‘La Sonrisa del Sol’, los inuit visitan las Islas Canarias

Un documental nos muestra cómo pasaron un grupo de inuit 9 días en Islas Canarias

Las Islas Canarias representan uno de los lugares más emocionantes que podemos visitar en nuestro país. Pero pueden ser incluso más interesantes para personas que no han tenido contacto antes con una cultura como la que allí se representa. Y esto es algo que podemos descubrir en La sonrisa del sol, un documental en el cual conocemos la particular aventura que vivieron once inuit de Groenlandia cuando llevaron a cabo una visita a las Islas Canarias.

¿Por qué unir un grupo de inuit que han vivido siempre en un lugar donde el clima es extremadamente frío con las Islas Canarias? Todo tiene sentido viéndolo desde un punto de vista antropológico. Era esta la intención que tenían los responsables de La sonrisa del sol cuando trasladaron a estos inuit a Islas Canarias, donde se encontraron de forma directa con un clima totalmente diferente. Acostumbrados a un modo de vida rodeados de hielo, cuando llegaron al que está considerado como el mejor clima en todo el planeta se sorprendieron. Sus reacciones, totalmente inesperadas y diferentes, fruto de cambiar de ambiente de manera absoluta a un grupo de habitantes de Groenlandia, han aportado mucho valor al estudio y la investigación realizada a su alrededor.

La visita de los inuit se llevó a cabo en el mes de mayo y se tomó como centro principal Gran Canaria, que sirvió como primer contacto de estos curiosos visitantes. Sus reacciones se apoderan de una manera increíble del documental y le aportan un valor enorme para entender lo que significa el descubrimiento en una sociedad que cada vez se sorprende menos.

Estos once inuit fueron elegidos por varios motivos. Uno de ellos fue que hasta ahora nunca habían salido del lugar donde han vivido siempre. El otro su afán de descubrimiento y lo diferente de su vida respecto a lo que se encontraron en las Islas Canarias. Estos inuit, acompañados de sus familias, tienen trabajos comunes en su tierra y de corte tradicional, dedicándose principalmente a la pesca y la caza. Tras su llegada a Gran Canaria el grupo se puso en manos de los organizadores del documental para realizar excursiones a las otras islas cercanas, lo que les permitió ver que todo en sus alrededores era radicalmente distinto a la vida en Groenlandia.

Lo que de verdad ayudó a que los inuit se sorprendieran al llegar a Gran Canaria fue que estos viajeros no tuvieran antes conocimientos sobre el lugar que visitaban. No podían ni imaginar que llegarían a encontrarse con un clima tan equilibrado y agradable, ni tampoco que podrían asombrarse ante nuevos elementos que no existen en su territorio. Tener la oportunidad de bañarse tranquilamente en el mar, gracias a la satisfactoria temperatura del agua de Islas Canarias, fue algo que les sorprendió. Lo mismo ocurrió con la sensación tan sencilla de tocar un árbol, algo que aparentemente no tiene importancia para nosotros, pero que para ellos fue distinto a todo. Y no olvidemos la sensación que tuvieron cuando tocaron la agradable arena de la playa.

Buscar un lugar donde los inuit se pudieran sorprender tanto por el contraste que se produce respecto al sitio donde viven fue sencillo, porque las Islas Canarias es el territorio idóneo para ello. El grupo de inuit se encontró con un cielo soleado, una brisa muy agradable y una temperatura totalmente alejada de las drásticas y reducidas temperaturas de su tierra. Esta estabilidad de la que se puede disfrutar en Islas Canarias siempre ha gustado a sus visitantes y es lo que hace que cada vez haya más viajeros que la visitan.

El clima canario sorprendió a los inuit, que se olvidaron rápidamente del escenario helado en el que se encuentra su aldea y disfrutaron de la buena vida que se proporciona en las Islas Canarias. El viaje, que tuvo una duración de nueve días, fue totalmente transgresor para su existencia a la vista de los grandes cambios que existen entre los dos climas que han llegado a conocer.

Con un título como el que recibe el documental: La sonrisa del sol, podéis deducir cuál fue la reacción de los inuit al sentir el sol sobre ellos por primera vez. Es una experiencia que los expertos han asegurado que los inuit no olvidarán en su vida y que posiblemente ha ayudado a que expandan de forma completa sus fronteras sobre las distintas formas en las que se llega a vivir en el mundo. En su día a día estos inuit viven en una aldea de reducido tamaño en Kulusuk, Groenlandia, pero durante su tiempo en Islas Canarias han podido descubrir que aunque el hielo es normal en su vida, el clima en otras partes del mundo es muy distinto.

No hay ninguna duda, a la vista de la impresión que las Islas Canarias les han producido a los inuit tal y como se recoge en el documental, que este viaje les ha cambiado la vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...