¿Es recomendable viajar con la familia?

Analizamos algunos aspectos positivos y negativos de viajar en familia acompañados de nuestros padres.

Familia en la playa

La pregunta tiene miga y son muchas las personas que se la plantean de vez en cuando. ¿Es recomendable viajar con la familia? Y cuando nos referimos a familia, lo hacemos a los padres o hermanos. Se da por entendido que si ya tenemos una pareja e hijos, es lógico que viajaremos con ellos (no se nos ocurriría recomendar lo contrario, porque eso sí que sería un poco extraño).

Pero nos ponemos en el caso de aquellas personas que están en una edad en la que no saben si es bueno o no viajar con su familia. Lo de viajar en familia lo consideramos de forma natural como algo propio de nuestra infancia. Ese es un tiempo en el que no tenemos ninguna otra solución: viajamos en familia porque es lo único que nos queda y además nos suele gustar. A medida que pasan los años y llegamos a la edad del pavo vemos que no queremos pasar tanto tiempo con nuestros padres, con nuestros hermanos quizá, dependiendo de la edad.

Y cuando nos estabilizamos al dejar atrás la edad del pavo, nos lo volvemos a plantear. ¿Pero qué decisión deberíamos tomar? Hay pros y contras en ambos casos que se deben tener en cuenta. Uno de los pros es aprovechar el tiempo que tenemos con nuestra familia.

Quizá lo hayáis oído y leído en una gran cantidad de ocasiones y no os mentalicéis de ello. Pero es verdad que es recomendable pasar tiempo con la familia por mucho que, en algunas ocasiones, nos saquen un poco de quicio. Llegará el día, por mucho que no nos lo queramos plantear, que ya no lo podremos hacer, y será un momento en el que echaremos de menos los viejos tiempos. Así que en ese sentido es bueno aprovechar el tiempo que tengamos a nuestra disposición.

En contraposición a esto, las vacaciones con los padres pueden ser un arma de doble filo debido a que ahora que nos hemos convertido en personas totalmente formadas, es posible que ya no coincidamos tanto con ellos. Ni en gustos, ni en costumbres. Las cosas que nos molestaban un poco antes, ahora es posible que nos molesten e irriten mucho. Tanto que veremos que quizá unas vacaciones son demasiado para pasarlo en su compañía. Por otro lado, en ciertos momentos de la vida preferimos independencia y no tener que depender de si nuestros padres querrán hacer o no lo mismo que nosotros.

Es conveniente pensarlo mucho antes de tomar una decisión, pero al final la última palabra la tenéis vosotros.

Foto: birder62

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...