Cinco destinos de miedo

Hay que tener un algo muy especial para atreverse a descubrirlos. Valentía y, porque no, también un poco de gusto por el morbo. En este artículo nos adentramos en cinco destinos del globo terráqueo populares por el mal rollo que transmiten. Ya sea por lo que en ellos ha acontecido, por las películas de las cuales han sido escenario, o porque un lugar de aspecto tétrico se presta a muchas leyendas.

Stanley Hotel, Colorado

  • Queen Mary: Aunque aún hay barcos bajo el nombre de Queen Mary navegando por nuestros mares, todos ellos de lujo, el más popular es el que se encuentra permanente amarrado en Long Beach (California). Construido en 1937 y tras cruzar el Atlántico más de un millar de veces, hoy es un famoso hotel de lujo. Pero atentos, en él nada es lo que parece. Se han registrado hasta 55 manifestaciones fantasmagóricas, en su mayoría de pasajeros o tripulantes que fallecieron durante sus viajes. La piscina o la sala de máquinas, solo accesibles en visitas guiadas, son los principales ‘puntos calientes’ de actividad paranormal.
  • Stanley Hotel: Mucho más que un precioso hotel de estilo georgiano en Colorado (Estados Unidos). En una de sus habitaciones se hospedó el famoso escritor Stephen King, y su estancia le inspiró para escribir la novela El Resplandor. Una obra que en 1980 llevaría magistralmente al cine Stanley Kubric. La inspiración de King fueron precisamente los ruidos y aparaciones fantasmales que inexplicablemente se producen en el hotel. Incluso hay una habitación permanentemente cerrada porque se dice que en ella vive un espíritu que no quiere ser molestado. No obstante, y aunque el hotel recuerda a la película, esta no fue rodada en el Stanley, sino en el hotel Timberline de Oregón.

Catacumbas de París

  • Catacumbas de Paris: Una red de túneles y cuartos subterráneos de la época romana fue convertida en una fosa común en el siglo XVIII. Actualmente se amontonan miles de huesos y calaveras, lo cual conforma una estampa de lo más espantosa. De los 300 km de túneles solo 1,5 km está abierto el público. Así es desde que las autoridades parisinas descubrieron que en su interior se realizaban rituales siniestros, como misas negras.
  • Bosque de los suicidios: El bosque de Aokigahara, en Japón, es un rincón idílico y tranquilo a los pies del Monte Fuji. ¿Qué mejor lugar para suicidarse? Desde 1950 hasta principios del siglo XXI se calcula que unas 500 personas se quitaron la vida en la zona. Cada año varios operarios hacen una ‘redada’ en el lugar y recogen los restos de los cadáveres, que en 2002 alcanzaron los 78.
  • Caras de Bélmez: Algo sucedió en Bélmez de la Moraleda (Jaén) en 1971. La aparición de unas extrañas caras en la pigmentación del suelo de una casa del pueblo se convirtieron en todo un fenómeno en la España de los 70. Aún hoy es un destino obligado para el turismo paranormal. Si bien permanece cerrada desde que  su dueña, María Gómez, falleció en 2004, un cartel anuncia que se pueden realizar visitas los fines de semana y facilita un teléfono de contacto para ello.

Fotos: Alaskan Dude y moonlightbulb en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...