Cinco puestas de sol imperdibles en España

De norte a sur, de las Canarias a las Baleares. Al ritmo del mejor chill-out o al final de un largo peregrinaje, en la playa o en la ciudad. España está plagada de lugares en los que contemplar magníficas puestas de sol.

Claro que a todos nos gustaría disfrutar de una puesta de sol en el Monte Uluru, en la sabana africana o en una playa paradisíaca del Pacífico. Pero no hace falta ir tan lejos para ver al ‘astro rey’ esconderse tras el horizonte y dibujando un paisaje espléndido de luces, contrastes y formas. Sin salir de España podemos disfrutar de espléndidas puestas de sol, y estas son solo cinco de las más impresionantes.

  • Café del Mar, Ibiza: El referente en cuanto a puestas de sol en nuestra geografía es indiscutible. Muchos han intentado hacerle la competencia, pero desde los 80 los visitantes de Ibiza se concentran en el Café del Mar, en la playa de Sant Antoni de Portmany, para contemplar la puesta de sol. No ofrece intimidad, y menos aún en un atardecer de pleno agosto. Sin embargo, ofrece una ambientación única al ritmo del mejor chill-out del panorama musical mundial. Y por supuesto, la magnífica estampa del sol escondiéndose en el horizonte mediterráneo. Quienes busquen algo más relajado lo encontrarán, simple y llanamente, en cualquiera de las magníficas playas de las Baleares. Las islas de Menorca y Formentera merecen una mención especial.

  • Finisterre, La Coruña: Tras pasar por Santiago, muchos acaban el Camino de caminos en lo que los romanos consideraban el fin del mundo. El abrupto litoral de Finisterre, con su faro presidiendo la escena, es y será siempre uno de los mejores lugares para contemplar una puesta de sol. Una belleza cargada de valor simbólico para todos los peregrinos.
  • Islas Cíes, Pontevedra: No nos movemos de Galicia y visitamos uno de los enclaves naturales más destacados de España. Una puesta de sol desde la playa de las Cíes, considerada por rotativos internacionales como una de las más bellas del mundo, es un lujo de por sí. Pero si la contemplamos desde la Ría de Vigo, con las islas en el horizonte, veremos como sus promontorios engullen esa esfera anaranjada como si quisieran convertirla en parte de su patrimonio. Por la red encontraréis miles de fotos que os dejarán claro porqué no debéis perdérosla.
  • Salinas de Janubio, Lanzarote: Igual que con las Baleares, no es exagerado decir que cualquier puesta de sol en archipiélago Canario es un lujo. Sin embargo, este enclave nos ofrece un aliciente especial. Estas salinas no han cesado su producción en más de 50 años, y aunque ya no se les saca tanto provecho como antaño, siguen dibujando una estampa de charcas cuadriculadas en el litoral, cada una con una tonalidad distinta. El sol se refleja en sus aguas mientras desaparece por el horizonte, creando un espectáculo de contrastes curioso y único.
  • Templo de Debod, Madrid: Pero también el entorno urbano ofrece magníficas puestas de sol. El ejemplo paradigmático es el Templo de Debod en Madrid. El conjunto conforma una de las pocas muestras arquitectónicas egipcias que pueden contemplarse fuera de Egipto y al aire libre. Pero además se encuentra en un lugar excepcional, con vistas a la ciudad y a los jardines de la Casa de Campo, y rodeado de un estanque que, mientras el sol desaparece por el horizonte, dibuja progresivamente la imagen del templo sobre sus aguas. Al final tenemos un espejo perfecto, gracias a la espléndida iluminación nocturna del lugar.

Estamos seguros que conocéis muchas otras puestas de sol maravillosas en España. A nosotros no nos caben todas, pero estamos abiertos a vuestros comentarios y sugerencias.

Foto: ST33VO.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...