Papá Noel recibirá turistas en la Navidad de la COVID-19

Papá Noel no tiene intención de permitir que la COVID-19 detenga la celebración tradicional de la Navidad en la Laponia Finlandesa.

Que nadie se pre-o-cu-pe: la Navidad no está perdida. Papá Noel ha anunciado que él, Mamá Noel, los elfos y los renos, están preparados para celebrar la Navidad de una manera más o menos normal. No están dispuestos a que la COVID-19 se lleve la ilusión del espíritu Navideño y van a hacer todo lo posible para conseguir que quienes estén interesados en visitarles antes de terminar el año, lo hagan de una manera que les deje muy satisfechos.

El gobierno de la región de la Laponia Finlandesa se ha tenido que ajustar a la situación y ha tomado distintas medidas con las que va a intentar que todo salga bien. Por ejemplo, Papá Noel recibirá a los niños con protecciones de plexiglass que le garantizarán estar protegido ante las posibles infecciones del coronavirus. Al fin y al cabo, nadie quiere que Papá Noel se contagie, ¿verdad? Por su lado, los elfos están trabajando sin descanso para construir todos los juguetes que han pedido los niños (aunque no sabemos si llegarán a tiempo con el stock de PlayStation 5, Xbox Series X e iPhone 12, los dispositivos tecnológicos más demandados de este año), y lo hacen manteniendo el distanciamiento social.

Todos tendrán que seguir las nuevas normas de cuarentena que entrarán en vigor en la región el 23 de noviembre. Eso va a significar, por ejemplo, que los visitantes que lleguen al país solo podrán permanecer en el mismo durante 72 horas si no quieren tener que someterse a una cuarentena.

Por supuesto, el visitar el país con esas 72 horas para disfrutar el espíritu Navideño no significará que no haya que tener una prueba negativa de COVID-19 para poder entrar. Eso será imprescindible. Además, el hospital de la Laponia Finlandesa ha habilitado una zona para tratar cualquier caso relacionado con el coronavirus, mientras que en todas las instalaciones se están adoptando medidas de seguridad para que el riesgo de transmisión sea mínimo.

En la zona turística saben que es posible que pierdan turistas debido a la restricción de tiempo. El problema es que en 2019 alcanzaron su máximo nivel de turismo en términos históricos. Consiguieron unos récords alucinantes porque, en los últimos años, a todo el mundo le ha comenzado a atraer la idea de visitar a Papá Noel y el lugar donde vive. Posiblemente la explicación esté relacionada con el cambio generacional y la ilusión que los niños nacidos a partir de los 80 siguen teniendo por este personaje, algo que están transmitiendo a sus propios hijos.

No obstante, aunque se reduzca el volumen de turistas, en la Laponia Finlandesa van a seguir firmando unos buenos resultados. Y por otro lado, posiblemente no es algo malo que vayan a viajar menos personas, ya que están obligados a hacer pequeños grupos para que el turismo sea seguro y esté dentro de las medidas que se deben adoptar por el coronavirus. Mencionan que sus estadísticas indican que suele ser más frecuente que los viajeros se queden en el país entre 3 y 4 días, por lo que hay una diferencia de horas importante.

Lo que están haciendo las agencias de viajes es dejarse la piel para condensar lo mejor de las experiencias de la Laponia Finlandesa en solo 72 horas. Está claro que los viajeros tienen que elegir y tomar una decisión sobre qué es lo que prefieren hacer, pero la idea es que sean 72 horas muy bien aprovechadas.

Algunos de los planes que se ofrecen a los visitantes incluyen ver las Luces del Norte (la aurora boreal), disfrutar de una auténtica experiencia en trineo o encontrarse con perros esquimales y ver cómo trabajan. Todo combinado con el paisaje, el cual gana puntos cuando nos introducimos en el espesor de los bosques, nos cruzamos con los renos y nos dejamos rodear por la nieve. En la ciudad tampoco se está mal, pero quienes pasan por allí hablan de cómo los mejores momentos que han vivido han sido en plena naturaleza.

Mejores momentos que, por supuesto, rivalizan con el encuentro con Papá Noel, que sigue siendo el gran protagonista de la Laponia Finlandesa en esta época del año. Verle en persona hará realidad los sueños de muchos niños y también llenará de ilusión a mayores, tratándose de un gran momento para tener en el recuerdo.

Por otro lado, a sabiendas de que la Laponia Finlandesa no será tan visitada en este año 2020, los responsables de la agencia Santa’s Lapland están ofreciendo una propuesta irresistible. Recibe el nombre de Santa, Live from Lapland y lo que nos propone es que tengamos la oportunidad de hacer una videollamada con el mismísimo Papá Noel. Por unos 100 euros una familia (padres y hasta cuatro niños) pueden hablar con Papá Noel en una sesión de vídeo que termina con su aparición y que comienza con un tour por su casa, para que la podamos visitar aunque sea virtualmente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...