Cuidado con los insectos de verano en Japón

Durante el verano nos podemos encontrar con algunos insectos peligrosos si visitamos el país del sol naciente.

Paederus littoralis

Japón es un paraíso, uno de los países más seguros del mundo, uno en el cual nos sentimos como en casa aunque ni siquiera conozcamos el idioma. Pero no todo en Japón es bueno, y esa es una realidad que hasta los más fans deben reconocer. Hoy alertamos sobre un problema que está sorprendiendo a algunos turistas que han decidido pasar el verano en Japón: algunos insectos muy peligrosos.

Lo primero es mencionar que en Japón los insectos, algunos, son mucho más grandes de los que vemos en nuestro país. Allí es normal que pasen de los seis centímetros de largo. Eso significa que pueden ser bastante molestos e incluso asustarnos en algunos de los casos. La cultura japonesa está muy habituada a los insectos y es frecuente que despierten interés entre los nipones. Incluso hay series de animación que circulan alrededor de su existencia, en especial de los grandes escarabajos japoneses.

No obstante, de lo que hoy hablamos es de una alerta que se ha emitido en Japón para que todo el mundo esté al tanto de un tipo de insecto que puede ser un poco problemático. Se le conoce como yakedo mushi, aunque su nombre científico es Paederus littoralis. Son insectos que producen quemaduras con el contacto de su veneno contra nuestra piel.

El problema es que un mínimo contacto ya puede llevar a que suframos una gran quemadura que nos dejará huella en la piel durante muchos días. Por otra parte, se recomienda no intentar chafar al insecto si lo vemos, sino tratar de acercarnos a alguna parte con la intención de que abandone nuestro cuerpo y salte a otra cosa. O podemos hacer una corriente de aire que con suerte se lo lleve a otro lugar. No es recomendable enfrentarse a ellos, porque parece que siempre están en grupos y que tienen unos sistemas muy intensos de protección entre los miembros de su especie.

Si nos disparan su veneno lo que habrá que hacer es ir rápidamente a un grifo y mojarnos con abundante agua fría. El efecto que sufriremos a posteriori será similar al de cualquier quemadura, así que habrá que tener mucho cuidado. También se recomienda no tener contacto con los cadáveres de estos insectos, puesto que el veneno sigue activo y nos puede afectar de la misma manera como si estuvieran vivos.

Este insecto también habita en España, pero hay una importante diferencia en cuanto al tamaño del mismo, dado que en nuestro país son más pequeños.

Foto:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...