Entrevista con 15 blogueros viajeros

En un único post hemos querido unir una entrevista ‘coral’ a 15 de los blogueros de viajes más destacados de España y América. El resultado no podría ser otro. Ellos nos transmiten la pasión por viajar y un sinfín de consejos y lecciones de vida que vale la pena conocer.

blogueros_viajeros

En Dondeviajar hemos hecho un ‘experimento’ para tener en un mismo post la participación de algunos de los blogueros de viajes más destacados en España y América. Para ello hemos realizado una entrevista a un total de 15 conocidos blogueros que dedican parte de su vida a viajar y que nos han contado en primera persona sus experiencias y consejos tras visitar todos los confines del mundo.  Hemos ‘pillado’ a la mayoría de viaje, en destinos de lo más variopintos, pero han sacado tiempo para responder a nuestras preguntas, cosa que les agradecemos.

Antes de nada, es el momento de las presentaciones, pues vale la pena conocer un poco mejor a cada uno de nuestros entrevistados para después pasar a leer sus palabras. No perdáis detalle.

Os presentamos a…

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal en El País: Si sois amantes de los blogs de viajes, será uno de vuestros referentes. Paco es un periodista, viajero y apasionado por la fotografía que escribe en El País sobre viajes y turismo desde 1992, entre otras muchas colaboraciones en radio, prensa o televisión. Sus rutas son incontables, vale la pena leer lo que nos cuenta más adelante.

paco

Diego Picallo y Vanesa Egea de Volando Voy :  estos dos viajeros desean volar y conocer mundo cada día. En su blog nos lo cuentan de forma natural y apasionada, sobre todo si están en su destino predilecto, Asia.

diego picallo_Zhangye

Javier y Miguel de Viajar por Libre: dos viajeros y hermanos gemelos que nos traen consejos muy prácticos y que tienen una pasión común: el senderismo y el montañismo. Le preguntaremos por ello para conocer sus opiniones. Su blog es ideal para viajeros independientes, aventureros y amantes de los destinos exóticos.

JavieryMiguel

Pau García de El Pachinko: otro clásico de los blogs de viajes españoles (desde 2008 en marcha) de la mano de un joven muy activo en redes sociales que nos trae lo mejor de sus rutas. Asia es su pasión, principalmente Japón, y sus consejos para viajar con niños no tienen desperdicio.

Pau-fuera-del-Palacio-del-Emperador-en-Tokyo

Sandra Vicente de Myfamilypassport: un rincón ideal para entender que con niños se puede viajar, y mucho. Ella es el mejor testimonio gracias a los viajes que hace con sus tres hijos por todo el mundo.

sandra vicente_kunamoto

José Miguel Redondo, ‘Sele’, de El rincón de Sele : un ‘loco’ de los viajes. Podríamos decir que vive para viajar, y además de ello sabe transmitir sus vivencias de una forma sencilla que llega al lector con total naturalidad. Ya ha estado en 85 países, ¡y los que quedan!

selecabodebuenaesperanza

Isaac y Paula de Chavetas : “El mundo es lo suficientemente grande para poder cumplir tus sueños”, dicen en su cabecera. Ellos los cumplen siempre que viajan a un destino que no habían visto. Desde 2006 con el blog en marcha y desde 2010 ya en redes sociales, son muy activos y cuentan con una amplia comunidad de seguidores.

chavetas_

Fran Soler de Myguiadeviajes : este malagueño es un viajero constante, y su capacidad de llevar sus experiencias al blog es muy agradable. No escatima en detalles y consejos. Además, no entendería los viajes sin la gastronomía, con lo cual conoceremos algo más de su pasión culinaria.

fran soler

Nani Arenas de La Viajera Empedernida : el título de su blog lo dice todo. Sus relatos animan a preparar la maleta e ir en busca de cualquier avión, y además es una abanderada del turismo responsable. Su condición de periodista especializada en turismo se observa en la profesionalidad de sus historias.

nani

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía : si a la pasión de viajar le unimos la habilidad de un gran fotógrafo damos con una bitácora de calidad. Imágenes que te transportan a otros lugares e historias que complementan sus fotografías completan un cóctel perfecto.

antonio

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones : descubrimos a esta viajera gallega que en 2011 creó el blog por un viaje que iba a hacer a Australia, Nueva Zelanda y Fiji y desde entonces no ha parado de escribir sobre sus rutas. Su devoción por descubrir mundo se aprecia en sus palabras.

sabela

Jorge Gobbi de Blog de Viajes : un pionero en los blogs de viajes en América, este argentino y periodista especializado en viajes dedica su ocio y su profesión al turismo. Entre otros reconocimientos, en 2009 fue elegido como mejor blog de lengua española por Lonely Planet, ahí queda eso.

Jorge Gobbi Salford peq

Víctor Gómez de Machbel : un blog muy activo, actualizado y con la fotografía como gran abanderado de las historias de Víctor.

machbel

Alan de Alanxelmundo : otro gran blogger del continente americano, en este caso de México. Su videoblog hace que sus historias lleguen también en forma de imagen en movimiento. No perdáis de vista su canal de Youtube, con más de 280.000 suscriptores.

alan

Roberto y Maribel de Guisante Verde: dos bloggers viajeros que nos traen lo mejor de sus experiencias, aliñado con una alta dosis de imágenes y de consejos en el blog y en redes sociales.

guisante

Sus respuestas…

Hechas las presentaciones, sólo nos queda recorrer las múltiples historias y consejos que estos auténticos expertos de los viajes nos han dejado. Un gran pozo de sabiduría que os aconsejamos leer y tener siempre a mano para vuestros próximos viajes.

¿Nos cuentas tu experiencia más increíble en un viaje?

Diego Picallo y Vanesa Egea de Volando Voy

Quizás fue la que tuvimos en el Parque Nacional de Bako en Malasia. Todo viajero que visita algún parque natural o reserva siempre busca ver esos animales exóticos y difíciles de avistar que normalmente solo se pueden presenciar en parques o zoológicos.

En el Parque Nacional de Bako habitan los curiosos Monos Proboscis, más popularmente conocidos como Monos narigudos. En esta zona de Borneo es fácil verlos al atardecer en la orilla de la playa, donde acuden a recoger restos de comida de los visitantes, pero verlos así no representa ningún aliciente, pues están muy acostumbrados a ver a personas.

En nuestro caso tuvimos la gran suerte de que, durante un trekking solos por una ruta del parque, nos topamos de frente con uno de estos monos con enorme nariz y pudimos sentir un enorme pavor por su tamaño, pero a la vez la alegría de encontrar lo que andábamos buscando. Jamás lo olvidaremos ya que el estar alejado de la población, rodeado de selva, te hace sentir frágil, pero a la vez afortunado.

Alan de Alan x el Mundo

Las mejores experiencias siempre serán las que me esperan. Disfruto mucho mis viajes y, aunque hay lugares más impactantes que otros, la experiencia de viajar es ver la belleza en todos lados y aprender que cada sitio, cada destino y cada persona puede enseñarnos una lección inolvidable si sabemos ver con atención y generosidad.

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Es difícil, dado que todo gran viaje aporta siempre un montón de experiencias. Una de ellas fue durante una expedición a un conjunto de glaciares en el norte de Colombia. Es un país donde no esperas encontrar nieve, y cuando la ves parece que te has teletransportado a otro lugar del planeta. Pasar en tan solo 24h de los 30 grados a varios grados bajo cero hace que el cuerpo tarde mucho más tiempo en aclimatarse

Pau García de El Pachinko

Soy de los que piensa que el mejor viaje está por llegar, pero si tuviera que quedarme con un momento que marcó mi vida fue mi primer viaje a Japón. Allí descubrí que había otros mundos y realidades… la llegada a Tokio de noche con los neones y luces por todas partes me impactaron muchísimo.

tokyo

Tokio

Sandra Vicente de Myfamilypassport

La más reciente fue este verano, en Namibia, cuando mis hijos se marcaron un partido de fútbol con niños de la tribu Himba. ¡Pude constatar que el fútbol es un idioma universal! Los primeros momentos fueron miradas, pocas palabras, y alguna que otra pregunta que nuestros hijos nos hacían en relación al poblado Himba y las personas que en él vivían. A medida que empezaron a interactuar con los más pequeños del lugar, las sonrisas se apoderaron de sus rostros, y el miedo a lo ‘nuevo’ y a la vez desconocido desapareció. En el momento en el que algo parecido a un pequeño balón hizo presencia ya no había diferencias, ya era un grupo de niños disfrutando del deporte, corriendo, chutando y celebrando cada uno de los goles. Fueron unos minutos especiales que ninguno olvidará nunca.

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

Hay muchas: la vez que crucé el Sáhara hasta el río Níger en un 4×4 alquilado; al de la agencia le dijimos que íbamos a Marbella; hasta tuvimos que falsificar los papales del coche para cruzar fronteras… y lo único que sabíamos era cambiar una rueda. O la vez, más reciente, que atravesé una porción del hielo interior de Groenlandia con esquís y pulkas. Recuerdo también mucho la travesía a vela por el Pacífico que hice para llegara a un atolón remoto, Kapingamarangui: fueron 11 días en un pequeño 45 pies en la inmensidad del Pacífico.

José Miguel Redondo ‘Sele’ de El Rincón de Sele

Experiencias hay muchas, algunas más intensas que otras, pero todas enriquecen un viaje marcado a no olvidarse nunca. Me vienen a la mente algunos sustos como abandonar el Líbano horas antes de ser bombardeado por el ejército israelí en el verano de 2006, algunas mordidas policiales, kalashnikov incluido, en Mozambique, o dos noches acampando a la intemperie en un parque nacional de Botswana tras estropearse nuestro vehículo. Pero la mayoría son vivencias que me arrancan una sonrisa de emoción como la vez que me quedé sentado frente a una fila de moáis de Isla de Pascua, la mirada del primer leopardo salvaje que vi en mi vida o lo sucedido hace pocas semanas en Isla Reunión, donde pude contemplar un volcán en erupción a no demasiada distancia.

Isaac y Paula de Chavetas

Me siento un privilegiado por poder decir que me resulta muy complicado elegir una única experiencia. Tierras polares como Groenlandia, Svalbard o Antártida, el corazón de la África Negra, la fauna de Islas Galápagos, la apasionante Persia o malograda Siria o los remotos Mares del Sur han supuesto momentos muy especiales en un viaje, pero supongo que es la Antártida el viaje soñado que todos tenemos de pequeño, y atravesar aquel temible Paso Drake (las aguas más tormentosas del planeta) y aparecer lejos del “mundo de los hombres” en un entorno tan inhóspito como bello, supuso para mí un punto de inflexión en mi vida tanto personal como profesional.
groenlandia

Groenlandia

Fran Soler de Myguiadeviajes

La verdad es que experiencias se acumulan muchas cuando viajas. Una de las últimas que recuerdo fue en mi viaje a Panamá y Costa Rica que pasamos por el Parque Nacional de Corcovado, al sur de Costa Rica. Un impresionante trekking de dos días que nos llevó a unos de los lugares con más biodiversidad del planeta. Selva en estado puro y animales salvajes como monos, tapires, coatís, guacamayos o el esquivo puma, del que solo vimos sus huellas. Dormimos en la estación biológica La Sirena, en plena selva, regresando en avioneta sobrevolando este impresionante templo de la naturaleza que es Corcovado.

Nani Arenas de La Viajera Empedernida

Pregunta difícil, pues tengo muchas experiencias increíbles ligadas a viajes varios. Aunque los destinos que más huella han dejado son aquellos donde he tenido una vivencia personal especial. Por contar alguna recuerdo con sorpresa una coincidencia curiosa.

Ocurrió hace ya unos seis años en un pueblo perdido en la costa pacífica de Panamá, donde casualmente conocí a un español con quien entablé conversación. Tras un buen rato de charla y tras detectar coincidencias como su origen gallego me invitó a su casa para presentarme a su mujer, que casualmente era asturiana como yo. Y cuál fue nuestra sorpresa al descubrir que aquella señora era hermana de la que había sido mi profesora de filosofía en el colegio de pequeña y ¡uno de sus hijos estaba casado con una prima de mi marido! Increíble tantas coincidencias y tan dispares entre sí. Pasamos una jornada muy agradable recordando anécdotas familiares y hablando de nuestra tierra.

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Quizás una de las que más me marcó fue mi primer viaje en solitario a Japón. Viví festivales de primavera, dormí en templos sintoistas, en casas de japoneses, me perdí unas cuantas veces, aluciné con los templos, castillos y jardines, con la vida loca de Osaka y Tokio… Pero sobre todo recuerdo a los japoneses siempre ayudándome con una amabilidad extrema y sin hablar ni una palabra de otro idioma que no fuera japonés. Apenas pude mantener alguna conversación durante 3 semanas.

Otro viaje que me dejó huella fue el que hice durante varias semanas a Israel. Allí viví en primera persona el miedo en el que viven unos y otros, las miradas de desconfianza del que viaja contigo en autobús, las bombas con explosión vivida en directo, los atropellos injustificados, la violencia del día a día, el odio religioso… Además me robaron en el coche en el barrio árabe de Jerusalén, me apedrearon los yashidim del barrio ultra ortodoxo de Mea Shearim, acabé metido en un campo de minas en los Altos del Golán, subí a pie a Masada, me bañé en el Mar Muerto y en el lago Tiberiades, fui alojado por un profesor israelí en su casa, dormí en convento cristianos, salí de marcha en Tel Aviv, la policía israelí me interrogó durante horas…fueron unas semanas intensísimas en las que realmente viví peligrosamente.

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

Las mejores experiencias en mis viajes han venido siempre acompañadas del contacto de la gente local. Aunque he estado en lugares preciosos de Nueva Zelanda, donde espero volver algún día, los viajes a la India o a Irán son viajes más emotivos, los recuerdo ligados a más emociones.

En el caso del viaje a India, desde el primer día que llegué fue increíble. Los indios son muy habladores y curiosos y, sin bien es cierto que te puede llegar a cansar el responder las mismas preguntas una y otra vez, el interés que muestran y sus miradas tan tiernas hace que tengas toda la paciencia del mundo y les contestes todas sus dudas, incluidas las relativas a la religión. En esa ocasión viajé sola durante 24 días y tuve la oportunidad de conocer, ya el segundo día, a una familia jainista que viajaba en el mismo tren que yo, un trayecto de más de 20 horas. La conexión fue inmediata y me integraron en dos segundos. Compartieron conmigo su comida (que después del primer bocado decidí que me tenía que abstener de hacerlo por mi baja tolerancia al picante), sus mantas y horas de curiosas conversación. Dos años más tarde volví a su casa y compartí cinco días de lo más curiosos y tiernos.

Sin embargo, no sé si por ser más reciente, en el viaje a Irán he vivido experiencias que hasta la fecha no había tenido y todo gracias a su gente. La amabilidad y cortesía de los iraníes no dejó de sorprenderme.

Tabriz, Irán

Tabriz, Irán

Nada más cruzar la frontera empezó el contacto compartiendo taxi con un iraní que iba hasta Tabriz y mi primer día allí fue tan increíble que el diario de ese día lo escribí relatándolo a través de las personas que me fueron ayudando. Tendría cientos de anécdotas que contar de este viaje y de todo lo que los iraníes me ofrecieron, regalaron e intentaron hacer una estancia cómoda, pero tal vez la más curiosa fue una que me pasó en Yazd. El día que llegué era viernes (festivo en los países musulmanes) y paseando por la calle me encontré a muchísima gente saliendo de una mezquita, todos vestidos de negro (hombres y mujeres) y yo, con mi blusa de flores de colores pensé que igual no era lo más apropiado para ese lugar. No sé, pensé que igual les podía ofender, pero realmente sentía curiosidad por saber lo que pasaba allí porque había mucha gente con cajas y en un ambiente festivo.

Nada más acercarme, una niña me cogió las manos, me las puso en forma de cuenco y me vertió frutos secos. Todo sin decir una palabra, solamente con una sonrisa. Seguí caminando bajo la mirada de todos, pero una mirada amistosa y curiosa. Más adelante me dijeron que esperase y, saltándose la larga fila de gente que había esperando a recibir su caja de comida, un hombre fue diciendo algo en alto, todos se volvían y sonriendo me dejaban pasar. Me dieron una caja de comida, me deshice en agradecimiento y sonrisas y me di la vuelta. A los pocos metros, un hombre de apariencia sencilla, me ofreció su caja de comida. Le dije que no hacía falta (en lenguaje corporal) e insistió… y me llevé dos cajas de comida que más adelante compartí con un anciano.

Historias como estas tengo muchísimas y por eso ha hecho que tal vez el viaje a Irán haya sido donde más experiencias increíbles he vivido.

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

De los últimos años, una experiencia muy interesante fue viajar 4 días en un barco carguero por el Amazonas peruano, entre Pucallpa e Iquitos.

Víctor Gómez de Machbel 

¡Qué difícil! Me acuerdo de una anécdota muy simpática que me pasó en Maramures, la región más rural de Rumanía. Estaba en un pequeño poblado, cerca de la iglesia de madera, buscando encuadres. Una anciana pasaba por allí, hablando por el móvil, y al verme haciendo fotos se paró en seco, me sonrió, y con la mirada me pidió que le hiciera una foto con su móvil, las bolsas de la compra y la iglesia de fondo. Continuó su camino, hablando por el móvil.

 Maribel y Roberto de El Guisante Verde

Nuestro viaje a Egipto en 1994. El turismo se encontraba en valores mínimos, aunque hacía meses que los turistas no eran un objetivo. En El Cairo, era frecuente mirar a nuestro alrededor y encontrarnos con que éramos los únicos occidentales allí, y mientras recorríamos las calles la gente nos preguntaba sobre nuestra visita, si todo estaba bien y nos pedían que al regresar a nuestro país lo contásemos. Necesitaban que el turismo volviera.

Una imagen que nos impactó fue la del puerto de Luxor, donde cruzamos a numerosos barcos, abandonados, hasta poder acceder al nuestro. Las visitas a los templos, incluso a los más famosos, como Karnak o Abu Simbel… las realizamos sin más compañía que nuestros, escasos también, compañeros de buque.  Durante nuestro viaje nos movimos con libertad total, por barco y carretera a través de rutas que más tarde dejarían de estar abiertas al turismo, convirtiendo nuestro recorrido casi en una expedición.

Caminando por el Valle de los Reyes, visitando el Rameseum o la ciudad santa de Abydos, esa sensación de soledad, casi de auténtico descubrimiento al acceder a las tumbas, fue increíble.

Desgraciadamente, poco tiempo después de nuestro regreso, la situación empeoró con nuevos ataques a turistas, y echó por tierra todos los intentos del gobierno por recuperar un sector vital para economía del país. Por eso fue un viaje del que somos conscientes que nunca repetiremos, aunque volvamos a Egipto. Nunca lo olvidaremos.

¿Cuál es el consejo más importante que le darías a un turista ante cualquier viaje?

Alan de Alan x el Mundo

Viajar por libre. Sé que muchas personas prefieren tener el viaje completamente organizado por una agencia. Yo estoy en contra de eso. No me gustan los viajes organizados y mucho menos en grupo o tours. Para mí es casi como tirar tu dinero a la basura.

Si quieres que expertos organicen tu viaje creo que vale la pena que sea un tour privado para poder cambiar o modificar cosas, sin embargo esta opción suele ser costosa. Yo prefiero viajar por la libre siempre que sea posible.

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Calma, ante todo calma. Esto se consigue simplemente informándose sobre el destino a visitar. No basta con los lugares que deseas ver, sino empaparte de su cultura, status político, leer algún periódico online antes de llegar, consejos, hablar con la gente, leer y leer, todo esto siempre aporta gran seguridad.

Pau García de El Pachinko

Que deje los prejuicios en casa y que intente involucrarse lo máximo posible con la gente del destino que visita, los mejores momentos de los viajes suelen estar relacionados con las personas.

Sandra Vicente de Myfamilypassport

Que disfrute al máximo, que deje los prejuicios en casa y abra bien los ojos y se empape de la cultura del lugar y las costumbres. Hay tanto por ver y aprender…

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

Que vaya como una esponja… dispuesto a empaparse de todo. Lo primero que hay que dejar en casa son los prejuicios.

José Miguel Redondo ‘Sele’ de El Rincón de Sele

Que se documente del lugar que va a conocer a través de la literatura o de otros, pero que no cierre demasiado el viaje, que deje siempre mucho margen a la improvisación. Improvisando he vivido algunos de los mejores momentos, te sientes más libre y abierto a que sucedan cosas (casi siempre buenas).

Isaac y Paula de Chavetas

Lo digo siempre… jamás puedes ponerte a hacer la maleta sin el ingrediente más importante del equipaje, ¡mente abierta! Vivimos en una civilización occidental con unas reglas de juego que nos llevan inevitablemente a todos a tener una serie de prejuicios. Es complejo pero hay que intentar dejarlos atrás y absorber lo que el destino te plantea. Es muy posible que aprendas a ver la vida y otras culturas de una forma diferente, aunque resulte chocante.

Fran Soler de Myguiadeviajes

Sobre todo ir con la mente abierta, sin prejuicios, con respeto, con ganas de disfrutar y conocer cosas nuevas. Seguro que de esta manera disfrutas el viaje.

Nani Arenas de La Viajera Empedernida

Los turistas viajan para disfrutar. Para vivir experiencias diferentes, para conocer otros mundos. Mi consejo es abrir la mente y el espíritu para dejar que el destino haga efecto. Si viajamos con prejuicios, con ojos críticos ante lo diferente, comparando siempre con lo cotidiano y buscando defectos a todo lo que nos rodea estaremos perdiendo la valiosa oportunidad de disfrutar.

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Que se deje llevar, que improvise, que deje espacio para lo inesperado, que disfrute de cada experiencia porque de todas se aprende, que se olvide de dónde viene, que pruebe, que experimente, que hable con la gente y sobre todo que respete el entorno, la cultura y a las gentes del lugar que visita.

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

Que viajen con sus tiempos y ganas. Que no se sientan culpables por no ver todo, o por no cumplir un estereotipo de turista tipo “el viajero independiente”. Hay que tomarse el tiempo para descubrir de qué forma nos gusta viajar.

Víctor Gómez de Machbel 

Viajar con una sonrisa y los ojos bien abiertos. Acostumbrados a nuestra vida de prisas, sorprende lo amable que es la gente en todas partes cuando saludas con una sonrisa.

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

Lo más importante es el turismo responsable. No nos podemos olvidar de que estamos de paso y que somos invitados. Que debemos adaptarnos a sus costumbres y respetar sus normas de convivencia y cortesía. Si viajas a un país pobre, no olvidar que el dar dinero en la calle no es la solución, es mejor que ese dinero sea gestionado por una ONG. Pero, sobre todo, el gran consejo es disfrutar y adaptarse a cada nueva situación que se presente. No siempre sale todo como uno tenías organizado, y eso a veces es lo mejor que te ha podido pasar!

 Maribel y Roberto de El Guisante Verde

Aconsejar ya supone asumir una gran responsabilidad, y además elegir lo más importante… En el Planeta hay paisajes naturales donde nos gustaría acampar durante semanas, lugares históricos donde pasar días, museos en los que nos esconderíamos para disfrutarlos aun más, ciudades a las que nos gustaría llamar hogar…, y sin embargo, son las personas que vamos encontrando las que pueden enriquecer el viaje hasta el infinito. Curiosidad, mantener la capacidad de asombro, respeto y humildad, esa es la llave para viajar, y nuestro consejo.

¿El lugar más bonito que has visto? Si quieres 2 o 3 no te cortes.

Alan de Alan x el Mundo

Si se trata de algo construido por el hombre sin duda el Taj Mahal. Si hablamos de lugares naturales la Polinesia Francesa o la Patagonia roban el aliento.

Taj Mahal

Taj Mahal

Diego Picallo y Vanesa Egea de Volando Voy

Son muchos pero si hemos de escoger diríamos Zhangjiajie en China y la Bahía de Halong en Vietnam. Las formaciones montañosas de Zhangjiajie (China ) inspiraron a James Cameron para crear las famosas montañas aleluya del Planeta Pandora en Avatar y la realidad no dista mucho de la ficción, a parte de que estas montañas no vuelan. Este parque con miles de formaciones calizas de formas singulares es una maravilla visual.

La Bahía de Halong , situada en el Norte de Vietnam , es un lugar único donde centenares de islotes y atolones separados por el mar forman un conjunto montañoso en el océano único de un color turquesa indescriptible.

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Me quedo con tres lugares. Las torres del Paine en Chile, el conjunto de Islandia y por supuesto la isla sur de Nueva Zelanda. Como ves tres lugares montañosos, por qué será… El primero porque una ruta que hicimos nos marcó. El segundo porque lugar que visites, lugar realmente bonito. Y el último, Nueva Zelanda, por todo el misticismo que la rodea y unas montañas con un color realmente especial.

Pau García de El Pachinko

Muchísimos, algunos que me han dejado sin habla podrían ser los templos de Angkor en Camboya, el Taj Mahal o los paisajes del Sognefjord en Noruega, por citar los primeros que me vienen a la cabeza.

Angkor, Camboya

Angkor, Camboya

Sandra Vicente de Myfamilypassport

No tengo uno preferido. Me enamoré de lugares tan diferentes como las playas de la Polinesia Francesa, del desierto de Namibia, los paisajes nevados del Círculo Polar Ártico, especialmente cuando su cielo se tiñó del color de las auroras boreales.

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

La Antártida. Y el gran Sahara. Como verás, me gustan los desiertos, ya sean blancos, azules o marrones.

José Miguel Redondo ‘Sele’ de El Rincón de Sele

Después de cada viaje cambia mi lista de lugares Top, pero me voy a dejar llevar por los tres primeros que me vengan a la cabeza. El Taj Mahal, los templos de Bagan de Myanmar subido a un globo y las Cataratas de Iguazú. Eso sí, si me preguntas mañana te diré otros tres sitios. Y estaré encantado de hacerlo.

Isaac y Paula de Chavetas

La Bahía de Neko Harbour en la Antártida, el Desierto Lut en Irán y el Delta del Okavango desde el aire en Botswana.

Fran Soler de Myguiadeviajes

Difícil elección. Como ciudad me quedo sin duda con Luang Prabang, la antigua capital de Laos que tiene un misticismo que no he visto en ningún otro sitio. Como paisaje me impresionó mucho la Laguna de Jokulsarlón en Islandia, un lago glaciar con trozos de icebergs que se desprenden del glaciar cercano. Un paisaje que quita el hipo.
Luang Prabang, Laos

Luang Prabang, Laos


Nani Arenas de La Viajera Empedernida

He visto lugares preciosos y me gusta exprimir siempre lo hermoso de los destinos, tanto en lo estético como en lo personal, para eso viajo. Por tanto elegir es siempre una tarea compleja. Pero confieso que tengo ciertas debilidades, por ejemplo por los paisajes noruegos, dignos de las más bellas postales. También me fascinan los desiertos y en Israel he encontrado parajes con los que sueño. Y por último me fascinan las ciudades grandes, donde ves vida, donde captar tendencias, donde todo se mueve. En ese sentido Nueva York es uno de esos destinos donde además de ese ritmo encuentro belleza, quizá ya un poco decadente pero me sigue gustando. Podría seguir pues la lista de lugares bonitos es casi infinita pero…

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

¡Qué difícil! Algunos jardines de Japón de estética preciosista;  las islas de San Blas en Guna Yala, Panamá; algunas calles del centro de Florencia; las vistas al atardecer desde el crater del volcán Pacaya en plena erupción en Guatemala;  el increíble espectáculo de los fondos coralinos y su explosión de vida y color en el Mar Rojo; los palmerales del valle del Draa en Marruecos…

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

Por suerte he estado en lugares preciosos, lugares que me han emocionado y que me han hecho sentir feliz. Pero si tengo que decidirme por uno, me quedo con Bagan, en Birmania. Una preciosa ciudad con más de 2.000 templos que se pierden en el horizonte. Tal vez uno de los lugares más mágicos en los que he estado. No solo es la belleza que te rodea, sino el ambiente de calma y relax que se respira en cualquiera de sus rincones. Alquilar un bici y perderse horas por entre los cientos de stupas y templos es, sin duda, una de las experiencias más agradables que recuerdo.
Bagan, Birmania

Bagan, Birmania

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

Purmamarca, Jujuy, Argentina; Gante, Bélgica; Amsterdam, Holanda.

Víctor Gómez de Machbel 

En cuanto a paisajes, creo que me quedo con Escocia, seguido muy de cerca por las Islas Canarias. Hace poco estuve en Petra, lugar que me cautivó con su inmensa belleza y apasionante historia.

Playa de Durnees, Escocia (Machbel)

Playa de Durnees, Escocia (Machbel)

Vista del Roque Nublo y Teide, Gran Canaria (Machbel)

Vista del Roque Nublo y Teide, Gran Canaria (Machbel)

 Maribel y Roberto de El Guisante Verde

La pregunta más difícil, jajajaja. ¿Atardecer en Shoshone Point, Gran Cañón del Colorado?¿la lluvia resbalando por las enigmáticas caras del Bayon, en Angkor?, ¿la irrealidad de Antelope Canyon en Utah?, ¿la plaza de la ciudad vieja de Praga y su reloj astronómico?¿el otoño en Vermont, o en la Selva de Irati?¿el templo de Denderah en Egipto?¿la Capadocia?¿las montañas de Sapa en Vietnam?¿caminar por los Alpes?¿el Wat Po o el Palacio Real en Bangkok? Podríamos seguir casi hasta el infinito.

¿Por qué te apasiona viajar?

Alan de Alan x el Mundo

No puedo explicarlo, viajar me hace sentir vivo y no hacerlo me mata lentamente. Así que supongo que prefiero estar vivo.

Diego Picallo y Vanesa Egea de Volando Voy

La pasión por viajar que tenemos está fomentada en la sensación de libertad que nos proporciona, así como en descubrir que a pesar de ser muy parecidos, somos muy diferentes dependiendo de nuestra procedencia. Descubrir estas diferencias en cualquier ámbito nos apasiona y el viajar es como el aprender, cada día se descubre algo nuevo que sin duda te enriquecerá en todos los sentidos.

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Aventura y desconexión, un todo en uno. Ante todo nos apasiona descubrir lugares nuevos, pero la tranquilidad que esto nos aporta y el poder olvidarnos de la rutina diaria hace siempre que merezca la pena.

Pau García de El Pachinko

Creo que de algún modo todos los seres humanos ansiamos la libertad. Por eso, viajar se ha convertido en una de las formas más reconfortantes de sentirse libre. Viajar enriquece el cuerpo y el alma, nos proporciona conocimientos, nos acerca a otras culturas, nos hace más tolerantes, en definitiva, viajar nos hace sentirnos más vivos.   

Sandra Vicente de Myfamilypassport
Porque me siento libre, dueña de mi tiempo, alimento mi curiosidad porque cada día descubro algo nuevo….eso no me pasa en la rutina de mi día a día.

Isaac y Paula de Chavetas

Porque no quiero irme de esta vida sin volver a recibir esas sensaciones que tiene una persona cuando llega a los lugares más auténticos del planeta, que muchas veces son más sencillos de lo que pensamos y suelen estar lejos de los “monumentos” más aclamados. Es una droga.

José Miguel Redondo ‘Sele’ de El Rincón de Sele

Me apasiona viajar porque me parece la manera más eficaz de conseguir la felicidad, de recordar que nuestro planeta tiene muchas cosas que merecen ser mostradas. Y, en cierto modo, porque viajando me siento mucho más libre.

Fran Soler de Myguiadeviajes

Necesito salir de la rutina, ver gente nueva, conocer lugares distintos, descubrir otras culturas….  Es algo que tengo tan grabado que no concibo la vida sin viajar. Además me ayuda a conocerme a mí mismo, aprendo de la vida e incluso supero miedos. ¡No hay nada como viajar!

Nani Arenas de La Viajera Empedernida

Por mil razones, pero la más importante es quizá por que me gusta conocer nuevos mundos, otras culturas, otras costumbres… Esa visión deslocalizadora me ayuda a entender mejor mi día a día.

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Porque viajar es vivir, es aprender, es experimentar y es la mejor forma de conocerse a uno mismo. Viajando se pierden los miedos injustificados, se ganan amigos, te enriqueces como persona y es una cura infalible contra la rutina y la  mediocridad del día a día. Porque ante patrioterismos, nacionalismos, radicalismos religiosos y de banderas, viajar te enseña que ante todo y sobre todo, somos seres humanos que compartimos sentimientos esenciales como el deseo común de vivir en paz, de progresar, de ser felices y de dejar un futuro mejor a nuestros descendientes.

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

La primera vez que me subí a un avión tenía 4 años y, desde entonces, no he dejado de hacerlo. Soy hija de emigrantes que no han parado de moverse y han cambiado varias veces de ciudad, así que supongo que el conocer lugares nuevos es algo que no puedo evitar hacer. Aunque, en realidad, lo que más me mueve es el ansia de descubrir nuevos rincones, de disfrutar de la naturaleza y su fauna, de empaparme de las costumbres diferentes a las mías, de la cultura, de la gente.

Reconozco que me encanta la aventura y soy una auténtica apasionada de las nuevas experiencias. Tal vez es por ello que me gusta viajar sola, porque es la forma, para mí, de vivir más intensamente.

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

Porque soy curioso. No se trata de alejarse de nada. Sobre todo ahora, cuando la distancia entre estar en casa o fuera de ella son cada vez menos relevantes.

Víctor Gómez de Machbel 

Porque siempre descubro algo nuevo, me permite conocer lugares sorprendentes, y me encanta oir las batallitas que me cuenta la gente con la que me voy cruzando.

 Maribel y Roberto de El Guisante Verde

Viajar es exponerse, no en un sentido de peligro, sino de salir de nuestra zona de confort y comprobar que ahí fuera existen modos de vida, costumbres, creencias, manifestaciones artísticas, idiomas absolutamente diferentes, que lo que a nosotros nos parece blanco, puede ser negro para otros. Y, sin embargo, todos perseguimos lo mismo, nos mueven los mismos deseos, ambiciones y sueños. Viajar es conocer, es cultura, es aprendizaje. Es abrir los ojos y pensar: estamos vivos.

¿Viajar acaba con muchos tópicos de culturas, ciudades, destinos…? ¿Nos dices algún tópico que no sea cierto?

Alan de Alan x el Mundo

Hace unos meses visité Rusia y todo el mundo piensa que son serios y malhumorados. Nada más lejos de la realidad. Quizá no sean los más sonrientes con los desconocidos, pero son extremadamente amigables, simpáticos y cariñosos.

Diego Picallo y Vanesa Egea de Volando Voy

El tema tópicos es complicado ya que siempre existirán aunque en muchos casos son mentira. Dicen que en Tailandia hay ratas tan grandes como perros y que es habitual que te metan droga en las maletas… es algo totalmente falso todo y que haya habido casos como en cualquier otro país.

Ni las calles están llenas de ratas tamaño “Bambi” ni está lleno de prostitución , ni en el aeropuerto hay un grupo que mete estupefacientes a los turistas en su equipaje. Hay parte de verdad pero es mínima y lo mejor para salir de dudas es descubrir las cosas por nosotros mismos.

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Viajar a paises musulmanes es peligroso. Eso es un tópico a eliminar. Está claro que si el país está en un conflicto hay que informarse previamente, pero la inmensa mayoría de estos paises son tranquilos y merecen la pena visitar. Sus gentes son muy amables.

Pau García de El Pachinko

Que los alemanes o los escandinavos sean fríos y distantes, estando allí de viaje me ha dado la impresión de que les gusta más una terracita y la vida callejera que a los españoles… y eso es mucho decir.

Sandra Vicente de Myfamilypassport

Ni todos los andaluces son vagos ni todos los catalanes son tacaños. Vale la pena ir al lugar, conocer a la gente y sacar nuestras propias conclusiones.

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

Lo de que viajar te haga tolerante; es una mentira como una catedral. Últimamente, y con la aparición de todas estas nuevas tecnologías, me he dado cuenta de que hay cada vez más personajes intolerantes que se autodefinen como mejores viajeros que otros, incluso en un alarde de estulticia, insultan a quienes no viajan como ellos o no se adaptan a los patrones que ellos consideran la pureza del viaje (por cierto, ¿alguien sabe cuál es esa pureza?). Es una pena, gente que se jacta de haber visto muchos países y sin embargo no han aprendido lo mejor que te puede enseñar el viaje: la humildad. En el fondo me dan pena: tanto tiempo y dinero gastados… para ser peores personas.

José Miguel Redondo ‘Sele’ de El Rincón de Sele

Lo que sí veo claro es que la televisión no nos cuenta la verdad de cómo es el mundo. Viajar nos permite tener una visión mucho más amplia de los destinos que visitamos y que a menudo los medios de comunicación demonizan. Eso sí, no pocas personas de mente estrecha viajan para confirmar sus propios pensamientos.

Hoy en día Colombia es un país estigmatizado por su pasado pero que mira con ilusión lo que le viene por delante. La única peligrosidad que encuentro en el país es que la gente amable que me he encontrado puede hacer que un un día regrese para quedarme.

Isaac y Paula de Chavetas

Ufs, hay decenas de ellos. Por poner un ejemplo, ese que te dice “qué se te ha perdido en … (Irán, Botswana, …)”. A todos se nos ha perdido mucho, porque forma parte de la historia de este mundo que todos deberíamos conocer.
Botswana

Botswana

Fran Soler de Myguiadeviajes

Cierto, por eso es tan importante salir más a allá de nuestro círculo. Tenía un mal concepto de los rumanos, quizás porque en España se les conoce por cosas no muy legales. Fue ir al país y convencerme de que estaba muy equivocado. Su gente es espectacular, aunque malos haya en todos lados….

Nani Arenas de La Viajera Empedernida

Claro, muchos. Pero así sin pensar mucho elijo México, un país que adoro y que no es tan peligroso como dicen. Hay zonas del país tranquilas y muy seguras donde ese tópico de la “peligrosidad” no se cumple. Eso sí, digo esto apelando a la prudencia necesaria en todo viaje, un ingrediente fundamental en el equipaje de cualquier viajero.

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Viajar nos abre los ojos a otros mundos y culturas. Y por tanto derriba tópicos, pero sin embargo confirma otros o crea tópicos nuevos. Yo destacaría sobre todo la falsedad del tópico entre los tópicos: que el mundo es peligroso. Sólo lo es si buscas el lado más oscuro de la vida. Por lo demás la gente suele sorprenderte por su afabilidad y buena disposición. Ofrecer a los demás amabilidad y una gran sonrisa resulta infalible, y este sí que es un tópico que funciona siempre.

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

El tópico que más ha roto esquemas es el referente a la seguridad en Irán. Antes de marcharme, fueron muchas las personas que me decían que era imprudente, que para qué ir allí habiendo tantos lugares más seguros que Irán. Yo ya había leído bastante sobre este país hacía años y me había informado sobre la seguridad, por lo que intentar convencer a la gente de que no era una locura, me costó muchísimo. Más, viajando sola y de mochilera, usando transporte local y alojándome en casa de desconocidos.

Después de leer mi diario, fueron muchísimas las personas que me han escrito y comentado en diferentes medios que les había cambiado totalmente su visión de este país, que siempre imaginaron que era muy parecido a Irak. Está claro que los medios y algunas series de televisión y películas han hecho mucho daño a la imagen de este país.

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

No es cierto que viajar te haga más sabio o respetuoso. La curiosidad y el respeto son parte de tu vida, no un agregado que sale del viaje.

Víctor Gómez de Machbel 

Yo creo que sí, los tópicos son unas generalizaciones muy vagas que pocas veces se cumplen. Cuando estuve en Rumanía hace pocos meses, me alegré mucho de que eso que dicen algunos de que los rumanos son unos ladrones, sea totalmente falso. Viajando sólo por el país, con la cámara colgada del hombro, siempre me sentí muy seguro, incluso de noche por zonas bastante apartadas. Los rumanos son muy hospitalarios, y a mí me trataron estupendamente durante todo el viaje.

 Maribel y Roberto de El Guisante Verde

Por supuesto, una de nuestras premisas desde siempre es precisamente esa. Viajar es una cura de humildad, en todos los sentidos, te abre los ojos a otras realidades, cada una en su contexto, y te das cuenta de que los primeros tópicos que se caen son las fronteras. Aunque puede resultar fácil, incluso tentador, y más en estos tiempos, dejarse llevar y ver al resto con la imagen que de ellos nos proporcionan los tópicos, estamos convencidos de que es un error, del que rápidamente te sacarán las personas con las que interactúes durante el viaje.

Cada viaje está repleto de tópicos que se caen, algunos nada más llegar al destino, para derribar otros es necesario profundizar más en las sociedades, aunque el resultado es siempre el mismo. Los tópicos responden a esa extraña necesidad que el ser humano parece tener de categorizarlo todo, tal vez para establecer bandos, quienes son amigos o no…, la realidad es bien diferente. Un tópico muy extendido es lo mal que se come en un país que hemos visitado en varias ocasiones:  Estados Unidos. Ocupa un territorio casi tan grande como Europa, casi 300 millones de habitantes, que forman uno de los países más multiculturales del mundo, donde todos los que allí han llegado lo han hecho cargados con sus tradiciones, su idioma, su religión y, por supuesto, su gastronomía. ¿Podemos plantearnos en serio que únicamente viven de refrescos azucarados y hamburguesas? Hace unas semanas publicamos un post en relación a este tema, lo titulamos “12 restaurantes de Estados Unidos donde no echarás de menos a tu madre”. Hemos elegido una docena, podían haber sido muchos más, incluso nos planteamos iniciar una serie, ya veremos, aunque la intención creemos que queda clara.

Viajar con niños

A veces oímos aquello de que “con niños no se puede ir a ningún sitio”, ¿qué les dirías a los que lo afirman?

Sandra Vicente de Myfamilypassport

Con niños se puede viajar, claro que sí. Sólo hay que ser más flexibles y adaptarnos a la situación. Siempre me ha gustado viajar y no quería renunciar a ello cuando fuera madre. Probablemente, el hecho de viajar con hijos hace que debamos hacer más sacrificios, y dejar de hacer actividades o visitar lugares que sin ellos sí haríamos o visitaríamos, pero por otro lado nos aporta nuevas experiencias que como familia nos llenan mucho.

¿Qué aliciente tiene viajar con tus hijos?

Sandra Vicente de Myfamilypassport

Personalmente me aporta momentos de calidad con ellos. Durante el día a día tenemos poco tiempo para estar juntos y viajar nos hace compartir muchas situaciones distintas, todos juntos. Si me quedara en casa, seguramente estaría haciendo también cosas y actividades con los peques, pero estos no serían momentos inolvidables y que iríamos recordando en cada ocasión. Creo que estamos creando recuerdos familiares que vamos a tener presentes toda la vida.

¿Qué crees que le aporta a un niño/a poder viajar y conocer nuevos lugares?

Sandra Vicente de Myfamilypassport

Considero que es una buena forma de educar a mis hijos, así que en lugar de dejarlos con los abuelos me los llevo conmigo. Les abre la mente, les hace ser más flexibles, salir de su zona de confort y conocer otras culturas, vivir otras situaciones y experiencias distintas a su día a día.

Pasión por la fotografía

¿Cómo nace tu pasión por los viajes y la fotografía?

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

Pues nunca tuve dudas de que fueron los años de infancia y adolescencia que pasé en el grupo scout de mi barrio, en Murcia. Meterme a los 9 años en aquel grupo fue la mejor educación que me pudieron dar mis padres: allí aprendí a amar la naturaleza, a compartir, a autogestionar, a colaborar con otras personas, a viajar y a entender que el mundo era mucho más grande que los pequeños límites de mi barrio. Cuando teníamos 15 años, compramos una vieja ampliadora y un laboratorio de B/N y empezamos de manera completamente autodidacta a revelarnos nuestras fotos; ahí me enganchó la fotografía. 

Una imagen vale más que mil palabras, en tu caso, ¿qué valoras más tras un viaje, lo que puedes contar o las imágenes que has tomado?

Paco Nadal de El Blog de Paco Nadal (El País)

Creo quen una cosa apoya a la otra. Los que nos dedicamos a esto somos en el fondo contadores de historias. Nos gusta… es más, diría “necesitamos” contar experiencias. Y todas las herramientas son válidas para hacerlo. No me imagino viajando sin tomar notas e imágenes. 

La fotografía es una de las claves del éxito de tu blog,¿qué imagen recuerdas como más increíble entre todos tus viajes?  Si quieres 2 o 3 no te cortes.

Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Aunque tengo algunas fotografías que me gustan mucho, curiosamente las que más recuerdo son aquellas que no pude o no me atreví a hacer. De retratos me marcó la de un niño hambriento de Soweto, Sudáfrica. Le regalé una bolsa de dulces que llevaba encima, y mientras me miraba fijamente con desconfianza mordisqueaba la bolsa de plástico para comérsela. En paisajes me quedo con un atardecer en el Parque Natural de Yosemite, Estados Unidos. Otra que me valió un premio fue la de un surfero rompiendo la ola en el momento que se ponía el sol en Montañita, Ecuador. Y también por lo atemporal, la de unas maiko paradas en el bosque de bambú de Arashiyama en Japón admirando el paisaje, tal como si fueran una aparición de otro tiempo.

Yosemite (Antonio Quinzán)

Yosemite (Antonio Quinzán)

Arashiyama (Antonio Quinzán)

Arashiyama (Antonio Quinzán)

Sabela Montero de Viajando, imágenes y sensaciones

Recuerdo perfectamente mi primera foto a un elefante en Botswana… ¡fue algo impresionante! Recuerdo que íbamos en el todo terreno y nos fuimos acercando a una manada de elefantes. Nos paramos y un enorme elefante vino despacito hacia nosotros, no había peligro, ¡solo muchísima emoción! Después de secarme las lágrimas cogí mi cámara y le saqué decenas de fotos.

Desde entonces he tenido la ocasión de sacar más fotos a este enorme e impresionante animal, pero nunca olvidaré esa primera vez.

Víctor Gómez de Machbel 

Son muchas las fotos a las que les tengo un cariño especial, por lo que escoger una como la más increíble me es realmente difícil. Hay algunas que me gustan mucho porque surgieron sin esperarlo, como por ejemplo del arco iris sobre la playa en Escocia. 15 minutos antes de la foto llovía tanto que aquello parecía el fin del mundo. O estando en Canarias, tan sólo tuve un par de minutos para hacer la foto en la que se ve el Roque Nublo y el Teide sobre el mar de nubes, en un atardecer totalmente inesperado.

Y si me pongo a pensar en personas retratadas o momentos únicos que pude inmortalizar, la lista es interminable. Es lo bueno de los viajes.

Gastronomía

Sabemos que eres especialmente amante de la gastronomía, ¿un plato único que hayas comido en tus viajes?

Fran Soler de Myguiadeviajes

No entiendo los viajes sin la gastronomía, que creo que es parte de la cultura de un país. Uno de los platos que me emocionó en Vietnam (fueron muchos) se llama Bum Bo Nam Bo, una deliciosa sopa de noodles con ternera, brotes de soja, ajo, hierba, limón y mango verde. La probé en Hanoi y os aseguro que es una delicia para el paladar. La sopa Tom Yan Gong Tailandesa, el arroz de polvo portugués (con pulpo) o la sopa de avena eslovena son otros de los platos que me han encantado. ¡Pero tengo que decir que como en España no se come en ningún sitio del mundo!

 Un pionero 

Como pionero blogger de viajes en Argentina, ¿qué has aprendido principalmente durante tu trayectoria?

Jorge Gobbi de Blog de Viajes

Que la cualidad más relevante del blogger es la constancia. Podemos escribir muy bien, viajar mucho, etc, pero sin la constancia de escribir de manera regular nada de eso sirve. Y que es muy importante trabajar en grupo con gente en la que confíes y con quienes tengas objetivos en común.

Asia es una de tus grandes pasiones, ¿cómo convencerías a un futuro viajero para que se decante por tu continente favorito?

Pau García de El Pachinko 

Asia es de esos continentes donde es imposible que no vivas mil y una experiencias nuevas o que te asombren cada día. A mí me gusta decir que si parpadeas te estás perdiendo algo realmente extraordinario. Todo es distinto y fascinante, pero de algún modo allí  me siento como en casa.

Senderismo

Como amantes del senderismo y montañismo, ¿un lugar que todos los aficionados no pueden dejar de visitar y recorrer?

Miguel Blanquer y Javier Blanquer de Viaja Por Libre

Si buscamos un lugar medianamente cercano y con paisajes de quitarse el sombrero ese es Escocia. Tanto las High Lands como la isla de Skye poseen unas rutas de senderismo aptas para todo tipo de público. Montañas de un verde sobrecogedor rodeadas de grandes fiordos que podemos confundir con grandes lagos. Por ejemplo, una ruta muy transitada es el Ben Nevis, el pico mas alto de Reino Unido.

javier miguel- ruta landmannalaugar Laugavegurinn

Ruta Laugavegurinn (Javier y Miguel Blanquer)

Fotos: Tokyo , Groenlandia , Tabriz , Taj Mahal , Angkor , Luang Prabang , Bagan, Botswana vía Shutterstock /

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...