Retiro espiritual en el Monasterio de Poblet

Hay muchos motivos para ello. Estar pasando una mala época, sentir haber tocado fondo o simplemente tener ganas de cambiar de rumbo vital. La cuestión es que un retiro espiritual puede ser una buena forma de encontrarse a uno mismo, y de hacerlo en un entorno en el que reina el silencio y la meditación. En este artículo te proponemos un buen lugar para ello: el Monasterio de Poblet.

Hay muchos motivos para ello. Estar pasando una mala época, sentir haber tocado fondo o simplemente tener ganas de cambiar de rumbo vital. La cuestión es que un retiro espiritual puede ser una buena forma de encontrarse a uno mismo, y de hacerlo en un entorno en el que reina el silencio y la meditación. En este artículo te proponemos un buen lugar para ello: el Monasterio de Poblet.

Exterior del Monasterio de Poblet


Situado en la localidad homónima, en la provincia de Tarragona, este monasterio cisterciense es hoy hogar de los monjes de la Orden de San Benito. Las primeras referencias sobre el recinto datan del siglo XII, tiempo en el que Ramón Berenguer IV, conde de barcelona, lo entregó a los monjes bernardos de la abadía de Fontfroide. Tras varias vicisitudes, alcanzó su máximo apoyeo en el siglo XV y cayó en el abandono en 1835, tras la desamortización de Mendizábal. Ya entrado el siglo XX se procedió a su restauración, y en los años 40 empezaron a retornar los monjes.

Como avanzábamos, hoy en día son ellos los dueños de este hogar, uno de los mayores atractivos de la zona y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1991. Los monjes de San Benito viven en clausura dentro del monasterio, y dedican su vida a la oración, el trabajo y la lectura. Basta con echarle un vistazo al horario de la comunidad del Monasterio de Poblet para entender hasta qué punto estas tres labores ocupan todo su día a día.

Un claustro que transpira historia

Quizás no parezca un modo de vida apasionante, pero sin embargo resulta perfecto para encontrarse a uno mismo. Los monjes de Poblet ofrecen la oportunidad a todo aquel viajero que lo desee, siempre y cuando sea hombre, de alojarse durante unos días con ellos. Participando libremente en todos los oficios litúrgicos, desplazándose con total libertad por todo el monasterio y adaptándose a los horarios de comida que siguen los monjes. Al finalizar la estancia, de un máximo de siete días, el huésped podrá aportar libremente la cantidad que considere oportuna por los servicios prestados por la comunidad.

Para poder alojarse en esta curiosa hospedería hay que enviar un e-mail con suficiente antelación a hostatgeriadepoblet@gmail.com. También se puede contactar por vía telefónica, marcando el 977 870 089 y la extensión 266. En la web del monasterio ofrecen un pdf con información sobre las condiciones de la hospedería, así como un texto en el que un huésped cuanta su experiencia. Cabe decir que el viajero de paso puede salir libremente del recinto enmurallado y pasear por las viñas, siempre y cuando respete los horarios del monasterio.

Fuente: El Viajero

Fotos: El Guaitador y noemieg en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...