo. Despliegas el mapa y cubres la mitad de la calle. Eres un turista claro. Eso sí, ya hay quienes prefieren sacar el móvil y usar una aplicación de posicionamiento. Un poco más cómodo, sin duda.

2. Cámara de fotos del cuello

Por la noche, cuando vuelves al hotel, te duele el cuello de haber llevado la cámara colgando durante el día entero. Ya que vas a ir de turista para hacer fotos de forma constante, al menos piensa en una cámara compacta. ¡O espera, el móvil también te sirve para eso! Y de paso hazte alguna selfie hombre, que es la moda.

3. Ni idea de la temperatura

El tópico más tópico entre los turistas: no te enteras de la temperatura local y te crees que tendrás las mismas necesidades que en tu ciudad-país. Así que acabas en un lugar donde hace frío con pantalones cortos, chanclas y manga corta. Como si estuvieras en la playa. Las posibilidades de que te congeles son muy altas.

4. Camiseta turística, imprescindible

No se te ocurre otra cosa que comprarte una camiseta turística el primer día en el que llegas a la ciudad en la que vas a pasar tus vacaciones. “I love New York” o “Hola Madrid” y tantas otros mensajes se convierten en camisetas de moda que al final da un poco de vergüenza llevar. Pero estás tan feliz de la vida que te da igual.

5. Te quedas estupefacto ante cosas menores

“Oooh mira, una tienda donde venden espadas”, exclamas nada más llegar a Toledo, la capital por excelencia de las armas de época. Tu cara de asombro por algo tan cotidiano en la ciudad es una clara demostración de que eres un turista profesional. No te preocupes, esto será algo que irá desapareciendo a medida que pasen las horas.

6. Llevas tu guía en la mano

Acabamos con tantas cosas en las manos que al final no tenemos espacio ni para sujetar una botella de agua. El mapa es una de ellas, la cámara esperemos que la llevéis al cuello como hemos dicho, y otra es la guía de viajes. La publicación de guías no se ha convertido en uno de los mejores negocios del mundo por nada. Lonely Planet y otras tantas empresas se nutren de la necesidad que tenemos de descubrimiento. Porque sin una guía, es muy posible que acabes perdiéndote las mejores cosas del país que visitas. Además, si viajas a otro país, el idioma de portada de la guía te ayudará a mostrarle a los demás de dónde eres.

7. ¿Zona oscura? Ni de lejos

Los turistas tienen costumbre de seguir a la gente. Donde hay gente, van, si se encuentran ante una zona abandonada y en la que no haya muchas personas, dudan de si es la mejor dirección. En ocasiones damos vueltas absurdas solo por esto. Pero lo hacemos por si acaso ese es un lugar al que no deberíamos entrar. ¡Como si cualquier lugar sin gente fuera el Bronx!

signos del turista

8. Intentas parlotear el idioma local

Nos intentamos mentalizar a nosotros mismos antes de llegar a nuestro destino: no intentes hablar el idioma si no lo dominas, usa el inglés. Pero lo acabamos haciendo y lo que ocurre es que las personas locales a las que preguntamos se nos quedan mirando con cara rara porque no entienden absolutamente nada de lo que les decimos. Mejor el inglés, por favor.

9. Criticas lo que hay a tu alrededor

¿Por qué somos tan insoportables? Un gran porcentaje de los turistas tienen la mala costumbre de criticar aquello que ven. Es como un sistema de auto-defensa para proteger la idea que tienen de su país natal. Ven una catedral y dicen “la de mi país es mejor” o prueban algún plato típico que les está encantando y aseguran “tiene mucha sal”.

10. La mochila a tu espalda

Nos habíamos reservado lo mejor para el final: la mochila. No eres turista si no viajas con una mochila en la espalda de forma constante. En ella lo llevas todo, desde cosas absurdas que nunca utilizarás hasta el mapa, la guía de viaje o ropa para cambiarte cuando empieces a sudar la gota gorda (otra señal de turista).

Foto: fsHHPexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...