El contenido ideal para una mochila en una situación de emergencia

¿Qué debería tener la mochila para emergencias más activa y completa? Os damos algunas ideas que podéis tener en cuenta para sobrevivir.

Cada día estamos expuestos a una mayor cantidad de información relacionada con situaciones apocalípticas que nos podrían situar en medio de un terremoto, un tornado o cualquier otra catástrofe en la cual nuestra vida se pusiera en peligro. Y lo importante, teniendo en cuenta que nunca sabemos qué puede ocurrir a nuestro alrededor, tanto cuando estamos viajando como mientras nos encontramos en nuestra ciudad, es que sepamos cómo reaccionar.

Parte de saber reaccionar se fundamenta alrededor de la necesidad de que contemos con una mochila para emergencias. Se trata de una mochila que tendrás guardada en el armario en un sitio accesible y que no tocarás salvo que no pase nada. Pero el día que pase… si pasa algo… agradecerás haberla tenido ahí esperándote. En algunos países como España no es tan necesaria como en otros donde hay muchas más posibilidades de que ocurra algo inesperado. En Japón, por ejemplo, es frecuente que nos encontremos ante el miedo de un terremoto, gran tifón o incluso tsunami que nos haga salir de casa corriendo para buscar un lugar más seguro. Por eso es importante tener la mochila preparada pase lo que pase.

Hay muchas posibilidades en cuanto a la preparación de la mochila. En Japón se recomienda contar con una serie de herramientas muy ligeras y prácticas que pueden ser usadas sin ningún tipo de conocimiento. Se trata de hacer un tipo de mochila práctica ante todo, pero no tan especializada como podría llegar a ser. En Estados Unidos, al contrario, los especialistas en supervivencia recomiendan mochilas más profundas y mejor preparadas, con herramientas que si no sabemos utilizar no estaría mal que practicásemos mientras tengamos tiempo para evitar quedarnos vendidos en situaciones de riesgo.

Consejos a tener en cuenta

El espacio es limitado y el volumen de peso que podemos soportar también. Estos son dos factores importantes que tendremos que tener en mente cuando estemos preparando la mochila. Por esto, si vamos a introducir ciertos alimentos en ella (siempre no perecederos o con una fecha de caducidad muy amplia) tendrán que ser ligeros. La comida seca, por ejemplo, es una buena idea. Con el agua el primer pensamiento que tenemos es de introducir botellines en la mochila. Pero lo que hacemos con ello es cargarnos con un peso excesivo. Es posible poner un botellín, por si acaso estamos en una situación crítica en la que necesitemos agua desesperadamente, pero en su lugar lo recomendable es que tengamos un sistema que nos permita conseguir agua. La lista de recomendaciones incluye, por ejemplo, el sistema de filtrado en botella Lifesaver Liberty, que puede resultar un poco caro en primera instancia, pero el cual nos proporciona un rendimiento realmente eficaz.

De lo que tratan este tipo de botellas de filtrado es de que podamos introducir agua procedente del mar, de un lago o de una acequia y que la limpiemos antes de beberla para asegurarnos de que no estamos exponiéndonos a ningún riesgo. Por supuesto, eso es más valioso que simplemente tener una o dos botellas de agua para beber. Por otro lado, uno de los aspectos más positivos de estas botellas de filtrado es que las podemos llevar enganchadas en el exterior de la mochila colgando, de manera que no van a ocupar espacio dentro de la misma.

Herramientas especializadas de supervivencia

Quizá nunca te hayas imaginado a ti mismo usando un mosquetón, porque en realidad nunca has sentido interés en la escalada. Pero te vamos a decir que es una de las cosas que deberías tener dentro de tu mochila de emergencia. Su utilidad es enorme y le podemos sacar partido en momentos de sencillez o en otros donde la vida esté pendiente de un hilo. Son muy prácticos y, por ejemplo, los podemos aprovechar para colgar equipamiento del exterior de nuestra mochila. Estas anillas siempre son muy resistentes y nos proporcionan soporte de mil maneras distintas. Eso sí, para que tengamos idea de cómo aprovecharlas recomendamos leer algunas guías o ver documentales enfocados en este tipo de objeto.

También es muy importante la cuerda paracord, que también resulta muy versátil y podemos usarla en todo tipo de situaciones. Nos puede venir bien para crear un tendedero en el cual poner la ropa a secar o como sistema para pescar en un río en busca de comida que llevarnos a la boca. Lo importante de este tipo de cuerda es que está preparada para aguantar grandes volúmenes de peso, por lo que podría ser clave en tareas de rescate.

En este mismo grupo incluimos la navaja suiza, que tiene tantos usos que en un momento u otro nos servirá para algo que necesitemos hacer. Recomendamos, como decíamos antes, que lleguemos a conocer la herramienta, porque así podremos aplicar su uso en distintos casos y podremos reaccionar con rapidez si llega a ocurrir algo que necesite de inmediatez por nuestra parte.

Y por último otras dos herramientas importantes: un mechero y cerillas, porque no queremos depender siempre de que tengamos suerte para hacer fuego con palos y piedras, así como un silbato. Este último es el que nos ayudará para comunicarnos con otras personas y que les hagamos ver que estamos cerca. Podría ser clave para pedir ayuda en una situación crítica. Pensemos que en este tipo de momentos no podremos recurrir a nuestro teléfono móvil si ya nos hemos quedado sin batería, así que muchas de las funciones que usamos con él quedarán al margen. Por ejemplo: la linterna. Pongamos una en la mochila porque la necesitaremos de forma habitual.

Elementos que nos ayudarán a protegernos y estar más cómodos

Es recomendable que tengamos cobertura con unas pocas prendas de ropa, al menos una muda completa que podamos usar cuando estemos lavando la que llevamos puesta. Dependiendo del espacio de nuestra mochila, y sabiendo que este tipo de accesorios ha mejorado su formato compacto en los últimos años, no estaría de más un paraguas plegable, uno pequeño e individual que nos permita protegernos de la lluvia si el tiempo no es bueno.

También necesitamos un pequeño botiquín con todo lo necesario para multitud de situaciones, desde tiritas hasta vendas, alcohol para limpiar heridas e incluso algunos calmantes contra el dolor. Si tomamos alguna medicación no olvidemos tener dentro una copia de las recetas, porque quizá las necesitemos para saber qué medicación debemos buscar. Y si contamos con pastillas de sobras, no estaría de más que las llevásemos en el botiquín.

Además, contemos con una carpeta pequeña que esté plastificada y resista el contacto con el agua donde introduzcamos todos nuestros documentos importantes o copias de los mismos. Es recomendable que llevemos copia del pasaporte, el DNI y otros elementos de identificación que nos ayuden en una situación complicada. También recomendamos llevar una foto de nuestra familia e información de la misma que nos ayude a contactar con ellos o al menos a buscarlos en un momento de gravedad. La foto también nos ayudará si la situación es demasiado grave y necesitamos sacar fuerzas mirándola.

Por último, aprovechemos el espacio que nos quede para poner ciertos elementos de higiene, como cepillo de dientes, jabón, papel higiénico y demás elementos que harán que estar fuera de casa sobreviviendo sea un poco menos incómodo. Y ante todo, no olvidemos apretar los dientes y ser lo más tozudos que podamos para que nada ni nadie reduzca nuestro afán de supervivencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...