¿Qué es lo que menos nos gusta de los hoteles?

Cosas que odiamos de muchos de los hoteles que visitamos, como que nos cobren por un mal Wi-Fi y por el aparcamiento.

Recepción de hotel

Por muy bueno que sea un hotel seguro que hay algo que, si nos ponemos tiquismiquis, no nos convence. Es lo habitual, y no porque seamos muy exigentes, sino porque es difícil encontrar un hotel perfecto en todos los sentidos. Esto nos lleva a plantearnos qué son las cosas que menos nos gustan de lo que hacen los hoteles. Lógicamente, no todos los hoteles coinciden en ello, dado que hay de todo, pero es bueno fijarnos en ello para tenerlo en cuenta.

Una de estas cosas que no nos gustan nada es el soporte de Wi-Fi. Aún hoy día, en 2015, son muchos (demasiados) los hoteles que nos quieren cobrar por el Wi-Fi. Y aún cobrándonos, la conexión que nos proporcionan es la más lenta que habremos probado en la vida. Ni una tortuga va tan lenta. Cuando la conexión es gratis tienes menos margen para quejarte, pero sigue siendo poco normal que se nos proporcione una velocidad a la red tan limitada.

Las tarifas del parking tampoco nos convencen. Nos puede salir más caro dejar el coche en el aparcamiento que el propio alojamiento (exagerando como podéis entender). No queremos que nos lo den de forma gratuita, pero sería agradable si las tarifas se redujeran.

Hablemos ahora del aire acondicionado o la calefacción. Los hoteles que nos dan acceso al control del sistema de climatización son una maravilla (si el equipo es bueno), pero en los que funcionan de forma regulada a nivel general nos vamos a volver locos. Si nosotros pasamos calor y el de la habitación de al lado pasa frío, bienvenidos a la guerra. Será imposible conseguir la temperatura ideal. Si tenemos frío nos podemos tapar en la cama o incluso nos pueden dejar una estufa, pero si el problema es el calor lo tenemos difícil, especialmente si es un hotel donde las ventanas tengan algún sistema de cierre.

Nos da un poco de asquito, pero los chinches son otro problema desagradable en los hoteles. Dormir en un hotel que no está acondicionado ni higiénico, en el cual los chinches han encontrado un nuevo hogar, es un terrible suceso. Hay páginas web que se dedican a informar de aquellos hoteles en los que hay chinches en las camas, así que os podéis imaginar que esto se ha ido convirtiendo poco a poco en un auténtico problema real. Y estas son solo algunas de esas cosas que nos molestan, seguro que vosotros también tenéis alguna en la cabeza.

Vía: Huffington Post

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...