Sorpresas en el complejo Jewel del Aeropuerto de Changi

En el aeropuerto de Changi podemos visitar Jewel, un complejo lleno de atractivos que sorprenderán al visitante.

complejo Jewel

El aeropuerto de Changi en Singapur se prepara para sorprender a propios y extraños con la inauguración de un nuevo complejo bautizado como Jewel que tiene la intención de marcar un antes y un después en la región. Estará abierto desde el día 17 de abril, pero de momento la prensa ya ha podido visitarlo y todas las impresiones han sido muy positivas.

Lo que ha hecho la directiva del aeropuerto ha sido crear un entorno mágico de pura fantasía y relajación en un lugar del cual nunca lo esperaríamos. Está situado entre las terminales ya existentes del parque y la torre de control de tráfico aéreo, y su construcción ha requerido el arduo de trabajo de miles de profesionales durante cuatro años, así como una inversión millonaria.

La gran preocupación que tenían los responsables de este aeropuerto se encontraba en que si bien pasan por el mismo miles de personas a diario, en realidad hay muy pocas que le dediquen ni siquiera unos minutos. Todo el mundo pasa de largo saliendo o entrando en el aeropuerto sin más. Para ellos era necesario hacer algo que cambiara las cosas y al final creen que han conseguido lo imposible: convertir un aeropuerto en un lugar turístico.

De lo que trata el complejo Jewel, que está dividido en diez plantas, es de mostrar al visitante la esencia de Singapur al mismo tiempo que le ofrece una experiencia sorprendente. En la planta central nos encontramos la zona conocida como Forest Valley, en la cual hay un gran jardín y una cascada denominada Rain Vortex que produce un efecto mágico por el diseño de la misma (da la sensación de ser el rayo de una nave espacial) mientras vemos caer el agua. Si subimos a la planta superior pasamos a la zona Canopy Park, que se encuentra caracterizada por la presencia de redes por las que podemos caminar, así como un puente a 165 pies de alto, varios laberintos, un tobogán gigante y una gran cantidad de restaurantes y bares donde echar el rato.

Dentro de Canopy Park también podremos relajarnos y dar una vuelta admirando los colores en el Jardín del Pétalo, que es una zona ajardinada con flores de multitud de estilos y tonalidades. Esta es otra buena demostración de la filosofía que tiene el aeropuerto de transmitir relax a un lugar que, por tradición, no es nada relajante.

Tampoco nos podemos perder el exterior del complejo, fabricado en cristal con una estructura de acero y aluminio que ha sido implementada para que la luz natural entre en el interior y permita que la experiencia sea más envolvente. A fin de conseguir un diseño de calidad para el exterior, el equipo del aeropuerto confió en la eficacia del arquitecto Moshe Safdie.

Vía: The New York Times

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...