Destinos vikingos en Escandinavia y alrededores

Hace siglos los mares del norte eran el hogar de unos intrépidos navegantes, rudos y valientes. Su leyenda sigue viva en los territorios que ocuparon, y aún quedan lugares que conservan su esencia. Ya sea a modo de reliquia histórica o de homenaje.

Los vikingos, intrépidos navegantes, son una de las civilizaciones más populares del norte de Europa. A partir del siglo VIII adquirieron gran peso en los países escandinavos, de donde eran originarios, y en otras zonas de influencia como Irlanda o Islandia. El motivo es simple: dominaban las rutas atlánticas, y lo hacían sin demasiada consideración.

Son conocidos por sus incursiones y pillajes, pero también por el estereotipo que se les asocia. Hombres bárbaros, fuertes y rudos, de largas barbas pelirrojas y tez clara, siempre con atuendo de armadura, pieles y el popular casco con cuernos. Un vestuario que se acompaña con armas como hachas, martillos o espadas.

Los vikingos han inspirado a autores y compositores, pero sobre todo fascinado a generaciones enteras que enloquecen por seguir su rastro. También nosotros lo hemos hecho alguna vez, como se demuestra en nuestros artículos sobre Trondheim o el Up Helly Aa. Pero hoy vamos un paso más allá. Estos son algunos de los destinos vikingos imperdibles:

  • El Museo de los Barcos Vikingos de Oslo: En la capital de Noruega nos espera el museo más importante dedicado a las embarcaciones vikingas. La  joya de la corona es el Oseberg, un barco hallado en 1903 y cuyo 90% son piezas originales. Dicho de otro modo, una verdadera reliquia. La embarcación es original del siglo IX, y sirvió de cámara funeraria para dos mujeres vikingas fallecidas. La magnitud del ‘entierro’ hace pensar que eran personalidades importantes, pero se desconoce su identidad. El Gokstad y el Tune son las otras dos embarcaciones destacadas.
  • La fortaleza de Trelleborgen en Suecia: La ciudad sueca de Trelleborg, el segundo puerto más importante del país tras el de Gotemburgo, está presidida por una fortaleza vikinga. Se trata del Trelleborgen, una reproducción de un castillo vikingo en envergadura y características. El viaje en el tiempo no consiste solo en observarlo, pues a menudo se ofrecen representaciones y batallas simuladas.
  • Asentamientos de Birka y Hovgården, también en Suecia: Estos enclaves del Lago Mälaren se encuentran en las islas de Björkö y Adeslö, respectivamente, y por su valor histórico son Patrimonio de la Humanidad. El motivo es que albergan uno de los ejemplos mejor conservados de asentamiento vikingo, a modo de restos y reliquias varias. Durante su apogeo este lugar fue un importante enclave para el comercio con el resto de Europa.
  • Fiordo de Nærøyfjord en Noruega: Al final de este majestuoso fiordo, donde las aguas del río chocan con tierra firme, encontramos el poblado de Gudvagen. Sus casas conservan y reproducen talleres medievales, y sus habitantes siguen viviendo como auténticos vikingos. En sus cercanías se encuentran las Cuevas Blancas Mágicas, un lugar para reencontrarse con seres mitológicos, pero también para contactar con el espíritu de este poblado bárbaro.
  • Dublinia en Irlanda: En pleno centro de Dublin encontramos un lugar que recrea la Irlanda vikinga, o cómo eran estas tierras cuando vivieron su ocupación. Divertido y apto para toda la familia, ofrece actividades educativas, lúdicas e interactivas. Las recreaciones de Dublina podrían definirse a caballo entre el museo de cera y el de historia.

¿Preparados para un viaje legendario?

Vía: The Huffington Post.

Foto: lyng883.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...