¡Feliz Navidad ortodoxa!

El 7 de diciembre es la fecha de la Navidad ortodoxa, que lleva un retraso de 13 días en relación a la nuestra. Pese a que millones de fieles la celebran en varios lugares del mundo, nosotros viajamos hasta Rusia. El país cuyas catedrales nos hacen pensar en la cuna de esta fe.

Desde Croacia hasta Kazajistán, desde Georgia hasta Macedonia. Incluso en nuestro propio país y en los países vecinos. El día de hoy es una fecha destacada para fieles de todo el mundo. Más concretamente, para aquellos que se aglutinan bajo la doctrina ortodoxa, que se calcula que cuenta con entre 225 y 300 millones de fieles en el planeta. Para todos ellos, hoy es Navidad.

Sin embargo, la imagen mental más típica sobre esta religión nos remite a un país. Hablamos de Rusia, hogar de catedrales tan imponentes como la de San Basilio o el Cristo Salvador (Moscú). Un lugar cuya tradición ortodoxa es uno de sus mayores alicientes turísticos.

Valga decir que este país vivió durante décadas al margen de fiestas religiosas. Si algo caracterizaba a la Unión Soviética era su carácter laico, que ha influido notablemente a cómo se celebra actualemente este evento. Hoy, día 7 de enero, es Navidad para los ortodoxos y para millones de rusos. No obstante, muchos de ellos lo festejan sin magos, regalos o motivos religiosos. Es más, muchos celebraron la Navidad el 24 de diciembre, de un modo muy similar a cómo lo hicimos nosotros. Lo cual no impide que mucha gente salga hoy a las calles y disfrute del día.

Así, la mayoría participa de actividades callejeras, como conciertos o juegos al aire libre. También se emulan celebraciones antiguas, como una que entremezcla elementos de Halloween y Carnaval. Se trata de los ‘koliadkis‘, felicitaciones cantadas y de trasfondo cómico que la gente canta disfrazada. Se visten con trajes, máscaras, sombreros peculiares o cuernos, y se dirigen a las casas para tomar de ‘rehenes’ a los más incautos. ¿Cómo librarse? Pagando recompensa, normalmente en forma de dulce. Una costumbre que recuerda al famoso «truco o trato».

Pese a este ambiente festivo y laico, basta con dirigirse a cualquier iglesia o catedral durante la jornada de hoy para disfrutar de la vertiente más solemne de la Navidad ortodoxa. Una celebración cuya fecha difiere de la nuestra por una cuestión de calendario. Se rige por el calendario juliano, a diferencia del gregoriano que rige a los católicos. El margen de diferencia entre uno y otro es de 13 días, que en el caso ortodoxo se manifiesta con este ‘retraso’.

El 6 de enero los más fieles permanecen sin comer, y ponen así el punto final al ayuno de 40 días que precede a la Navidad. Durante nuestro día de Reyes los ortodoxos asisten a misas solemnes. El servicio de noche es el más importante de la jornada, y tras el mismo se realiza una cena festiva. Su protagonista es el ‘sochivo’, un plato tradicional plagado de simbolismo. Sus granos de trigo representan la resurrección, su miel es el símbolo de la salud y la vida dulce, y los granos de amapola llaman a la abundancia en el seno familiar.

Además de todo ello, desde el día de hoy y hasta el 19 de enero tendrá lugar el Sviatki, una especie de pascua ortodoxa de gran trasfondo místico en las zonas rurales. En la víspera de la Epifania, el día 18 de este mes, los jóvenes no solo disfrutan de juegos y disfraces, sino que también se lanzan a la labor de descubrir su futuro. Lo hacen a través de los ‘vaticinios‘, rituales que permiten a los practicantes conocer detalles sobre su porvenir. Detalles que, en el caso de las chicas, están muy relacionados con descubrir el nombre o rostro del futuro marido.

Si eres un fanático de las tradiciones más históricas y curiosas, estos días Rusia te espera. El frío queda de lado y deja paso a la diversión, la celebración, el misticismo y las reuniones familiares. Todo un acontecimiento.

Foto: Maarten Dirkse.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...