El esquí de verano de Whistler cancelado por primera vez

La región de Whistler se ve obligada a cancelar su sesión de esquí de verano debido a los efectos del calentamiento global.

Verano de esquí

Aunque para la gran mayoría de nosotros el esquí es un deporte de invierno, en muchas estaciones del mundo también ofrecen la posibilidad de practicarlo en verano. Es el caso de Whistler, un complejo situado en Canadá. Pero este año es diferente, porque la estación no va a poder ofrecer sus servicios estivales, dado que se ha tenido que cancelar la práctica de este deporte por primera vez en 30 años.

El motivo principal es el calentamiento global que está trayendo consecuencias negativas en el glaciar de Whistler. Las altas temperaturas y los cambios climáticos que se están produciendo, han hecho mella en la nieve y en el propio glaciar, que muestra un aspecto poco idóneo para poder esquiar. En resumen, se están derritiendo poco a poco.

Así lo apuntaba Ken Achenbach, uno de los miembros del complejo, quien lleva muchos años ofreciendo clases para esquiadores y practicantes de snowboard en verano. Este año no va a poder seguir realizando su trabajo como hasta ahora, ya que no hay suficiente nieve para ello.

El principal problema es que la nieve que se encuentra en la parte superior del glaciar no presenta la capa necesaria para poder esquiar en ella, al derretirse, se trata de una nieve mucho más fina por lo que es complicado practicar este deporte y además conlleva grandes riesgos. En esta situación no se pueden crear pistas ni saltos para los esquiadores, tanto para los principiantes como para los más expertos.

Hasta el año pasado Whistler ofrecía sus servicios de esquí en verano con normalidad, aunque sí es cierto que desde hace 4 años los especialistas están notando el cambio que se está produciendo en el glaciar. Según algunos de ellos el proceso cada vez es más acusado, ocasionando que este verano no se puedan abrir las instalaciones para los amantes del esquí.

Para poder parar esta situación algunos expertos de Suiza están intentando crear un nuevo plan de gestión consistente en una capa de bronce que podría cubrirse con nieve artificial para así evitar que se derrita el glaciar y poder seguir practicando esquí en la época estival. Aún así, las predicciones sobre este fenómeno no son muy positivas, puesto que un reciente estudio llevado a cabo por científicos suizos ha revelado que de seguir así a final de este siglo los Alpes podrían llegar a perder hasta el 70% de la capa de nieve que tienen actualmente, lo que dará lugar a un mundo donde los esquiadores tendrán muchos problemas para disfrutar de su afición.

Vía: The Telegraph

Foto: mitjamikol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...