Inspiración viajera para días de lluvia

La lluvia puede hacerte cambiar de planes durante un viaje, pero si sabes aprovecharla, te brinda grandes oportunidades.

Lluvia

La lluvia. Ese fenómeno que no nos ocasiona demasiadas molestias cuando estamos en casa, refugiados del mal tiempo, pero que, sin embargo, puede convertirse en nuestro enemigo cuando viajamos. En algunas épocas del año, y en algunas regiones, es muy probable que llueva durante alguno de los días de nuestro viaje. Y, aunque nos mentalicemos y sepamos que es una posibilidad, cuando comienza a llover muchas veces sentimos que el día se ha echado a perder. Si durante tu próximo viaje te recibe la lluvia, intenta darle la vuelta a la tortilla… ¡y aprovecha las posibilidades que te ofrece!

Si la lluvia es débil, no debe impedirte seguir explorando el destino elegido. Por eso siempre se recomienda llevar alguna pieza de ropa impermeable, o en su lugar, un paraguas (aunque no te servirá de mucho si a la lluvia la acompaña el viento, como muchas veces sucede). Con un buen calzado y un buen abrigo, el paseo puede proseguir con normalidad y, además, volverás a casa con una romántica colección de fotos de la ciudad bajo la lluvia. Pero, si estar en el exterior no es posible por la intensidad de la tormenta, echa tu imaginación a volar y piensa en qué lugares a cubierto te gustaría visitar en la ciudad. La opción más cómoda son los museos: estés donde estés, seguro que hay alguna exposición interesante a la que acudir para refugiarte del mal tiempo. Los grandes museos son de pago, pero muchos pequeños museos, algo más secundarios, tienen entrada gratuita.

Otra posibilidad es visitar una biblioteca. Todas las ciudades suelen tener una biblioteca central, destinada al estudio pero también abierta al público, y muchas de ellas presumen de un gran valor histórico y arquitectónico. A veces, en las grandes bibliotecas incluso es posible ver exposiciones gratuitas. Si te apetece relajarte, ¿qué tal ir a ver una película? Todas las ciudades cuentan con algún cine con encanto alejado de las salas más comerciales, donde, además de ver una película, disfrutarás de un entorno original y poco turístico. A la salida, nada como sentarte en una bonita cafetería y dejar volar el tiempo mientras para de llover…

Foto / breatheoutnow

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...