Un año viajando, un viaje de ensueño visitando 52 lugares

La gran experiencia de una periodista que ha dedicado un año completo de su vida a viajar por el mundo.

52 países

¿Te imaginas poder conocer la mayor parte del mundo en tan solo un año?, ¿y si encima te pagaran por ello? Seguramente estés pensando que esto puede ser algo utópico, pero en realidad es algo real de lo que pueden disfrutar algunas personas. Un buen ejemplo de ello es la periodista Jada Yuan, que comenzó su viaje en el mes de enero de 2018 y hasta el pasado diciembre ha estado recorriendo muchos puntos del planeta. Lo mejor de todo es que ha podido disfrutar de esta experiencia a través de un trabajo y no simplemente por la experiencia o la diversión, algo que lo hace mucho más placentero. Para Yuan este último año ha sido excepcional, aunque como todo ha tenido que vivir momentos mejores y peores.

En cualquier caso, una vez ha terminado su aventura, Yuan ha podido compartir su experiencia con todo lujo de detalle y, tras haber leído un artículo en el que relataba todo lo que ha podido vivir en estos 12 meses, nos quedamos con estas cosas que nos han llamado mucho la atención. Te resumimos lo más importante de este gran viaje que ha realizado la periodista y del cual hemos leído en el New York Times (enlace al artículo completo al final del texto).

¿Cómo comenzó todo?

Jada Yuan es una periodista que trabajaba desde hace años en Nueva York Magazine y, un buen día, le llamó la atención una oferta de trabajo para el The New York Times. Estaban buscando personas que estuvieran dispuestas a dar casi una vuelta al mundo durante un año y relatar todo lo que vivieran en toda esa experiencia. Yuan se sintió atraída por esta oferta y se apuntó, pero claro no tenía esperanzas en que la cogieran, puesto que vio que había más de 10.000 personas apuntadas. Sin embargo, semanas después una llamada de teléfono le cambió la vida. ¡La habían cogido! Y solo tenía tres semanas para preparar sus maletas y comenzar su aventura. Era el comienzo de una nueva era para ella. Estaba muy ilusionada.

Los primeros meses del viaje

Tras prepararlo todo, el primer avión que tomó Yuan tenía como destino Nueva Orleans, una ciudad donde la gastronomía es uno de sus atractivos principales. Tras esta primera parada le siguieron otras cinco más entre las que se encontraban Montgomery en Alabama y Disney Springs, en Florida. Aunque al principio Yuan se sentía algo perdida, es cierto que poco a poco comenzó a disfrutar de este viaje y se dio cuenta enseguida de que con todas las maravillas que estaba conociendo seguramente un año le sabría a poco. Esa es la primera enseñanza de la que nos quedamos de la periodista. A pesar de que 12 meses nos parezcan un mundo, teniendo en cuenta todos los rincones que esconde el planeta y que la redactora iba a tener la oportunidad de conocer, sin duda alguna un año se convertiría en muy poco tiempo.

Nueva Orleans

¿Por qué poco tiempo?, pues porque en tan solo 12 meses Yuan conoció las colinas coloridas de Zhangye en China, se paseó por los increíbles parajes de Nueva Zelanda o tuvo la posibilidad de montar a caballo en Islandia. ¿Un año?, no es nada comparado con todas las aventuras que se pueden vivir durante más tiempo.

Ganas de disfrutar y rapidez mental

Lógicamente, todo el viaje de Yuan no fue un camino de rosas, puesto que durante su andadura se fue encontrando con muchas barreras que fue capaz de superar con paciencia y un poco de ingenio. Por ejemplo, la periodista cuenta que uno de sus viajes más aparatosos fue el que realizó desde Kanazawa, en Japón hasta la India. Hay que tener en cuenta que trasladarse de un lugar a otro no es tan fácil en todos los países del mundo y aquí ella se convenció. En la mayoría de viajes que ya había hecho, simplemente con llevar el billete en el móvil y pasar el código correspondiente le valía, sin embargo en aquella ocasión le pidieron imprimir el billete. Lo peor de todo es que ella no lo llevaba en papel, así que tuvo que buscar desesperadamente un lugar para imprimirlo. Tras pasar un buen rato (iba justa de tiempo, pues solo tenía 20 minutos para embarcar), por fin lo consiguió y por arte de magia, a pesar de que se había pasado de tiempo, la aerolínea seguía abierta. Pero… ¿cuál fue la sorpresa?, el vuelo iba con retraso… ¡más de dos horas! En vez de desesperarse se buscó un entretenimiento. En su viaje, Yuan tuvo que superar un contratiempo tras otro, pero jamás se dio por vencida. Tenía claro que su aventura la iba a terminar. Tenía que narrar todo lo que estaba viviendo a sus lectores.

Las personas, un valor añadido

Viajar sola puede parecer algo aburrido e incluso frustrante, pero una vez superas todos tus miedos, puede resultar una experiencia realmente maravillosa. Así lo relata la periodista. Ella sabía que viajar en solitario, sobre todo en algunos países, no era lo más conveniente y más si eres mujer. Pero siempre dio un paso al frente, aunque tomando precauciones. Por ejemplo, comenzó alojándose en pisos de alquiler de Airbnb, una experiencia que no siempre fue buena, así que decidió hospedarse en alojamientos con vigilancia las 24 horas. También contrató en más de una ocasión a guías turísticos y habitualmente se movía en Ubers, taxis o tours. De esta forma intentaba evitar a toda costa llevarse algún susto.

Viajando mundo

Pero a pesar de todo eso, jamás dejó de hablar con desconocidos, puesto que tras esta experiencia está convencida de que las personas son el mejor valor que te puedes llevar después de un viaje como este. Muchos fueron los que ayudaron a Yuan en esta andadura y también, porqué no decirlo, se divirtió con ellos. Ella dice que se lleva más de un amigo de varios lugares que ha visitado. En su artículo nombra a algunos, como el conductor de Uber Marcus, de Montgomery, Angélica o Cosimo en Italia, o un agente de viajes, Blandine, en Puerto Rico. Todos y cada uno de ellos le hicieron a Yuan el viaje más fácil y siempre les recordará a todos.

Es una experiencia que hay que vivir

Con todos los rincones que ha conocido en el último año la periodista no es de extrañar que esté super satisfecha de lo que ha hecho. Más allá de las cosas menos buenas que han podido pasarle, para ella ha sido una experiencia única y anima a todos a poder realizarla algún día. Yuan lo tiene claro: no hay que dejar cosas como esta en la imaginación, hay que dar un paso al frente, ser valiente y probar esta aventura. Seguramente te estés preguntando porqué y la respuesta es muy sencilla, porque vas a conocer personas únicas, vivir momentos inolvidables, adentrarte en otras culturas… y todo ello te lo vas a llevar contigo para siempre. ¿No te parece algo excitante?. A nosotros sí, y te aseguramos que, para Yuan, también lo ha sido.

Sabemos que puede entrar miedo a la hora de dar ese paso, pero si no lo hacemos tal y como lo hizo Jada, jamás entenderemos lo maravillosa que puede llegar a ser una experiencia de este tipo. La periodista ha tenido la oportunidad de conocer numerosos lugares que están repartidos por todo el planeta. En concreto han sido 52 los rincones que ha visitado y lo que todo eso conlleva. Jada ha podido practicar buceo en Fiji o fotografiar Chaitén, una ciudad chilena que hace una década aproximadamente fue arrasada por una erupción volcánica. Estuvo más de 10 días conociendo en profundidad la Patagonia chilena e incluso tuvo tiempo para disfrutar del barranquismo en Francia. China, India, América, España… ¡lo ha visto todo!

Nueva Zelanda

Eso sí, también ha contado que para hacer un viaje de este calibre hay que ser precavido con las enfermedades, porque nunca se sabe lo que nos vamos a encontrar por ahí. En este caso la periodista se gastó más de 1.000 dólares en medicinas y vacunas para evitar contagios o contraer virus. Pero en alguna ocasión no le sirvió de mucho, puesto que recuerda los resfriados que cogió en ciudades como Chandigarh, en la India, o en la capital de Andalucía, Sevilla. Jamás se sintió sola, siempre tenía a mano su móvil para hacer una llamada, su cámara para compartir una imagen y su libreta para apuntar todo lo que estaba viviendo. Si algún día fueras tan afortunado como Jada, ¿te atreverías a vivir esta aventura?

En el caso de hacerlo no pienses tanto en el factor trabajo o en si puedes permitirte este tipo de experiencia en términos económicos. Hay muchos aventureros que hacen estos viajes emocionantes sin pensar en si tendrán una cobertura laboral ingresando mes a mes un sueldo. Lo que hacen es buscar trabajos a tiempo parcial en los destinos que van visitando, alojarse en pensiones y lugares económicos e intentar reducir los gastos al máximo. Puede parecer que la aventura de Jada ha sido, en términos financieros, cómoda, y en realidad así ha sido por el respaldo que ha tenido de su periódico. Pero no por ello tenemos que pensar que no hay posibilidades de vivir este tipo de experiencia si no contamos con ese apoyo financiero.

Como decimos, solo hay que organizarse, ser precavidos (eso ante todo), tener un plan B para cada tipo de situación y país que visitemos, y sobre todo apoyarnos en quien podamos y en quien tengamos confianza para no encontrarnos en ninguna situación problemática. El mundo es maravilloso y está esperando a que lo conozcamos para pasarlo en grande viviendo de una manera distinta.

Vía: The New York Times

Foto: PexelsSwidaAlbaholgerheinze0lifeisgood

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...