San Valentín en París

Regala un viaje a París para vivir como nunca el día de San Valentín, la gran celebración del amor en la ciudad de los enamorados. Pasea por sus calles llenas de encanto, bohemia y arte o por los jardines y parques del centro, bajo la Torre Eiffel y a lo largo de los Campos Elíseos o Trocadero.

París, París, la ciudad del amor por excelencia, la que los enamorados de todo el mundo toman como punto de referencia para mostrarse su amor y adónde nos gustaría viajar con nuestra pareja para pasar unos días inolvidables. Se acerca San Valentín, el día de los enamorados, y no creemos que haya nada más especial que buscar unos vuelos a París y pasar allí este día (o toda la semana).

Atardecer en París con la Torre Eiffel de fondo, lo más romántico

En febrero, el amor es el protagonista en París, pero también lo son los típicos destinos turísticos de la capital francesa. La Torre Eiffel es siempre una visita ineludible y en las fechas en las que San Valentín nos visita, si el tiempo lo permite, un paseo por los jardines de los alrededores puede ser un momento muy especial para los enamorados. Declararse en uno de los bancos del campo de Marte, al atardecer, con la torre de fondo, es sin duda el mejor marco para conseguir un “Sí, quiero” rotundo, emocionante y lleno de lágrimas. Puedes completar este glorioso día con una subida a la tercera planta, desde donde tendrás unas vistas espectaculares de toda la ciudad del amor.

También podéis compartir el amor en una visita cultural al museo de El Louvre. En sus galerías encontraréis magníficas obras de arte, algunas de las más importantes del mundo, y muchos cuadros inspirados por el amor y el deseo. Un largo paseo hasta el Arco del Triunfo o un viajecito en taxi, os dará tiempo para conversar y compartir complicidades antes de la cena. Podéis dejar para otro día (o para otro viaje a París) la visita al Museo de Orsay, el Museo de Arte Moderno o la Maison Victor Hugo.

Una cena de San Valentín en París es quizás el punto culminante de cualquier relación amorosa. Los restaurantes parisinos tienen fama por su exquisitez y su calidad. Si además conseguimos que un cuarteto de cuerda o unos violinistas amenicen la velada, el recuerdo que tengamos de esa noche será seguramente imborrable. Existen otras opciones románticas en París relacionadas con la gastronomía, como cenar a bordo de un barco mientras navegas por el río Sena.

Pero si queremos aprovechar ese viaje tan económico que hemos conseguido con Vueling, también podemos recorrer otros puntos de especial interés de París, como la zona de la Catedral de Notre Dame, Trocadero, La Cité, Le Marais o Les Halles. Tanto este último centro comercial, como las galerías Lafayette son otros de los reclamos parisinos más típicos de San Valentín, porque ¿quién se resiste a hacer un buen regalo en este día? Otra de las zonas para ir de tiendas son los Campos Elíseos, aunque tendremos que tener cuidado con los precios. Si no tenemos problemas de bolsillo, en la calle Faubourg-Saint-Honoré podemos encontrar algunas de las tiendas más elegantes de París, con marcas como Gucci, Valentio o Dior. Esta es sin duda la calle más comercial de París y un punto de encuentro para los amantes de la moda y de las compras.

París es un clásico para celebrar el día de San Valentín. Por su atmósfera y la bohemia de sus calles ha sido desde hace mucho tiempo el mejor ejemplo de ciudad turística. El barrio de Montmartre es uno de los más pintorescos en este sentido, con artistas en cada esquina y la magnífica iglesia de Sacre Coeur. Donde también hay muchos artistas que se dedican a retratar la ciudad en sus lienzos es en el Pont des Arts, uno de los puentes más visitados, junto al Pont Neuf. El Pont des Arts es de madera y hierro y se encarga de comunicar el patio interior del Louvre con el Instituto de Francia, a ambas orillas del Sena.

Volviendo a Montmartre, en este barrio encontramos un lugar realmente especial para los enamorados. Se trata de un muro en el que los enamorados pueden dejar su mensaje de amor. “Le mur des je t’aime” (el muro de los te quiero) se encuentra en la plaza des Abbesse, un rinconcito de naturaleza entre edificios bohemios. En esta superficie de 40 metros cuadrados formado por 612 placas podemos encontrar mensajes de todo tipo, pero con denominador común: la muestra de amor y afecto, algo muy complicado de ver en este mundo en el que vivimos, marcado por la violencia y el individualismo.

Para acabar de endulzar nuestro día de San Valentín en París, podemos pasar por algunas de las mejores pastelerías de la ciudad, como la Patisserie Pain de Sucre o la Chocolaterie de Jacques Genin. Por la mañana puedes sorprender a tu enamorado o enamorada con un desayuno típicamente francés en la cama del hotel, con café con leche, croissants y bollería típica francesa. Si no sabes qué regalar este San Valentín, no dudes en organizar un viaje con tu pareja a la ciudad del amor.

Foto | Alexandre Dulaunoy en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...