Ying Tun, la aldea de los halcones

La mayoría de habitantes de la aldea de Ying Tun están especializados en el arte de adiestrar halcones.

halcones

En la provincia de Jilin, en China, existe una remota comunidad rural conocida como Ying Tun, o ?la aldea de los halcones?. Si te acercas hasta este pueblecito durante tu viaje, es probable que lo primero que oigas sean los silbidos de los cetreros, que llaman a estas majestuosas aves rapaces como parte del proceso de adiestramiento. Si alzas la vista al cielo, entre el feroz viento y las montañas nevadas verás acercarse a diminutos puntos negros, y poco a poco distinguirás su plumaje. Y es que, generación tras generación, la mayoría de los habitantes de Ying Tun dedican su vida al entrenamiento de los halcones.

La provincia de Jilin es una de las regiones más remotas de China. En este territorio habitan los Manchu, una comunidad que se esfuerza en conservar las tradiciones de sus antepasados, lo que supone, entre otras tareas, proseguir con el adiestramiento de los halcones, una costumbre que se remonta a la dinastía Qing. Las familias de Ying Tun, que consta de unos 300 hogares, comercian con las aves que los halcones cazan, y gracias a ello obtienen pequeños ingresos.

Sin embargo, los halcones no se entrenan solo por el dinero que puedan suponer sus presas, sino más bien por una cuestión de orgullo, de demostración de fuerza, de continuación de tradiciones. El adiestramiento supone, de algún modo, que el hombre controla por un instante la naturaleza, un antídoto contra la incertidumbre. Los cetreros de Ying Tun, conocidos como ?Yingbashi?, conocen a cada uno de sus aves, y forman con ellas un vínculo muy especial.

Sin embargo, no es fácil adiestrar a un halcón. Primero, los maestros en esta técnica se dirigen a los bosques para capturar a un ejemplar; tras la captura, el cetrero debe pasar varios días aislado con su halcón, mirándole fijamente a los ojos, intentando adiestrarlo y ganar la batalla contra la criatura, salvaje por naturaleza. Cuando lo consigue, es momento de enseñarle técnicas de vuelo, un espectáculo cautivador que podrás presenciar si visitas la aldea de Ying Tun en tu próxima aventura por China. Una recomendación: el Falcon Culture Festival, que se celebra durante la primera semana de enero.

Foto / jsogo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...