Port Aventura, aliciente de ocio en el Mediterráneo

Ya hace más de 15 años que Port Aventura, el parque temático situado entre Vilaseca y Salou (Tarragona), abrió sus puertas para disfrute de lugareños y visitantes. Para los primeros, y sobre todo en el caso de adolescentes o de familias con niños, es una cita obligada mínimo una vez al año. Y para los segundos, es una oferta más de ocio ligada a un viaje para conocer Barcelona, o a unas jornadas de sol y playa en la Costa Dorada. Del mismo modo que son clientes distintos, también acceden y disfrutan de Port Aventura de una manera distinta. Tarraconenses, catalanes y españoles suelen entrar en Port Aventura en posesión de ofertas y 2×1 que abaratan sustancialmente la visita, una alternativa que los foráneos desconocen. Estos últimos, por su parte, son más dados a alojarse en los hoteles del parque y a pagar el plus del Ticket Express, que permite acceso sin colas a las atracciones más emblemáticas del parque. Sea como sea, todos acaban disfrutando de lo mismo: lo que ahora mismo os describimos.

Furius Baco

Port Aventura consta de cinco áreas temáticas. La Mediterránea es aquella por la que se accede el parque y, como su nombre indica, hace referencia al lugar de origen de este peculiar ‘viaje”. Simula ser un pueblo pescador y estuvo libre de atracciones hasta 2007, cuando apareció la silueta del Furius Baco, una montaña rusa cuyos vagones salen disparados a 135 km/h en solo 3,5 segundos. Esta velocidad la convirtió en la más rápida de Europa hasta la construcción del Ring Racer en el circuito de Nürburgring (Alemania).

El recorrido habitual nos lleva, tras la Mediterránea, a los lejanos territorios de la Polinesia. Esta area temática está plagada de frondosa vegetación y cascadas, por lo que estéticamente es una de las más atractivas. Su atracción estrella es de agua y está ambientada en un volcán. Se llama Tutuki Splash. También destacan sus espectáculos de danza y de aves exóticas, todo un clásico del parque.

Tras la Polinesa llegamos a tierras asiáticas, aunque por el camino chocamos con Sésamo Aventura. Se trata de una nueva área infantil, incorporación estrella de la temporada 2011, con ambientación y atracciones destinadas al público familiar. La interacción y la fantasía reinan en esta mini área temática. Avanzados unos pasos, ahora sí, acabamos en la China. El ‘país del sol naciente’ tiene, en este caso, un presidente de excepción. El Dragon Khan, emblema del parque desde su apertura, pues por aquel entonces batió varios récord. Aún hoy sus ocho inversiones la sitúan segunda de Europa con más elementos de este tipo. El Colossus de Thorpe Park, en Inglaterra, le arrebató el primer puesto en 2002. Los que opten por emociones más tranquilas, las encontrarán en el Gran Teatro Imperial.

Una cuarta área de reducidas dimensiones, México, nos acoge tras la China. A pesar de haber sido durante años una zona de restaurantes, tiendas y espectáculos, hoy en día alberga dos de los destacados del parque. En primer lugar, Hurakan Condor, una increíble atracción de caída libre de 100 metros de altura y con tres tipos de góndola. ¡En una de ellos se viaja de pie! En segundo lugar, es imprescindible El Templo del Fuego, un elaborado espectáculo que data de los tiempos en los que Universal regió el parque. Finalmente la atracción de El Diablo ejerce de ‘tren de la mina‘, aunque de reducidas dimensiones.

Dragon Khan

Disfrutadas las reproducciones de estas cuatro regiones del mundo, queda un retroceso a épocas pasadas de la mano de la recreación de Estados Unidos: el Far West. Esta área temática es una de las que más se presta a atracciones y espectáculos y, probablemente, también sea la más grande. Desde los troncos del Silver River Flume, la montaña rusa de agua más querida del parque, hasta el crujido de las maderas de la Stampida. Es imposible no pasar gran parte de una jornada en Port Aventura en esta área temática.

Con todo ello se recorre el parque, aunque más vale hacerlo con buen calzado dadas sus dimensiones. En todo caso, una calurosa jornada siempre puede empezar (o terminar) en el vecino de Port Aventura. Costa Caribe es un parque acuático independiente al temático pero que vive bajo su abanico. Modesto pero suficiente para unos cuantos chapuzones.

Port Aventura es un parque veterano, atractivo y en el entorno excepcional del litoral mediterráneo. ¿A qué esperas para visitarlo? Te recomendamos hacerlo cuanto antes. Pero si, por lo que sea, te toca esperar algún tiempo, no desesperes. Algunos rumores apuntan a la construcción de una gran nueva atracción de cara al año que viene. El parque está en estos momentos en posesión de un grupo italiano que se ha propuesto hacerlo crecer en un tiempo limitado y abandonar la gestión con el recinto de ocio en todo lo alto. Y como su proyecto debe finalizar el próximo año, se dice que quieren salir por la puerta grande. Tan grande como, según apuntan algunos, una hyper. Ni más ni menos que una montaña rusa cuyo mayor aliciente son vertigionosos ascensos y descensos. No obstante, todo son habladurías. Lo que es garantía es que el año que viene el parque de Salou volverá a dar qué hablar.

Foto: Furius- Port Aventura por Gabriel Villena y Portaventura (…) por Joao Maximo en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...