Tiempo de vacaciones

Las vacaciones son momento para relajarse, hacer lo que uno quiere y sin agobios. Te acercamos algunos consejos para disfrutar al máximo del tiempo de descanso del año.

“¡Vacaciones!”. Es una de las expresiones más escuchadas estos días para los afortunados que disfrutan de un mes, normalmente, de descanso laboral y pueden evadirse en otro confín del mundo o a pocos kilómetros de casa, eso en ocasiones es lo menos importante. La compañía, el entorno, la sensación de relax… todo forma ese fenómeno llamado vacaciones. Saber disfrutarlas es algo vital para que el resto del año, más rutinario y con mucho trabajo, sea lo más llevadero posible. Si no, puede ocurrirnos que los días pasen volando y no hayamos tenido tiempo para desconectar, o que las ganas de que querer hacer mil cosas en poco tiempo nos acaben por agobiar más que por relajarnos. Es por eso que os hemos preparado algunos consejos para aprovechar como es necesario el tiempo de vacaciones.

Disfruta de tus vacaciones


  • Se acabaron las prisas: es un aspecto que debes tener muy en cuenta. Fuera agobios, fuera prisas. Si en tu tiempo de vacaciones sientes que vas muy agobiado, que te encuentras siempre haciendo y deshaciendo maletas, corriendo de un sitio a otro y sin disfrutar es que algo no estás haciendo bien. Es muy importante sentir que tú manejas tu tiempo, lo aceleras o lo frenas a tu manera. Durante el año, otros efectos externos manejarán en muchos momentos tu tiempo, con lo cual en vacaciones tú eres dueño y señor de lo que haces, sin prisas.
  • Regula la cantidad de actividades: en la aparición de las prisas tiene mucho que ver la cantidad de actividades que programes para tus vacaciones. Todo dependerá del tipo de persona que seas, pues hay quien en vacaciones marca un ritmo frenético pero cargado de adrenalina que le sirve para liberarse. Pero, ante todo, es mejor ir haciendo actividad tras actividad y disfrutarlas una a una, no pasarlas por el mero hecho de estar en vacaciones y poder hacer muchas cosas. Saborea un fin de semana en la montaña, un día de ruta, una mañana en la playa, un refresco bien frío en casa viendo la televisión, una película de cine, una noche de pasión con tu pareja… pero no sumes actividades en un contador que no siente, sólo actúa.
  • No acumules demasiados destinos: muy relacionado con las actividades están los destinos. Ten cuidado a la hora de planificar viajes en vacaciones porque muchos destinos pueden cansarte mucho, no dejar que descanses lo suficiente y hacer volar el mes de vacaciones. Si tienes pensado ir a un viaje a Europa, luego al pueblo de tu familia, al de tu pareja, luego unos días a un parque temático con tus hijos y llegar el día antes de trabajar a casa, piénsate bien si podrás disfrutar de cada viaje, si tendrás momentos para descansar y si es realmente lo que necesitas. A veces menos destinos con estancias más largas y reposadas son mejor para todos.
  • Deja margen a la improvisación: en vacaciones no podemos ir programados como vamos la mayoría del año. De casa al trabajo, del trabajo a casa y poco más. Es nuestra programación durante muchas semanas y no podemos dejar que las vacaciones estén planificadas al minuto. Podemos improvisar, es muy sano. La parte más abstracta de nuestro pensamiento nos permite improvisar y es necesario desarrollarla para saber relativizar las cosas. Si teníamos pensado madrugar para ir de ruta todo el día pero después nos apetece dormir hasta las 12 de la mañana, ¿por qué no vamos a hacerlo si podemos? Ya iremos mañana de ruta. Es un ejemplo entre muchos, pero siempre hay espacios para improvisar en vacaciones.  Eso te ayudará a hacerlo siempre que puedas durante el año y llevar mucho mejor el día a día.
  • Cuídate: es muy importante que las vacaciones te sirvan para cuidar tu cuerpo y mente. Si es posible, date algún capricho relacionado con tu relajación corporal como un masaje o algún tratamiento. La alimentación también debe ser adecuada, equilibrada, aunque lógicamente es el momento de tomarte la cerveza bien fría cuando te apetece o una buena chuleta. Pero no cada día, en vacaciones cuidarse también nos aporta muchas cosas.
  • Busca momentos de relajación: ponte como pequeño objetivo positivo tener cada día por lo menos un momento para el relax. Tanto puede ser el masaje que te proponíamos como una siesta en el sofá, como un rato mirando el mar, como estar flotando en la colchoneta sobre el agua de la piscina… Si no encuentras momentos de relax cada día es que has abusado mucho de la actividad continua durante tus vacaciones.
  • Haz lo que te apetezca en cada momento: siempre que puedas decide lo que haces. Lógicamente tendremos obligaciones como todo el mundo, pero en la medida de lo posible en vacaciones hay que hacer lo que uno quiere. Es la única forma de sentirse realmente libre de preocupaciones y de obligaciones.

Foto: sektordua en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...