“Estoy acompañada”, el arma secreta de la viajera solitaria

Si viajamos por el mundo en soledad es positivo que no lo aparentemos y que parezca que estamos con alguien.

la viajera solitaria

Siempre que decidimos emprender un viaje por norma general solemos hacerlo en compañía. La familia, la pareja, los amigos… así las risas y la diversión están más que aseguradas. Pero en muchas ocasiones tenemos que desplazarnos sin ninguna compañía, ya sea por obligación o simplemente por placer.

A algunas personas les encanta viajar solas. Aunque este sea tu caso nunca es bueno dar a conocer todos los detalles de tu aventura a un extraño. Sabemos que no es bonito mentir, pero de vez en cuando una “mentirijilla” piadosa puede salvarte de más de un aprieto. Por este motivo siempre que viajes sola es recomendable que comentes que lo haces acompañada, porque nunca se sabe a quién podrías tener delante.

Y aunque hablamos en femenino debido a que las estadísticas indican que se producen más secuestros entre viajeras que entre viajeros, a los chicos también os decimos lo mismo y creemos que todo el texto es aplicable a ellos.

No queremos decir con esto que emprender una aventura tenga que ser siempre peligrosa, pero sí que es mucho mejor si te mantienes alerta y buscas medidas preventivas. Seguramente durante tu viaje te encuentres a personas maravillosas, de hecho va a ser una ocasión fantástica para conocer nuevos lugares, otras culturas y así ampliar tu círculo de amistades. Pero no olvides que también existen aquellos individuos que intentarán estafarte. En este sentido si viajas sola te vas a hacer mucho más vulnerable y serás una diana excelente para los posibles dardos que te puedan lanzar.

Disfruta de buenas conversaciones pero en la primera toma de contacto marca una cierta distancia de seguridad. En el momento en el que te pregunten ¿estás sola? Utiliza tus “armas” y suelta algo así como… “¡no! He quedado con un amigo ahora” o “mi pareja está en el baño”. Así por lo menos de primeras no serás un blanco fácil.

Pero además de usar estas pequeñas mentiras como medidas de precaución también pueden ser de gran ayuda para evitar algunas situaciones que no te apetecen en absoluto. Por ejemplo, ya sabemos que en los hoteles o en los cruceros suelen organizarse actividades diarias, “haber quedado” con tu amiga es una excusa genial para librarte de participar. O también podemos encontrarnos a esos típicos vendedores que no paran de insistir hasta que le compras algún artículo… Para librarte de ellos puedes decirles que tienes “que consultarlo antes con mi pareja”.

Foto: sereechaise

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...