Tokyo International Film Festival 2020, Japón demuestra su amor por el cine

Los preparativos para la celebración del Festival Internacional de Cine de Tokio 2020 continúan a buen ritmo y se confirma que habrá una amplia representación española.

Lo cierto es que Japón no es un país que viva el cine de la forma en la que se disfruta en España. Para nosotros es uno de los planes fundamentales del fin de semana, mientras que entre los japoneses es una afición interesante y un buen plan para de vez en cuando, pero ni mucho menos tiene tanta relevancia. Las familias van al cine muy de ciento a viento, aunque por el contrario, hay grandes aficionados al séptimo arte que lo viven de una manera muy cercana. En parte quizá no sea una tradición tan insertada por los precios, que son bastante más elevados que en España (sobre todo porque en Japón no hay tantas promociones como en nuestro país). Y también en parte porque no lo vamos a negar, en Japón hay tantísimas cosas que hacer en términos de ocio, que es difícil tener que recurrir al cine de forma frecuente.

Pero como decimos en el título de la noticia: Japón tiene un gran amor por el cine. Esa es una realidad indudable. El país tiene en su historia una gran serie de nombres, tanto cineastas como intérpretes, que han hecho historia en la gran pantalla tanto en Japón como fuera de la nación.

Quizá por ello el Tokyo International Film Festival 2020, el festival cinematográfico más importante del país, se ha negado a cancelar su celebración. Aunque todo apuntaba a ello a la vista de la situación de la COVID-19, sus responsables han preferido seguir adelante y apoyar al cine por todos los medios posibles.

Esta es la edición 33 del evento y se volverá a organizar, como es frecuente, en Roppongi Hills, uno de los lugares característicos de la zona central de Tokio que suele estar más relacionada con Occidente. Para evitar incidentes, la organización ha comunicado una serie de medidas de seguridad con las que intentarán que no se produzca ningún tipo de altercado y que todos los asistentes puedan tener la máxima seguridad cuando estén disfrutando de las películas.

Durante todo el festival será obligatorio el uso de mascarilla. Solo habrá una excepción: los momentos en los que haya invitados sobre el escenario que se quieran comunicar con el público. Posiblemente este sea un aspecto bastante criticable y debatible, pero es probable que algunos de los invitados prefieran no usar la mascarilla. En cualquier caso, será decisión de los asistentes salir de la sala o colocarse en las últimas filas para encontrarse más alejados del escenario. Para todos los demás, tanto prensa como espectadores, la mascarilla será obligatoria en todos los casos.

Además, en todas las salas se mantendrá un buen circuito de ventilación y siempre se fomentará el distanciamiento social entre los distintos asistentes. Se intentará que no haya aglomeraciones y se solicita a los asistentes que eviten gritar, animar, hacer filas con poca distancia entre las demás personas y tener en cuenta que es preferible no hacer reuniones, entrevistas y otro tipo de trabajos similares. Por otro lado, se harán controles de temperatura y también habrá que lavarse las manos de forma frecuente. Con estas medidas se tratará de conseguir que el festival se lleve a cabo de forma limpia y segura.

Hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un festival con una duración generosa, puesto que comenzará el día 31 de octubre y se extenderá hasta el 9 de noviembre. El programa se encuentra dividido en varias categorías y secciones que reúnen un variado catálogo de películas entre las que, por supuesto, destaca la presencia del cine japonés. Habrá pases de películas de gran calibre que aún no se han estrenado en Japón y que, en algunos casos, contarán con la presencia de invitados. También habrá grandes premieres de películas japonesas que se han reservado hasta el festival y que no han sido vistas con anterioridad. Este año, por ejemplo, se prepara la premiere mundial de Hokusai, la película que habla de la vida del famoso artista que ha pasado a la posteridad como el pintor japonés más importante de la historia.

Este año también habrá una sección dedicada al trabajo del director Koji Fukada, la sección de anime con un repaso a algunas de las películas de Pokémon, una sección de clásicos con obras inmortales de Hiroshi Inagaki y un apartado dedicado al público joven que reunirá distintas producciones actualizadas a las últimas tendencias. Además, habrá una colaboración especial con el 17th Latin Beat Film Festival que nos permitirá disfrutar de una gran cantidad de películas con sello latino, entre ellas algunas de producción española.

Por ejemplo, se podrá ver Courtroom 3H del director Antonio Méndez Esparza, que anteriormente se pudo ver en el Donostia-San Sebastián International Film Festival. También estará Sin Señas Particulares de Fernanda Valadez, La vida era eso de David Martín de los Santos (y tenemos muchas ganas de ver en un cine japonés una película en la que aparece Petra Martínez) y El Agente Topo de Maite Alberdi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...