Recomendaciones para visitar el Lago di Garda

El Lago di Garda es un lago de gran belleza que se encuentra en el norte de Italia, a solo media hora de Verona y que constituye un centro turístico de naturaleza con mucho encanto.

Al norte de Italia se puede visitar una zona muy bonita, el lago di Garda, que queda a solo media hora de Verona, entre Venecia y Milán, y que atrae por ser uno de los lagos más espectaculares, sus paisajes y los pueblos que a su orillas se erigen, con la posibilidad de hacer una pintoresca ruta por el lago di Garda.

Garda tiene un perímetro de 160 kilómetros y constituye un espejo de agua clara que refleja la montañas escarpadas y la vegetación que a su alrededor crece. Darle la vuelta puede demandar un par de días, para lo que lo mejor es ir en coche y detenerse en varios de sus pueblos más pintorescos, como son Simione, uno de los más conocidos, Torbole, Malcesine y Limone Sul Garda, menos famosos pero igual o más de bonitos.

También valdrá la pena ir hacia la zona norte, un tanto más despejada en cuanto a pueblos pero colmada de paisajes de gran belleza, con las montañas más escarpadas que alcanzan los 400 metros sobre el lago y un sinfín de verdes que las circundan.

Una duda que muchos viajeros pueden tener, es si se pueden bañar en el lago: la respuesta no solo es “sí”, sino que es uno de sus atractivos principales. Hay zonas mejores y otras no tanto para hacerlo, con las aguas del sur por lo general más limpias y agradables. De hecho, irás encontrando distintas playas, algunas de acceso pago y otras, gratuito.

De todas, la de Castelletto di Brenzone y la de Riva sul Garda son de las más bonitas, con aguas limpias y zonas para que los más pequeños jueguen. Otras, como la de Punta San Vigilio, no están nada mal, solo que hay que pagar entrada (en este caso, nada más y nada menos, de 12 euros).

Para moverse por la zona del lago di Garda, lo más recomendable es hacerlo en automóvil para tener independencia y desplazarse a gusto por la región. Sino también existen autobuses que, aunque no pasan con mucha frecuencia, pueden servir. Los más aventureros y deportistas también eligen la bicicleta, ya que el terreno es llano (aunque sí son largas las distancias). Otra posibilidad son los ferries (tendrás que averiguar en cada oficina de turismo de los pueblos).

Ya para dar una vuelta por el mismo lago, podrás alquilar lanchas acuáticas que te permitirán adentrarte en el mismo corazón de este bello espejo de agua. Eso sí, rentar una es un tanto costoso (cobran alrededor de 100 euros la hora).

Foto: Romtomtom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...