El Machu Picchu, una obra arquitectónica

mach.JPG

Todos los que lo visitan tienden a coincidir en que el Machu Picchu es uno de los lugares antiguos más enigmáticos y bellos del planeta. Se oyen numerosas leyendas y mitos sobre estas ruinas de Perú pero se desconoce cuáles de ellas son ciertas.

El profesor Hiram Bingham redescubrió las ruinas de Machu Picchu durante su viaje a una conferencia científica en Chile. Era el año 1911. Estando en Santiago de Chile, Bingham recibió una invitación para hacer un recorrido por las ciudades antiguas de Perú. Fue en esta ruta que un guía local le llevó hasta el Machu Picchu. El profesor se quedó maravillado y consiguió la ayuda de la National Geographic Society para volver a hacer sus excavaciones.

Las ruinas del antiguo poblado inca de piedra datan del siglo XV. Según algunos documentos coloniales, el Machu Picchu podría haber sido un palacio privado del primer emperador inca. Pero el tipo de construcciones hace pensar que se utilizó más bien como templo religioso.

148204904_1ed47c0eeb_m.JPG Para llegar al Machu Picchu, o “montaña antigua” es necesario tomar un tren desde Cuzco hasta el pueblo de Aguas Calientes o la estación de Puente Ruinas. Una vez allí ya se puede coger un autobús que sigue la carretera que sube al cerro y que tarda unos 30 minutos. También, para quien lo desee, hay servicio de helicópteros.

Las vistas desde la montaña son formidables. Una vez en el Machu Picchu es interesante no perderse la visita al Templo de la Luna, en el Wayna Picchu. La subida puede resultar dura, por eso los locales recomiendan que se masque hoja de coca para frenar el mal de altura.

La tranquilidad y la historia del lugar se pueden respirar desde esta verdadera obra de ingeniería y de arquitectura que no deja de sorprender a todos los que la visitan.

Foto 1: Markg6

Foto 2: Exfordy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...