Rutas de todo tipo por Escocia

Escocia es un lugar mágico lleno de historia. Los castillos medievales de Edimburgo, la vida noctura de la victoriana Glasgow, y la infinidad de museos y otros puntos de interés de la tierra de los Highlands hace de este un destino adecuado para todo tipo de rutas.

Estoy segura de que podríamos encontrar rutas “frikis” por cualquier ciudad que nos propusiéramos. No hace falta irse a Nueva Zelanda para visitar la casa de Bilbo y Frodo. Un poco más cerca, a bastantes menos horas de vuelo, nos quedan otras localizaciones de película que harán las delicias de cualquier aficionado al cine, la literatura fantástica o, incluso, la literatura más tradicional. Un ejemplo: la tierra de las Highlands. Mucha gente busca hoteles en Escocia para pasar allí unas vacaciones diferentes, y con razón.

Ya queda poco para que se estrene la sexta película de Harry Potter, el famoso niño mago tan amado por algunos y tan odioso para otros. Al margen de lo bien o mal que nos pueda caer el jovenzuelo, lo cierto es que hay que tirar una lanza a favor de las localizaciones de los libros. Y es que Edimburgo fue la ciudad que inspiró a su autora, J. K. Rowling, a la hora de escribir las novelas que la han hecho una de las mujeres más ricas del mundo. Hogwarts no es sino una réplica literaria del castillo medieval de Edimburgo que se alza majestuoso en el centro de la ciudad.

Castillos medievales en Escocia

Castillos medievales en Escocia

Pero no sólo J. K. Rowling ha encontrado inspiración en la historia que encierran las calles de la capital escocesa, también otros novelistas (novelistas de verdad), han encontrado en la ciudad escocesa la inspiración necesaria para dar vida a obras tan conocidas como Sherlock Holmes o el Dr. Jekyll y Mr. Hyde.


Pero no sólo en Edimburgo encontramos magia e historia. Glasgow es una ciudad que conserva un poderoso sabor victoriano, un estilo recargado que a priori podría conferir a la ciudad una idea de espesez y aburrimiento. Nada más lejos de la realidad. Glasgow rebosa vida, y sus habitantes son gente apasionada por los espacios verdes. Los lugareños disfrutan de las noches en los modernos bares, restaurantes y discotecas. Nada que ver con el recatamiento que pueden sugerir los edificios victorianos.

Glasgow

Glasgow

Pero al margen de castillos históricos, casas solariegas y jardines, hay otros tantos puntos de interés en Escocia que las posibilidades sorprenderían hasta el friki más recalcitrante. Destilerías de wiskhy, centros dedicados a trenes de vapor de todos los tamaños, zoológicos, acuarios y reservas naturales, pinacotecas, museos de todas las temáticas imaginables… Es fácil encontrar en Escocia motivos para hacer cualquier ruta. Solamente hay que elegir una, y dejarse llevar por la magia escocesa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...