Construyendo un castillo medieval con métodos de la Edad Media

El Castillo de Guédelon, en Francia, tardará más de 20 años en estar acabado. El motivo es sencillo. Para su construcción se están utilizando los materiales, técnicas, herramientas, transportes e incluso vestuario propios del siglo XIII.

castillo

Cuando por allá el 2020 el Castillo de Guédelon, en Francia, esté finalmente a punto, lucirá como una magnífica obra arquitectónica de la Edad Media. Como tantos otros castillos del país. Sin embargo, esta fortaleza contará con una peculiaridad: haber sido construida en tiempos contemporáneos, aunque utilizando al milímetro las técnicas propias del siglo XIII.

La construcción de Guédelon empezó en 1997 por iniciativa de Michel Guyot, propietario del cercano castillo de Saint- Fergau. Su idea fue aprovechar terrenos cercanos para elaborar una réplica exacta de un castillo de la Edad Media, y de paso investigar los procesos y dificultades propios de la época.

Para ello instaló su proyecto en una cantera cercana, rodeada de bosque y arroyos de agua, que permitiera tener al alcance todos los materiales necesarios. Contrató un equipo que actualmente ronda las 50 personas, más unos 200 voluntarios temporales, que se han dedicado a reproducir al detalle este ‘castillo medieval’. Sin ni siquiera dejar de lado factores como el transporte, las herramientas o el vestuario.

Es por eso que Guédelon, una construcción que hoy en día apenas demoraría meses, tardará unos 25 años en estar completamente acabada. Sin embargo, ya ahora atrae cerca de 300.000 visitantes anuales. Este poder atrayente ha revitalizado la zona donde se encuentra, hasta entonces una zona rural sin grandes recursos.

Cualquier persona puede dejarse caer por Guédelon, ya sea para colaborar en su levantamiento o para conocer la iniciativa.

La oportunidad de trabajar se ofrece como propuesta educativa. Cualquier persona que domine el francés, o mínimo el inglés, puede participar. También se pueden realizar prácticas profesionales en el contexto del currículo educativo, estancias de grupos de estudiantes, e incluso cursar algunos certificados de profesionalidad.

Quienes simplemente quieran conocer la iniciativa, pueden visitarla entre marzo y noviembre. La mejor época son los meses de verano, cuando Guédelon abre al público todos los días. En invierno, en cambio, cierra sus puertas. Dado lo flexible de su calendario, os recomendamos consultar los horarios en su web antes de visitarlo.

El precio de la entrada general para adultos es de 10 euros, y para niños de entre 5 y 17 años es de 8,50 euros. Existen descuentos para desempleados, estudiantes, jubilados, familias numerosas y personas con discapacidad.

El recinto de Guédelon está perfectamente adaptado a la llegada de curiosos, y cuenta con una cantina y lavabos para visitantes. Además, ofrece la oportunidad de realizar visitas guiadas por 2,5 euros adicionales y en francés o inglés.

El Castillo de Guédelon, a solo dos horas de París, hará las delicias de los amantes de la historia, de la arquitectura y de la arqueología. Y sin duda, ofrecerá valiosas aportaciones a los expertos en estas materias. Una visita curiosa y recomendable.

Foto: Ploync.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...