Descarga adrenalina en ‘La Tomatina’ de Buñol

Todos hemos oído a hablar de esa fiesta donde miles de personas participan en una batalla campal de tomates con los que se podrían hacer mil y un sofritos y, en cambio, sirven para descargar adrenalina, quedarse empapado de esa fruta que todos llaman verdura y vivir una de las experiencias más auténticas que ofrece la Comunidad Valenciana a todo aquél que la visita. Sí, estamos hablando de la Tomatina. Esa fiesta que provoca que la localidad de Buñol se tiña de rojo cada año durante tres jornadas muy intensas que empezarán el próximo miércoles 31 de agosto a las 11 de la mañana.

Los tomates de la Tomatina se cultivan expresamente para esta fiesta y no son aptos para el consumo.

En ella se reúnen anualmente casi 50.000 personas para lanzar unos 100.000 kilos de tomates que el consistorio reparte con camiones desde la plaza de San Luis hasta el centro del pueblo. Es entonces cuando se dispara la adrenalina de los participantes y se crea una marea roja que se esparce de forma imparable por las calles de la ciudad, hasta que suena el segundo chupinazo que señala el fin de la batalla. Entonces, los restos desaparecen casi por arte de magia gracias a los rapidísimos servicios de limpieza municipales que trabajan al ritmo de la luz para que pueda continuar la fiesta.

La batalla de tomates, que empezó como un simple juego entre un grupo de amigos y que se celebra desde hace 66 años forma parte de los actos propios de las fiestas patronales de Buñol, dedicadas a San Luis Beltrán y a la Virgen de los Desamparados. Pero la celebración ha cogido tanto renombre que no sólo disfrutan de ella los valencianos sino que viajeros de Japón, Bélgica, EEUU y de todas las partes del mundo se mezclan con los participantes locales. Por eso, si todavía no sabes que hacer a finales de agosto, no te lo pienses. Consulta las ofertas que te ofrece Air Europa para llegar hasta allí, porque la ocasión lo merece. De hecho, la idea ha cuajado tanto que otros lugares del globo terráqueo han adoptado la misma idea, como la provincia china de Guangdong donde se ha celebrado la fiesta en distintas ocasiones aunque ello haya suscitado más de una polémica por chocar con las costumbres del país asiático.

Una de las cosas que a veces hecha hacia atrás la entrada de nuevos visitantes es pensar que la fiesta supone un desperdicio de alimentos. Pues bien, en defensa de los organizadores, tenemos que decir que los tomates se cultivan expresamente para esta fiesta y no son aptos para el consumo. Además, algunos incluso defienden la celebración argumentando que el jugo de tomate contiene un ácido que es un fantástico limpiador y desinfectante, de forma que una vez se elimina toda la pulpa, las calles de Buñol lucirán su cara más limpia. Vamos, que no hay excusa para no ir.

Disfruta de hacer algo tan absurdo como dar tomatazos a diestro y siniestro.

Por ello, si te animas a visitar Buñol durante la celebración de la Tomatina, vamos a resumirte algunos consejos que han dado los redactores del blog de eDreams para disfrutar de esta fiesta como es debido. En primer lugar, debes tener cuidado con lo que llevas puesto y es que, lo que te aseguramos al 100% es que vas a salir empapado de tomate. Ello es realmente positivo para la piel, pero no tanto para la ropa. Lo mejor, pues, es que elijas ropa vieja y te pongas unos pantalones cortos para evitar pasar demasiado calor.

En segundo lugar, es importante que te vistas con el calzado adecuado y en este caso no nos referimos a unos buenos mocasines, sino que lo mejor para participar en una batalla campal a base de tomatazos es colocarse unos zapatos viejos que se puedan atar bien a los pies. Y nada de sandalias, los pisotones son realmente frecuentes. Otro gran consejo es que te cubras los ojos con gafas de bucear. No te preocupes por la pinta que vas a llevar porque no serás el único, aunque si te da mucho apuro siempre puedes ponerte unas gafas de sol algo más ‘fashion’. La cuestión es que te protejas bien, y es que el tomate contiene unos ácidos que resultan realmente irritantes para la vista.

Cómo es lógico, no te lleves tu cámara réflex de última adquisición porque te podrías llevar un buen disgusto. Si quieres inmortalizar el momento apuesta por una cámara acuática, o, en su defecto, una desechable. Además, debes tener muy claro que hay que respetar las directrices de los organizadores y parar cuando se dispara la segunda carcasa. La Tomatina es una fiesta y no una guerra inacabable.

Por supuesto, no se puede entrar al recinto con objetos peligrosos como botellas u otras cosas que puedan provocar accidentes. Además, está prohibido tirar camisetas y romper el vestuario de la gente, faltaría más. ¡Ah! Y no te pierdas el Palojabón, que como bien su nombre indica, es un poste untado en jabón del que cuelga un jamón. Lo bueno es que quién consigue llegar a él se lo queda. Eso sí, hay que tener en cuenta que el Palojabón se celebra normalmente antes de La Tomatina. Y por último, y no menos importante: ¡Disfruta! La posibilidad de hacer algo tan absurdo como dar tomatazos a diestro y siniestro durante una hora no se te va a presentar todos los días. Deja que tu cuerpo libere adrenalina y disfruta del humor increíble que vas a sentir después. ¡Que lo pases bien!

Fotos: Flydime 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...