El Tirol italiano

san-martino.jpg
Un enclave en las Dolomitas, punto de encuentro entre Italia y Austria. El final del mundo. Una región totalmente separada del mundo y dotada de una fuerte identidad propia: la elegancia italiana y la simplicidad de la vida en la montaña. Un mundo totalmente esquiable, frecuentado esquiadores de todo tipo y habitado por gente amable.

El sitio del que hoy os hablamos en dondeviajar poco tiene que ver con la tradicional Cortina d’Ampezzo y su más que explotada “reina de las Dolomitas”. Es a Alta Badia donde tenéis que ir este año. Los italianos lo saben bien, porque el sitio está lleno de turistas del país. Como será que ellos han abandonado su propio feudo para instalarse en este nuevo valle situado a doscientos kilómetros al norte de Verona y Venecia. En cuanto a los extranjeros, hay que decir que algunos han empezado a descubrir el sitio. Las estrellas de cine han encontrado un lugar en el que practicar su deporte favorito con la sensación de ser uno más. Durante la copa del mundo de esquí celebrada el año pasado, dos pendientes del gigante y el eslalon pertenecían al temible Gran Risa, lugar en el que se divertía unas semanas antes Tom Cruise. George Clooney suele frecuentar estas montañas. Alta Badia está en la parte sur del Tirol, la que pertenece a Italia, se encuentra a ochenta kilómetros al norte de Bolzano y a ciento cincuenta kilómetros al sur de Innsbruck. En efecto, se trata de una de las estaciones de esquí más importantes.

Clasificada entre las cinco primeras junto con Megève, Verbier, Saint-Moritz y Gstaad, Alta Badia se impone por su sentido innato para la discreción. Hemos descubierto una montaña fuera de lo común y rodeada de cierto secretismo: a la llegada nos vemos inmersos en un paisaje de tarjeta postal, grandes explotaciones agrícolas y majestuosos chalets, campanarios e iglesias barrocas en cada pueblo. Carreteras preñadas de curvas nos llevan a las cumbres nevadas, pero antes tienes que ver algunas joyas situadas por encima de los mil trescientos metros: Corvara, Colfosco, La Villa, San Cassiano, Pedraces, La Valle y San Martino in Badia para un total de ciento treinta kilómetros de pistas coronadas por la Marmolada, de una altura de 3.342 metros. Se trata de un decorado espectacular, con paredes rocosas inmensas coronadas de nieve virgen.

Si te atreves a hacer el camino en coche, es probable que te encuentres con algún pastor tirolés, ataviado con su sombrero verde. A la entrada de los pueblos nos encontramos con paneles en italiano y alemán. En las cartas de los restaurantes encontramos una mezcla entre lo italiano y lo suizo. Abundan las pizzerías. ¿La gente de este sitio es austriaca o italiana? En los restaurantes de las pistas de Moritz pueden ofrecerte un poco de grappa acompañado de apfelstrudel. Ellos dicen que son ladinos, una minoría lingüística y cultural que la Unión Europea ha reconocido hace algún tiempo. El ladino es una lengua de origen romance, una de las más raras de Europa. Merece la pena visitar este sitio y conocer uno de los lugares más curiosos y espectaculares de nuestro continente.

Foto San Martino in Badia: Piste Famose

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...