¿Deberíamos tener miedo de viajar por el mundo?

Los últimos y terribles sucesos ocurridos en el mundo nos han llevado a encontrarnos con una situación en la que el miedo se apodera de los viajeros.

Mujer con miedo

Llega un momento, con tantas desgracias que ocurren en el mundo, en que nos planteamos si es buena idea salir ahí fuera, montarnos en un avión y hacer turismo. Tenemos miedo y estamos preocupados por si algo nos llegase a ocurrir. ¿Cuál es la decisión que deberíamos tomar entonces? ¿No viajar? ¿No ir a otros lugares aún sabiendo que estaríamos desaprovechando parte de nuestra vida? La realidad es que a quienes nos gusta viajar nos resulta muy difícil abandonar esta práctica simplemente por el miedo. Es un factor que no pesa tanto cuando lo colocamos en la balanza a la hora de tomar decisiones.

Aún así, esto no significa que no debamos ser precavidos ni tener ciertas cosas en cuenta para que nuestro miedo pueda reducirse y que así nos sintamos más seguros. Lo primordial es que estemos informados. A veces los actos más terribles que se producen en el mundo no se pueden calcular ni evitar, eso es real, pero en otras ocasiones podemos tener cierta idea de que algo no va bien en lugares del mundo específicos. En esos casos es recomendable tener precaución y consultar varias fuentes antes de tomar una decisión. ¿De verdad es seguro el lugar al que viajamos? ¿Y si no lo es merece la pena viajar?

Con la máxima información en las manos seremos capaces de comprobar si el miedo nos puede a nosotros o si simplemente tomar la decisión de no viajar es algo sensato.

No hay que ser especialmente obtusos y creer que debemos viajar con libertad a cualquier lugar del mundo en todo momento sin sopesar las circunstancias. Eso sería ser irresponsables y no simplemente dejarnos llevar por el miedo. Si sabemos que hay amenazas en un lugar, lo más coherente es no viajar a él. Es bueno que nos dejemos aconsejar por nuestro interior. ¿Qué vibraciones nos da un plan? ¿Tenemos algún tipo de presentimiento? No es nada paranormal, sino más bien el reflejo de una serie de ideas y conocimientos que quizá nuestra mente se niega a comprender.

Por otro lado, no hay que tener miedo de hacer cancelaciones. A nadie le gusta perder dinero por un viaje cancelado, pero si se trata a una zona que ha entrado en conflicto es preferible evitar el desplazamiento aunque signifique perder algo de dinero en el proceso. Y sobre todo, si viajamos de una u otra manera, seamos muy cuidadosos con cómo actuamos, a dónde vamos y qué tipo de compañías elegimos.

Foto: tookapic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...