Nara Dreamland, como si Disneyland estuviera abandonado

Los amantes de la exploración de lugares abandonados deberían visitar el Nara Dreamland, una copia japonesa de Disneyland.

Parque de atracciones abandonado

En Japón, desde hace unos años, se ha puesto de moda la visita de lugares abandonados. Es parte del encanto de los japoneses, que son capaces de dejar intactos sitios que han quedado en desuso incluso durante décadas. Esto los convierte en lugares estupendos para pasar un día de aventura y descubrimiento. Desgraciadamente, los turistas extranjeros y muchos vándalos de origen occidental, están dejando estos lugares cada vez en peor estado. Por suerte, aún hay sitios que se pueden visitar y que ofrecen experiencias curiosas.

Es el caso de Nara Dreamland, un parque temático que recuerda a Disneyland, principalmente porque se inauguró con el objetivo de hacerle la competencia al mundo de entretenimiento encabezado por Mickey Mouse y compañía. En el año en el que Nara Dreamland se inauguró, 1961, en California triunfaba Disneyland, y ayudó a que el parque tuviera gran fama entre los japoneses. El problema fue que, con el paso de los años, el interés fue cayendo. Sobre todo porque en 1983 se inauguró Tokyo Disneyland, y el encanto del parque oficial fue demasiado como para que Nara Dreamland pudiera mantener su nivel de atractivo.

Aún así, Nara Dreamland intentó seguir operativo todo el tiempo que pudo y no cerró sus puertas hasta el año 2016, lo que es bastante significativo.

Entre sus elementos principales no pasa desapercibido un castillo de princesas que tiene un aspecto muy similar al que hay en Disneyland. En la actualidad todo ha quedado abandonado y el escenario es más propio de un parque temático que esté encantado que el de otro tipo de lugar. Las atracciones se cerraron, pero están intactas. Si no fuera por la suciedad y el deterioro de algunas máquinas parecería que ayer mismo hubiera estado en funcionamiento. Incluso es posible ver comida en las máquinas expendedores, aunque lógicamente ya no está en condiciones de ser consumida.

Montañas rusas, caballitos… hay de todo y todo está abandonado y detenido. Se recomienda a los turistas que hagan fotos y miren, pero que no intenten montarse en nada. El lugar puede ser inestable debido a la falta de revisiones y al ser un lugar abandonado no hay ayuda posible en la que apoyarse. Pero no hay duda de que poder moverse por un Disneyland fantasmal, al cual se le han copiado desde las estructuras hasta la forma de las calles, es curioso e interesante. Recomendamos visitarlo antes de que los exploradores acaben por dejar el sitio en peores condiciones.

Foto: JP Haikyo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...