Parque de la Reserva: el paseo de las aguas

Desde hace unos meses, con la instalación de 15 nuevas fuentes de agua, acompañadas de luces ornamentales, el tradicional Parque de la Reserva de Lima se ha convertido en el lugar de encuentro de muchos limeños y limeñas. Curiosamente, la mayoría de los visitantes son parejas de enamorados que utilizan el fondo de aguas y luces para retratarse y posteriormente colocar sus fotos en los social media de internet. Basta darse una vuelta por los perfiles de Hi5 de jóvenes limeños y encontrarán sin falta el famoso parque.

http://flickr.com/photos/fake_plastic_tree/2290675742/in/photostream/

El atractivo turístico del Parque con sus fuentes de agua y luz todavía se ha conseguido en un tiempo muy corto para el turista nacional. Prácticamente se ha vuelto una moda entre los limeños visitar este lugar para guardar recuerdos imborrables de su etapa amorosa.

Este parque cuenta con diversas fuentes que destacan por su diseño. Igualmente en la noche el espectáculo es mayor debido a las luces que acompañan los chorros de agua que las fuentes lanzan al cielo.

Un nuevo clásico ofrece la ciudad que en los últimos años se ha consagrado al amor. Primero, la ciudad ofreció el Parque del Beso en el distrito balneario de Miraflores. En ese parque destaca una imponente escultura de dos enamorados en pleno beso apasionado.

También destaca el ya antiguo Parque de la Pera del Amor, frente al acantilado de Magdalena. Una espectacular vista del mar, en un muy bien conservado parque. Ubicado en una zona estratégica permite alejar a los visitantes del ruido de la ciudad y estar en contacto más estrecho con la brisa del mar y el murmullo de las olas.


En lo referente al Parque de la Reserva, le puedo decir estimado lector, que si usted se encuentra solo en Lima y desea conocer el amor verdadero vaya a este parque. No solo le deleitará lo espléndido de las fuentes, los chorros de agua y las luces que acompañan al espectáculo de luces. También encontrará muchas parejas de enamorados paseando agarrados de la mano… y a alguna bella chica de ojos almendrados que pasea romántica esperando la llegada del amor verdadero a su vida.

Ubicado en la parte central de la ciudad. El parque de la Reserva colinda con la Av. Arequipa y con la Avenida Petit Thouars. Su ubicación geográfica en la ciudad permite que se pueda llegar al parque desde cualquier otro distrito. Cuenta con 13 fuentes: Fuente Tanguis, Fuente Mágica, Fuente Principal, Fuente del Túnel de las Sorpresas, Fuente del Encuentro, Fuente de Proyección, Fuente de los Niños, Fuente de los Deseos, Fuente de las Tradiciones, Fuente de la Vida, Fuente de la Ilusión y la Fuente de la Cascada

Desde el 26 de julio del 2007, fecha de su relanzamiento, el parque ha congregado una cantidad inmensa de visitantes. Al parecer las luces y el agua despiertan un sentimiento lúdico-romántico entres los asistentes.

«Es como si estuviera viendo fuegos artificiales con agua», comentó una visitante del parque en una entrevista a una revista especializada en turismo. Como ella, son miles de jóvenes los que se sienten atraídos por este espectáculo de fuentes de agua.

Fiorela x, visitante asidua al parque, nos contó cómo conoció a su actual pareja durante una visita al parque. «Al principio venía con unas amigas, pero en una de esas visitas conocimos unos chicos de Irlanda y nos enamoramos». Las historias de amor parecen acechar a todos los concurrentes al parque.

Hace unos meses, una compañera de trabajo de nombre Verónica visitó el parque en compañía de su hermana Jessica. La visita fue por simple curiosidad, pero luego de recorrer algunas fuentes y ser mojadas en la clásica Fuente del Túnel de las Sorpresas se toparon con un grupo de muchachos que también recorrían las fuentes.

Cruzarse y cruzarse entre las fuentes. Más el efecto hipnótico de las luces fue suficiente para que mi amiga cayera hechizada por la sonrisa del desconocido. Al rato se saludaron y luego se inició una amena conversación que terminó en el respectivo cambio de números de teléfono.

1.jpg

Una semana después se citaron, Y como no podía ser de otra manera volvieron a elegir el Parque de la Reserva para el reencuentro. El ambiente de luces y agua hizo lo correspondiente para lograr que las sonrisas y miradas terminaran en un espectacular beso esa noche.

Desde ese día, mi amiga Verónica visita junto a su pareja Fernando el parque todos los meses. Suelen recordar allí su aniversario. No son los únicos porque es usual ver a varias parejas paseando, bien tomadas de la mano, ritualmente cada mes.

Al principio, el parque tuvo algunos detractores, especialmente por el gasto de agua en una ciudad que no cuenta con la abundancia de ese recurso natural. Como por ejemplo Buenos Aires. Sin embargo, el río Rímac por ahora satisface sin problemas el abastecimiento de agua en la capital. En algunas de la misma no se llega a cubrir su demanda, pero es más por la poca planificación de las nuevas urbanizaciones que por la falta del recurso. Algunos barrios de la periferia de Lima, lamentablemente, fueron poblados sin tener las correctas y necesarias instalaciones de agua potable. Pero es un problema que se viene solucionando.

A pesar de ello, se sabe que la capital en un futuro tendrá problemas con el abastecimiento de agua. Algo que sucederá con las fuentes o sin ellas y la posible solución apunta a recurrir al generoso Río Marañón, uno de los afluentes del río Amazonas. Si esto se realiza, el abastecimiento de agua de Lima estará asegurado por muchos años.

Por ahora lo invito amigo lector a realizar un viaje al Parque de la Reserva. Encontrará un ambiente ideal para visitar con su pareja. No solo por la belleza de las fuentes. También por amor que se respira en el aire.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...