Enfermedades y Viajes. ¿Conoces las reglas para viajar seguro?

Viajar es un placer y de ello no tenemos duda para todos a los que nos encanta, pero, ¿alguna vez has pensado en los riesgos que corremos cuando viajamos o después de viajar?. A modo informativo en el post de hoy detallamos cuales son las principales enfermedades que podemos contraer en un período de tres meses después de realizar un viaje a un país exótico o tropical.

Como bien dice el dicho prevenir es curar y es mejor guardar nuestra salud en correctas condiciones es primordial pero aún más si queremos seguir viajando y no tener problemas allá donde vayamos. Curiosamente ha crecido el índice de destinos tropicales o exóticos entre las personas que deciden viajar. Las enfermedades son muy variadas y distintas a la que habitualmente nos rodean de normal y es que elegir un destino tan distinto a nuestro hábitat pone en peligro potencialmente nuestra salud sin que lo sepamos.

Es recomendable informarse previamente antes de llegar a nuestro destino y tomar las precauciones necesarias, mínimo un mes y medio, para no contraer ninguna enfermedad infecciosa de la cual transforme nuestro viaje de placer en una pesadillaE. Entre las precauciones más comunes antes de realizar nuestro viaje podemos informarnos de cómo es la situación sanitaria del país al que tengamos pensado ir, nuestro estado de salud y las recomendaciones que nos indique el médico de cabecera. Si es necesario la vacunación es la medida esencial para nuestra prevención.

En los Centros de Vacunación Internacional es donde nos pueden informar, tomar nota de la medidas preventivas, vacunarnos si fuese necesario y pedir nuestro certificado de vacunación internacional. Los riesgos sanitarios asociados a los viajes son distintos y mayores para los diferentes grupos de viajeros: bebés y niños pequeños, mujeres embarazadas, ancianos, minusválidos y personas que tienen ya de por sí algún problema médico previo. Los enfermos crónicos deben llevar consigo los medicamentos necesarios para todo el viaje. Nunca se sabe lo que puede pasar y si podrías encontrar tus medicamentos prescritos por tu médico de cabecera.

Es recomendable que se lleve un abastecimiento de medicamentos siempre por duplicado por si nos roban, al menos llevar uno en el equipaje a mano y otro en el equipaje facturado. El viajero deberá tener a mano la forma de contactar con su médico conjuntamente a todos los documentos que acrediten que es enfermo crónico, cual es su situación sanitaria y tratamiento necesario. Todo esto es necesario para que el viajero pueda llevarlo consigo en el caso de que se quiera requisar el material en alguna aduana.

Las vacunas obligatorias más conocidas son: la de la fiebre amarilla, sobre todo si viajas a África, América del Sur y América central. La Meningitis Meningocócica, para la zona de Arabia Saudí y exactamente para los peregrinos que se dirigen a la Meca.

Entre las vacunas recomendadas y que no son necesariamente obligatorias en su aplicación son el Tétanos y Difteria, Hepatitis A y B, Fiebre Tifoidea, Cólera, Diarrea del Viajero, Rabia, Encefalitis primaveroestival, Encefalitis Japonesa, Paludismo o Malaria y el Dengue.

Por último, si al retorno del viaje descubres síntomas extraños, fiebre, diarrea o trastornos en la piel, debes acudir al médico de forma urgente y referenciar el viaje que has hecho. Debemos ser conscientes que hay enfermedades que se manifiestan en un período de tres meses posterior al viaje que hayamos realizado, por eso en caso que haga falta ir al médico se deberá comentar qué viaje se hizo. Así lo explica la Dra. Rasia Morales Matínes, responsable del Área de Atención al Viajero de la Unitat de Medicina Tropical i Salut Internacional Drassanes del Institut Català de la Salut en Barcelona.

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el Decálogo de buenas prácticas a seguir en cuanto a alimentos y bebidas durante un viaje (especialmente si es a una zona exótica o tropical) responde a estos sencillos principios:

1.     Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo antes y después de comer, manipular alimentos o ir al baño

2.     Beber agua embotellada o debidamente tratada. Las bebidas calientes y refrescos embotellados son más seguros

3.     No tomar hielo que no haya sido preparado de forma segura

4.     Consumir sólo leche envasada y derivados lácteos debidamente higienizados

5.     Atención a la repostería y los helados, ya que pueden ser origen de enfermedades

6.     Evitar el consumo de pescado y marisco crudo. En algunos países algunas especies pueden ser peligrosas incluso aun estando cocinadas

7.     Las comidas deben estar suficientemente cocinadas y servirse calientes

8.     Cuidado con salsas y preparados que contengan huevos crudos

9.     Pelar la fruta personalmente y no consumir verduras crudas. Las ensaladas pueden ser peligrosas

10.  Evitar comprar comida a los vendedores ambulantes

En definitiva, el viajero ha de tener siempre en cuenta el siguiente consejo: “Los alimentos: cocinados, pelados o no tomados”.

Foto1/ autor Aah-Yeah

Foto2/ autor @Alvisensi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...