Las 7 maravillas del mundo desaparecidas que nunca podremos visitar

Hablamos de las siete maravillas del mundo clásico, entre las cuales solo una de ellas ha logrado sobrevivir al paso del tiempo y continuar siendo visitable.

El turismo ha sido algo que ha existido desde el inicio de los tiempos. Porque si nos basamos en la definición misma de esta práctica y en lo que representa, turismo es prácticamente cualquier visita que hagamos, incluso en nuestra propia ciudad. Pero si hablamos de grandes viajes, de grandes proezas turísticas, lo que siempre ha causado un interés especial han sido las grandes maravillas del mundo. Aquellas visiones únicas que cortan la respiración, que asombran y que te hacen ver lo pequeño que somos en comparación a lo que nos podemos encontrar sobre la Tierra.

Las 7 maravillas originales del mundo fue una lista que se estructuró con el trabajo que realizaron el historiador Heródoto y el poeta y bibliotecario Calímaco. Este último se ocupó de hacer catálogos bibliotecarios en la Biblioteca de Alejandría y fue quien partió del trabajo que había llevado a cabo anteriormente el historiador para dar a conocer la lista de las siete maravillas del mundo. También colaboró en la elaboración de la lista el poeta Antípatro de Sidón.

Por desgracia, de las siete maravillas solo hay una de ellas que todavía exista, ya que las demás se fueron destruyendo por distintas causas o motivos. Por lo tanto, la buena noticia es que aunque mencionábamos en el título que ya no se pueden visitar, lo cierto es que una de ellas todavía se encuentra en pie: la Gran Pirámide de Guiza en Egipto.

1. La Gran Pirámide de Guiza – Egipto

Resulta curioso cómo la Gran Pirámide de Guiza ha resistido al paso del tiempo sin dejar que ningún tipo de causa la derribe. Curioso porque no solo es la única maravilla original que aguanta, sino que también se trataba de la más antigua de todas ellas. Se construyó por orden del faraón Keops y se completó en el año 2570 antes de Cristo. Durante 3800 años fue la estructura más alta de la Tierra con una altura de 146,7 metros. En la actualidad la pirámide tiene una altura menor, de 138,8 metros, pero como indicamos, al menos tenemos la seguridad de que continúa en pie imperturbable.

Aunque podría haber sido pensada como lugar de descanso para el faraón, lo cierto es que el sarcófago que se encuentra en la sala del rey correspondiente a la posición que debería haber ocupado se encuentra vacío. Lo mismo ocurre con las demás instancias, mientras que la momia de Keops nunca ha sido encontrada. Quién sabe si por ello o por las diversas polémicas que acompañaron al faraón, la pirámide haya sido capaz de soportar tan bien el paso del tiempo. Además, en tiempos posteriores a su reinado nunca hubo las condiciones apropiadas para que futuras pirámides pudieran superar lo que él había mandado construir.

2. El Coloso de Rodas – Grecia

Pensemos en algo parecido a la Estatua de la Libertad que hay en Estados Unidos, pero con más porte y con una imagen de lo más gloriosa, al menos por cómo ha pasado a la historia. Esta estatua tenía una altura de 32,41 metros de alto, por debajo de la Estatua de la Libertad, que mide 46 metros (hablamos sin contar el pedestal). Se construyó en el año 280 a. C. con la imagen del dios griego del sol, Helios, y fue una obra de Cares de Lindos.

Tenía el objetivo de celebrar una gran victoria de Rodas y por este motivo el gobierno del lugar quería hacer una estatua a lo grande. Cuando consultaron a Cares acerca del proyecto, le pidieron presupuesto para la mitad de la altura y luego le preguntaron cuánto costaría hacerla el doble de grande. Lo que respondió el escultor fue «el doble», sin darse cuenta de que, en realidad, no costaría el doble, sino que por las exigencias de la altura llegaría a ser un proyecto mucho más costoso. Esto derivó en que el escultor, aún con toda su fama, terminara suicidándose y dejando el proyecto casi acabado (lo completó otro escultor de la misma región).

Por desgracia, un terremoto en 226 a. C. destrozó parte de la estatua y la dejó postrada en el suelo. Se recomendó que no se retirase, porque de hacerlo sería algo que enfurecería a los dioses. Pero al final la cabeza y el resto de piezas, que se habían convertido en motivo turístico, fueron robados por los musulmanes con la intención de vender el bronce.

3. El Faro de Alejandría – Egipto

Con sus 134 metros de alto también fue una de las construcciones más altas del mundo durante mucho tiempo. Se construyó para que sirviera como guía a modo de faro y también como referencia para la región en el puerto. Se construyó en un periodo que fue entre 285 y 247 a. C., llegando a obtener una gran relevancia. Tal fue su resistencia al paso del tiempo que sobrevivió un milenio, pero dos fuertes terremotos posteriores destrozaron la estructura en los años 1303 y 1323. Después de eso solo quedaron unas ruinas inaccesibles que no aportaban mucha utilidad a los ciudadanos ni políticos de la época. Esto llevó a que el sultán Qaitbey tomara la decisión de usar los restos de las ruinas con la intención de dar forma a una nueva construcción: un fuerte sin ningún tipo de interés histórico.

En los últimos años se habla sobre la posibilidad de reconstruir la majestuosidad del faro siguiendo el modelo original, pero dotando a la estructura de una mejor resistencia ante los posibles terremotos que se puedan sufrir en el futuro.

4. Mausoleo de Halicarnaso – Turquía

Se construyó alrededor de 350 a. C. y se encontraba en la región de Halicarnaso, un lugar que ya no existe y que en la actualidad se trata de la región turca de Bodrum. Tenía un diseño majestuoso y estaba formado por un total de cuatro plantas que hacían gala de estilos arquitectónicos y escultóricos de auténtica belleza. Para ello se contó con el trabajo de escultores griegos de gran fama en el momento, que rindieron homenaje a Mausolo, el miembro del imperio persa para el cual se construyó la estructura al fallecer. Su persona es el motivo por el cual se utiliza el término «mausoleo» como monumento para los fallecidos y lugar de descanso de los mismos.

Tras la finalización del reinado de la familia de Mausolo, aunque se produjeron multitud de incidentes bélicos, incluida la destrucción de toda la zona por parte del ejército de Alejandro Magno, el mausoleo resistió. Su destrucción se produjo de forma natural por efecto de un terremoto en 1404. Tras esto los restos fueron utilizados para reforzar el castillo de Halicarnaso, que se encontraba en mal estado, y al retirar las ruinas los ladrones encontraron las tumbas de la familia de reyes y lo saquearon todo. No se salvó prácticamente nada del mausoleo, solo unos trozos de escultura del monumento que se encuentran expuestos y protegidos en Londres, en el Museo Británico.

5. La Estatua de Zeus en Olimpia – Grecia

En teoría fue una estatua construida en el año 430 a. C. de la mano de Fidias, que se encontraba en sus últimos años de vida. Medía 12 metros de alto y estaba fabricada en marfil con detalles dorados. Sirvió para que finalmente se le pusiera una imagen a Zeus, estando caracterizado por su melena rizada, su imagen paternalista y su gran carisma. Se encontraba sentado mirando hacia abajo de una manera que impactaba a todo el que veía la estatua.

Las referencias visuales que quedan de la estatua se encuentran en forma de monedas con su imagen grabada, la cual coincide con las descripciones que han pasado a la historia. Además, tal era la majestuosidad de la estatua, que había fieles seguidores del escultor que dedicaban su vida a protegerla y mantenerla en buen estado.

Se intentó trasladar de la mano de Calígula, que quería, en realidad, cortar la cabeza y poner una representación de la suya. Los soldados encargados de la tarea afirmaron que al intentar llevársela escucharon la risa del mismísimo Zeus, por lo que salieron corriendo. Tiempo después su traslado se llevaría a cabo por petición de Teodosio II, que quería admirarla en su palacio, pero cuenta la historia que fue allí donde se destruyó en un incendio.

6. Templo de Artemisa – Turquía

La construcción de este templo se alargó durante más de 100 años (hasta su finalización en 560 a.C.) por petición del rey Creso y sorprendió al poeta e historiador Antípatro de Sidón, que dijo que por mucho que hubiera visitado las demás maravillas del mundo, esta le dejó perplejo por la forma en la que se podía ver el sol. Se construyó con la intención de apaciguar a la diosa Artemisa, la cual se consideraba símbolo de fertilidad y maternidad, pero también diosa de la guerra. Esa sensación de fuerza y agresividad, capaz de dar la vida o de quitarla dependiendo de las circunstancias, llevó a que Creso quisiera hacerle un homenaje por todo lo alto.

La destrucción del templo se produjo en 356 a. C. debido a un incendio que provocó Eróstrato. Este hombre reconoció que su única intención con el incendio era conseguir pasar a la posteridad y que su nombre nunca fuera olvidado. A partir de ese día se prohibió, con amenaza de pena de muerte que se cumpliría a rajatabla, que se mencionara el nombre de Eróstrato. La intención de los efesios era conseguir detener sus planes de fama y que no consiguiera pasar a la historia. Pero hubo varios escritores que incluyeron la referencia en sus libros y así Eróstrato logró lo que buscaba.

Los restos del templo fueron derribados por los cristianos para otras construcciones, habiendo quedado en la actualidad solo una columna y otros pequeños elementos superficiales.

7. Jardines Colgantes de Babilonia – Irak

Para el final hemos dejado la maravilla del mundo antiguo que realmente no está confirmada, habiendo quedado a modo de leyenda más allá de los escritos de los historiadores de la época. Los jardines colgantes de Babilonia se construyeron alrededor del 600 a. C. por petición de Nabucodonosor II. Se trataba de un regalo a Amitis, su mujer y aún con el nombre, lo cierto es que los jardines no colgaban, sino que sobresalían de la estructura.

Las excavaciones realizadas en tiempos posteriores han proporcionado todo tipo de teorías sobre su posible estructura e imagen, pero es difícil llegar a una conclusión real debido a los pocos escritos de la época relacionados. En principio los jardines quedaron abandonados con rapidez a la vista de cómo cayó en desgracia el imperio babilónico. Se dice que cuando Alejandro Magno llegó a la región se encontró una situación desoladora y un lugar que no merecía ningún tipo de muestra de sorpresa. Pero como todo lo relacionado con Babilonia, estos jardines continúan siendo, en su mayor parte, un misterio.

Las siete maravillas del mundo moderno

En el año 2000 comenzó una campaña para seleccionar las nuevas siete maravillas del mundo teniendo en cuenta construcciones que existan en la actualidad. Se recibieron millones de votos por parte de personas de todo el mundo y así se pudieron determinar siete monumentos que resulta imprescindible ver. Hablaremos más a fondo sobre ello en otro artículo, pero no queríamos dejar de mencionar la lista de estas maravillas.

De China se eligió la Gran Muralla, construida en el año 700 a. C., de Jordania la zona de Petra, del 312 a. C, de Italia el Coliseo, del año 80 d. C., de México Chichén Itzá del año 600 d. C.. También, el Machu Picchu de Perú, construido en 1450 d. C., de India el Taj Mahal de 1643 d. C. y por último el Cristo redentor de Brasil, de 1931 d. C. Además, aunque no fue elegida como una de las maravillas del mundo, los organizadores de la votación incluyeron en categoría honorífica la Gran Pirámide de Guiza, porque al fin y al cabo es la única de las maravillas del tiempo antiguo que sigue en pie. De esta forma, las siete maravillas se han terminado convirtiendo en ocho.

Algunas de las candidatas que se quedaron a las puertas fue la Alhambra de España, los Moai de Chile, Stonehenge en Reino Unido, el templo japonés de Kiyomizu-dera o la Estatua de la Libertad de Estados Unidos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...