¿Quieres ir al cine? Aplica los siguientes consejos que te damos

Si queréis ir al cine os recomendamos que apliquéis una serie de consejos que os ayudarán a incrementar el volumen de seguridad.

Ante todo seamos muy precavidos y evitemos comportamientos de riesgo en plena época del coronavirus. Pero si queremos seguir disfrutando de la vida hay ciertas actividades que van a llamarnos la atención e interesarnos. Por ejemplo, el cine. Ya sea por la decisión que tomó Santiago Segura con el estreno de su última película o porque estamos enganchados al cine como tradición, la cuestión es que antes o después seguro que volvemos a las salas. Y en el momento en el cual lo hagamos será importante que sigamos unas recomendaciones para que no nos expongamos a posibles riesgos o problemas.

Los cines intentan sobrevivir

Los cines en España tienen una tradición que viene de lejos y cuya importancia en el día a día de las personas es elevado. No están al nivel de los bares, pero se les acercan de forma significativa. Y por ello la industria está sufriendo las consecuencias de la COVID-19. Los cines aún no han vuelto al 100% aunque ya se hayan realizado muchas reaperturas, y los que lo han hecho no han tardado en implementar medidas de seguridad con las que tratan de dar seguridad a los clientes que les visiten.

Con la cancelación del estreno de Mulan en cines, las salas están intentando hacer todo lo posible para llamar la atención del público. La pre-venta de entradas para Tenet ya ha comenzado y la taquilla intenta refugiarse en películas emotivas, profundas y que nos aporten algo. Un vistazo rápido en estos momentos a una de las salas más históricas de Madrid nos muestra que se encuentran en cartel 9 películas (a esperas del propio estreno de Tenet que se producirá dentro de unas horas).

Ante todo se está apostando por el drama y la comedia dramática. Se puede apreciar, en un análisis de la cartelera, que lo que están evitando las distribuidoras cinematográficas es captar la atención del público generalista, de los espectadores adolescentes y de los niños. Hay mucha lógica en todo ello y en cierto modo un gran volumen de ética por parte de las empresas del sector. Al no estrenar películas para niños, por ejemplo, las productoras no exponen a este grupo del público a exponerse a infecciones. Y teniendo en cuenta que los niños suelen ir al cine con sus abuelos, todo ello acaba teniendo mucha lógica.

Tampoco se están estrenando películas dirigidas a un público adolescente, un target más comercial que podríamos relacionar con producciones como Fast and Furious. Da la sensación de que se intenta atraer a los espectadores de comportamiento más comedido, personas que seguramente se interesarían por películas como The Way Back, un drama deportivo protagonizado por Ben Affleck.

Lo que sí nos encontramos son ejemplos menos éticos, como la película ¡Que suene la música!, cuyo póster incluye la frase «La mejor película del año para sentirse bien«, un argumento que nos parece bastante manipulador teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos. En la semana del 11 de septiembre, en Estados Unidos la película Yo, yo mismo e Irene de Jim Carrey se convirtió en un éxito sin precedentes en los videoclubs, pero nadie la promocionó con una frase como esa. Simplemente ocurrió.

El uso de la mascarilla

Hay todo tipo de salas de cine y las medidas varían entre sí, por lo que en algunos casos es posible que nos encontremos con una seguridad y control no tan firmes como se podría imaginar. Por ello queríamos hacer un inciso para recomendar que como medida de protección siempre uséis mascarilla dentro del cine. La sala es un espacio cerrado en el cual la circulación de aire puede no circular de forma demasiado adecuada o, en cualquier caso, solo utilizará el circuito de aire acondicionado para ello. Las dos posibilidades son peligrosas, por lo que deberíamos llevar la mascarilla siempre puesta.

Al fin y al cabo, por mucho que nos pongamos separados de otros de los espectadores, siempre queda cierto margen para que nos encontremos cerca en algún momento y que podamos «encontrarnos» con esas gotitas que podrían estar cargadas con el coronavirus. Por otro lado, no olvidemos que la infección se puede quedar en el aire durante cierto periodo de tiempo, por lo que incluso podríamos vernos afectados por el estornudo de una persona que hubiera estado en una sesión anterior a la nuestra.

Las palomitas u otro tipo de comida

Volvemos al cine para disfrutar de una película. Pero en ocasiones cuando recuperamos algo que hemos perdido, lo queremos al máximo, no con medias tintas. Y eso lo que significa es que nos apetece sentarnos en la butaca de cine para ver una película mientras comemos palomitas y nos tomamos un refresco. El problema es que al hacer esto lo que estamos haciendo es ponernos en riesgo por el factor del punto anterior: la mascarilla. Porque para comer y beber tenemos que bajar la mascarilla y estar sin ella el tiempo durante el cual estemos disfrutando de este clásico menú del cine.

Dicen expertos en sanidad que en realidad no debería haber tanto riesgo por comer palomitas en el cine y bajarnos la mascarilla durante algunos momentos. Si no tenemos nadie a nuestro alrededor ni tenemos riesgo de que nos estornuden cerca de una u otra manera, podríamos sentirnos seguros. Al menos eso es lo que dicen algunos expertos. A nosotros personalmente no nos termina de convencer. Es cierto que si no tenemos una persona sentada delante, detrás o a un lado que pueda estornudar, no debería haber riesgo directo, ¿pero y el movimiento que se produce con el aire acondicionado? Habíamos hablado de ello con anterioridad y no es algo que se pueda ignorar.

Por eso nosotros preferimos deciros que, durante unos meses, evitéis las palomitas y el refresco, o incluso los trozos de pizza y los nachos que se estilan en algunos cines. La bebida, una botella de agua, puede resultar imprescindible, pero por supuesto no hay ni punto de comparación en dar unos tragos de agua y en estar comiendo palomitas de forma constante a lo largo de toda la película.

¿Qué sesión es más segura?

La clave es que vayamos al cine en el momento en el cual hay pocas personas. ¿Cómo saberlo? En realidad es complicado saberlo a la vista de la situación en la que nos encontramos. Por regla general la sesión «golfa», la última de la noche, es la que menos público tiene. Pero en estos momentos muchas de las salas de cine no tienen habilitada esta sesión debido a la falta de público, por lo que la elección de una franja horaria resulta más complicada.

Para salir de dudas lo más recomendable es que hagamos la compra de las entradas online y que esperemos lo máximo posible antes de cada sesión. Eso nos permitirá ver si hay muchas entradas vendidas y así tendremos la oportunidad de calcular el volumen de riesgo al que nos exponemos.

¿Son los autocines más seguros?

Aunque os sorprenda, en algunas partes de España continúan estando disponibles los autocines. En realidad, no son antiguos autocines que sigan existiendo desde décadas atrás, sino que se trata de nuevos negocios que han aparecido como respuesta a la demanda del público. Estos cines son totalmente seguros, mucho más seguros que las salas tradicionales. Al fin y al cabo, lo que hacemos es mantenernos dentro de nuestro coche, con las ventanas bajadas y el aire acondicionado enchufado para que nos podamos encontrar de una forma cómoda.

Pero seguro que se os ha ocurrido un problema que nos expone a riesgos: el baño. Por mucho que tengamos bebida y comida dentro del coche, lo cual nos permite disfrutar de una buena experiencia cinematográfica, en algún momento podríamos llegar a necesitar ir al baño. No es necesario que esto ocurra. Por ejemplo, en las salas normales muchas personas no van al baño porque ya han orinado en casa. Por lo tanto, lo más recomendable es que intentemos orinar por adelantado y que así no tengamos necesidad de hacerlo en las instalaciones del autocine.

¿Qué hacer antes de sentarnos en la sala?

Pongamos que ya hemos entrado en el cine y nos hemos desplazado por las filas hasta llegar a nuestra butaca. ¿Deberíamos hacer algo como medida de prevención? Por supuesto. Lo que debemos hacer es desinfectar primero la butaca antes de proceder a sentarnos. Es posible que el equipo de limpieza del cine ya lo haya hecho, pero no perdemos nada por hacerlo también, resultando sencillo. Podemos usar spray de desinfección sobre la butaca y los reposabrazos y acabar la limpieza con toallitas impregnadas de alcohol que nos permitan terminar y dejar el asiento prácticamente como nuevo.

¿Y si tuviera que ir al baño?

Nos ponemos en la situación de estar en la sala de cine y tener, en medio de la película, la necesidad de ir al baño. Como decíamos antes, es recomendable que vayáis al baño antes de salir de casa, así reduciréis las posibilidades de tener ganas mientras os encontráis en la sala. También ayudaría que la película que vayáis a ver no tenga una duración extrema, lo cual es un problema teniendo en cuenta que Tenet, el film que todo el mundo quiere ver, tiene una duración de 150 minutos.

¿Pero y si no hay otra solución que ir al baño? En ese caso es recomendable que seáis muy cuidadosos, tan cuidadosos como para imaginar que todo lo que toquéis podría estar infectado. Por ejemplo, si tocáis la taza, la cadena, la puerta, la manilla o cualquier otro elemento similar, tendremos que hacer todo lo posible para limpiarnos de una forma conveniente. Eso significa que nos lavemos las manos con jabón durante unos minutos y que cuando hayamos terminado no olvidemos echarnos un poco de alcohol desinfectante. Así evitaremos el riesgo y podremos vaciar la vejiga sin miedo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...