Atravesar la Cuevona: una manera peculiar de llegar a Cuevas del Agua

Cuevas del Agua es un bello pueblo asturiano a orillas del río Sella y a los pies de la montaña. Una singular ubicación que hace que acceder hasta el lugar sea toda una experiencia.

El río Sella es uno de los más conocidos de España gracias a su famoso descenso, el cual reúne a centenares de piragüistas cada verano. Las cámaras de televisión nos permiten apreciar, además, un bonito paraje que se extiende por toda la cuenca del río, dejando a su paso pueblos tan singulares como Cuevas del Agua.

Este pequeño municipio llama la atención por su belleza, pero sobretodo deja en el recuerdo de sus visitantes su peculiar acceso. Se puede llegar hasta el lugar en tren, pero si optamos por hacerlo por la carretera nos encontraremos con un túnel nada común y, sobretodo, nada artificial. La Cuevona de Cuevas del Agua es una cavidad profunda en la montaña, por la cual transcurre la carretera. Un pasaje natural que se ha convertido en uno de los grandes reclamos del municipio.

El trayecto se convierte así en toda una experiencia que se puede hacer bien en coche o bien andando. Para los que no les gusten los espacios cerrados la mejor opción es atravesarlo rápido con nuestro automóvil; pero si no tenemos ningún problema, más vale dejar el coche estacionado antes de entrar a la cueva para poder disfrutar de un agradable paseo por ella.

Andar junto al arroyo que fluye dentro de la cueva seguro que se convertirá en una experiencia inolvidable. La Cuevona está perfectamente iluminada, por lo que podremos apreciar con gran detalle sus bóvedas y los singulares surcos de sus piedras. Además, este túnel es toda una joya en cuanto a flora y fauna se refiere, puesto que sus peculiaridades sirven de hogar a algas, hongos, líquenes, musgos y helechos, salamandras ciegas y distintas especies de ranas, que encontraron aquí un entorno único para vivir.

Hablamos, por tanto, de 300 metros de recorrido que serán toda una experiencia. Lo mismo que conocer, una vez lleguemos al final del túnel, Cuevas del Agua. Este pequeño municipio (muy cercano a localidades más conocidas como Llanes o Ribadesella), sorprende por estar enclavado entre el encanto del río Sella y el de la montaña. Esta singular ubicación, junto a su peculiar acceso, lo convierten, sin duda, en uno de los pueblos más curiosos de España. Y también en uno de los más encantadores, pues precisamente por su situación, Cuevas del Agua nos sorprende conservando perfectamente tanto las tradiciones rurales de Asturias, como, sobretodo, la misma tranquilidad que siglos atrás.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...