En las calles de China se venden libros con honor

Una cadena de tiendas de Nanjing permite a los habitantes de la región adquirir libros bajo un sistema de honor.

Librería en China

Si visitáis la ciudad de Nanjing, en China, os encontraréis con una nueva y curiosa experiencia relacionada con la venta de libros. No os sorprendáis cuando lleguéis a la plaza de Hanzhong Road, en el distrito de Gulou, y veáis una serie de estanterías con libros que la gente coge, lee un rato y deja de nuevo en la estantería. Otros de los lectores meten un dinero en una caja y se marchan con el libro, con total tranquilidad.

Este es un experimento de la cadena de tiendas Bookmall, que tiene una amplia presencia en China, y que está buscando nuevos métodos de causar interés entre el público. Lo que ha hecho ha sido colocar estas estanterías con libros accesibles de forma libre y un precio marcado en portada de solo el 30% de lo que costaría adquirirlo en cualquier otro tipo de tienda. En lo que confían los responsables de la tienda y de la idea es en el honor. Creen que los clientes harán gala de su honor y que no se marcharán con los libros sin pagar por ellos.

Por ahora el experimento está dando buenos resultados y se ha registrado una tasa menor de la habitual en relación a los libros que se ha llevado la gente sin pagar.

También se están registrando casos en los que los clientes pagan más o pagan menos de lo que marca en las etiquetas de los libros disponibles. Dado que se busca contar con el apoyo de los clientes y con su honor, de momento las esperanzas están puestas en que la gente de verdad lea los libros. Los responsables de la idea saben que, al fin y al cabo, están hablando de libros, y que si alguien los roba posiblemente sea porque quiera leer y no pueda pagar por ellos. Su intención es que los libros sean leídos y eso es algo con lo que se dan por satisfechos por mucho que haya personas que no hagan los pagos correspondientes.

El proyecto va a quedarse presente en Nanjing y es de esperar que tenga réplica en otros lugares de China. Por ahora se venden unos 60 libros al día, lo que no está nada mal teniendo en cuenta las estadísticas previas de ventas. La zona de venta está disponible todos los días salvo aquellos en los que llueve, por motivos obvios, dado que los libros se mojarían. Otros países podrían copiar la idea si le ven potencial.

Vía: CNN

Foto: Shih-Chi Chiang

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...