El gato que revivió una estación de tren japonesa

Casi nadie usaba el tren que conectaba la ciudad de Wakayama con el barrio de Kinokawa. Hasta que llegó Tama, un curioso gato que ‘trabaja’ de jefe de estación y que atrae a miles de visitantes. En su mayoría niños menores de 12 años.

Gato Jefe de estación

El fin de semana es tiempo para las curiosidades. Y algunas pueden servir para mejorar un viaje en familia a uno de los destinos más fascinantes del planeta. Japón es una tierra milenaria, pero también cargada de curiosidades que hacen las delicias de grandes y pequeños. Desde las más tradicionales hasta las más modernas. El peculiar jefe de estación de la estación de Kishi en Kinokawa, al sureste del país, es un buen ejemplo.

Kinokawa es un barrio tranquilo, sin nada en especial, a las afueras de la urbe de Wakayama. Dicha ciudad es la capital de la prefectura con el mismo nombre, situada justo al sur de la de Osaka. El recorrido entre Kinokawa y Wakayama fue servido durante años por la Nankai Electric Railway, pero era una ruta muy poco utilizada. Tanto que cesó sus operaciones en 2004.

La Wakayama Electric Railway se hizo cargo del recorrido. Y en sus trabajos para rehabilitar la estación de Kishi, nombraron a un ser llamado Tama como jefe de estación. Este personaje no es humano, sino felino. Más concretamente, un gato que el jefe de estación de dos patas adoptó en 1999, y que desde entonces reside en el lugar.

Ahora Tama luce su gorrito de jefe de estación y su placa de empleado. Su trabajo no es muy duro. Más que dispensar billetes, lo que hace es dormir y lavarse para las constantes visitas (en la foto podemos ver lo complicado de su día a día). Percibe su salario en forma de comida ilimitada, así que podría decirse que vive a cuerpo de rey. Su felicidad y belleza son suficientes para atraer la curiosidad de los más pequeños de la casa.

Tren Tama en Kishi

Los gestores de la estación de Kishi han convertido el lugar en un auténtico parque temático dedicado a Tama. La estación tiene forma de gato, y cuenta con una cafetería que gira entorno a su figura. Sillas, pasteles, souvenires varios… Todo está relacionado con tan curioso personaje. Y para operar el recorrido hasta el lugar, se han lanzado tres trenes temáticos: el de las Fresas, el de Tama y el de los Juguetes.

Tama cuenta con un pequeño aprendiz, Nitama, que le libra de ciertas responsabilidades. Dormir y ser cuco siete días a la semana debe ser agotador. Aunque siendo realistas, y tras un rápido cálculo de edades, la presencia de este segundo jefe gatuno suena a dotar de carisma al heredero al cargo. Tama debe rondar, como mínimo, los 14 años.

Así que Tama cumple su cometido de martes a jueves, y Nitama le sustituye los fines de semana. La jornada laboral de ambos va de 10:00 h a 16:00h. Para visitarlos hay que acercarse hasta el andén 9 de la estación de Wakayama y comprar el billete a la estación de Kishi. Las huellas de felino en el suelo nos guiarán hasta el punto de partida.

Una vez en Kinokawa, otras actividades populares en la zona son la recogida de frutas y la visita a santuarios locales.

Para terminar, destacar que esta iniciativa no es una muestra de excentricidad japonesa. Hemos tenido ejemplos similares muy cerca de casa. El cremallera de Montserrat, en Cataluña, contó hasta 1957 con un perro guardabarreras que cumplía una función parecida. Ataviado con su correspondiente uniforme, recibía monedillas de los viajeros que paraban en el paso a nivel que cruzaba la carretera de Monistrol a Montserrat. Podéis leer más sobre él en la web Curiositats.cat (en catalán).

Vía: CNN Travel.

Fotos: Takobou y Jody McIntyre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...