Reflexiones sobre la la Ley de las Directrices de Ordenación General y del Turismo en Canarias

Actualmente se está preparando un nuevo borrador de la Ley de las Directrices de Ordenación General y del Turismo en Canarias. Se plantea, supuestamente, que ahora la excepción será edificar el establecimiento como hotel escuela. Poner más camas en el mercado ¿qué sentido tiene? La única línea a seguir debería ser renovar las zonas turísticas y los alojamientos obsoletos. Esto se enreda aún más, en tanto en cuanto esta reglamentación autonómica hay que adaptarla a la nueva ley del suelo nacional, y los Cabildos y Ayuntamientos lo propio.

Anteriormente les hablé de las consecuencias que trajo para nuestra Comunidad Autónoma la aprobación de la Ley de las Directrices de Ordenación General y del Turismo en Canarias. Hoy por hoy se está preparando un nuevo borrador, que ya suma el rechazo de una gran parte de los diferentes colectivos. Se plantea, supuestamente, que ahora la excepción será edificar el establecimiento como hotel escuela, manteniendo este uso durante cierto periodo de tiempo, ¿después?, a saber. Claro, puede ser que uno esté sumamente equivocado, pero si los complejos están cesando su actividad por falta de rentabilidad, poner más camas en el mercado ¿qué sentido tiene?

La única línea a seguir debería ser renovar las zonas turísticas y los alojamientos obsoletos. Algunos empresarios ya se plantean que ni si siquiera podrán acogerse al reciente Plan Renove, aprobado por el Estado para reformar las unidades alojativas, porque no disponen de la liquidez suficiente con lo que aportar la ínfima parte que les corresponde. Su devenir diario se basa en apagar constantes fuegos, burlando a los temidos concursos de acreedores. ¿Planes de futuro? Pocos o ninguno, ya bastante tienen con sobrevivir.

Esto se enreda aún más, en tanto en cuanto esta reglamentación autonómica hay que adaptarla a la nueva ley del suelo nacional, y los Cabildos y Ayuntamientos lo propio. Con unos criterios difíciles de descifrar para el profano en la materia.

Campo de golf en Tenerife, Canarias. (www.euroresidentes.com)

Me pasó un caso. En la administración pública correspondiente planteé, previa alegación registrada, que en una determinada zona turística, a mi humilde modo de ver, lo más congruente era consolidarla, y no crecer hacia otro sitio cercano, porque con ello surgiría un nuevo resort en detrimento del anterior más antiguo. Además defendía que ese destino compacto era imprescindible ofertarlo en el exterior bajo una misma marca, para garantizar un trato lo más justo e igualitario entre todos los establecimientos, lo contrario sería la muerte súbita de la circunscripción.

Para que fue aquello, me crucificaron en el palo mayor, los voceros dijeron de mí lo innombrable, y los demás callaron por miedo, cuando miré hacia atrás estaba sola. Según las reglas del marketing político, cuanto más grande sea la mentira creada contra el adversario, más cala en el electorado. Y el manual lo siguieron a pie juntillas, de otra cosa no sabrían, pero en esa asignatura sacaron matrícula de honor. Bueno, esa es otra historia.

Conclusión, no se afianzó el destino referido, salió fuera del mercado convirtiéndose  mayormente en residencial y surgió uno nuevo contiguo, casualmente, plan parcial de un único propietario. Eso sí, promocionado con una marca totalmente distinta, con lo que el turista al efectuar la compra en su agencia de viajes correspondiente no podía imaginar relación alguna con el área vecina. También, faltaría más, tenía campo de golf y enorme urbanización residencial de lujosas viviendas unifamiliares.

No se trata de quien tenía o no tenía razón, sino de quiénes salieron perjudicados con esta decisión. Lamentablemente, el pueblo, como siempre. Municipio que hoy en día se enfrenta a un futuro incierto.

Habitación de un hotel. (www.euroresidentes.com)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...