Consejos para no tener sorpresas ni problemas al viajar en crucero

Os damos una serie de consejos y recomendaciones con las que os ayudamos a que vuestro viaje en crucero sea más disfrutable.

En los últimos meses los cruceros han recibido un impacto negativo en cuanto a su imagen por todo lo ocurrido con el coronavirus. Al fin y al cabo, nadie se quiere imaginar en la situación de quedarse aislado dentro de un crucero debido a un proceso obligatorio de cuarentena. Pero aún así, esto no significa que los cruceros tengan que entrar en la lista negra de los viajeros, puesto que siempre han sido una forma perfecta de salir de escapada y de tener una desconexión total con el mundo.

Lo que sí es recomendable es que tengamos en cuenta una serie de consejos y recomendaciones que nos ayudarán a que la próxima vez que vayamos de crucero podamos disfrutar más evitando sorpresas ni problemas que puedan ocurrir en un momento inesperado. Y si algo de esto ocurre, al menos siguiendo estos consejos estaremos preparados para poder salir airosos con mejores resultados.

1. No estés solo

Una de las mejores recomendaciones que podemos dar a la hora de disfrutar de los cruceros es que os intentéis no aislar y estar en compañía de alguien. No por aspectos psicológicos, porque a veces nos gusta desconectar de todo, sino porque pase lo que pase nos interesará tener un amigo en el cual confiar y apoyarnos. Por ello, aunque viajemos en solitario intentemos hacer una amistad para tener ese apoyo que nos vendrá de fábula si ocurriera algo y necesitásemos un poco de ayuda. Recordemos que siempre es mejor que hagamos las cosas entre dos que cada uno vaya de forma independiente por su cuenta. En un momento crítico tener ese apoyo extra puede llegar a marcar la diferencia.

2. Cuidado con los atracones de comida

Salvo que seas un verdadero profesional y maestro de los cruceros, posiblemente estar viajando en el barco hará que tu estómago se tenga que reajustar un poco a la situación. Por ello lo que os recomendamos en este sentido es que tengáis cuidado con los atracones y las comilonas. A nadie le gustaría encontrarse con problemas de digestión que nos llevarán a sentirnos mal durante toda la noche, sobre todo a la vista de que estamos disfrutando de unas vacaciones de ensueño. Seguro que la primera noche estamos más emocionados por la cena del crucero, pero tengamos cuidado con las cantidades.

3. Y mucho ojo con el alcohol

Hay tantas cosas que decir sobre el alcohol en los cruceros que hay que digerir este apartado con cuidado. Lo primero es que tengáis ojo con vuestros límites y con la forma en la que os afecta la bebida. Muchos de los incidentes que se producen en los cruceros entre pasajeros o tripulación se deben al consumo excesivo de alcohol por alguna de las partes. Por otro lado, también tenemos que tener cuidado con si alguien nos ofrece una bebida sin que conozcamos a esa persona. Y por supuesto, no dejemos que otra persona que no sea un miembro de la tripulación nos acompañe a nuestro camarote. Intentemos tener cuidado porque nunca se sabe.

4. Usa la caja fuerte

A todos nos gusta pensar en el crucero como un lugar de relajación máxima donde pensemos que todo son colorines, flores y alegría. Pero por desgracia, las cosas no siempre tienen que ser perfectas. Por ello tengamos cuidado con nuestras pertenencias. Si el crucero nos proporciona una caja fuerte es con un motivo, dado que no sería la primera vez que alguien ve cómo desaparecen sus pertenencias de valor. Utilicemos la caja fuerte para poner aquello que más nos preocupa y que queremos proteger por todos los medios posibles. En cualquier caso, a fin de evitar mayores incidentes, directamente es recomendable que no nos llevemos al crucero ciertas pertenencias personales de valor. No las necesitamos para pasarlo bien.

5. Cierra la puerta de tu camarote

Es importante que seamos precavidos en todo momento y que no nos arriesguemos o expongamos a tener un encontronazo con otra de las personas que forman parte de esta pequeña comunidad marítima. Por ello es recomendable que mantengamos la puerta de nuestro camarote cerrada todo el tiempo durante el cual nos encontremos dentro o fuera, por supuesto. Pongamos el pestillo para tener más seguridad y si alguien llama a nuestra puerta miremos primero por la mirilla para asegurarnos de que se trata de alguien de la tripulación o una persona que conozcamos. Además de la seguridad por otras personas el mantener la puerta cerrada es conveniente porque, al fin y al cabo, estamos viajando en un barco y nunca se sabe qué movimientos puede hacer en un momento dado.

6. No nos pasemos con el efectivo

En un crucero el efectivo termina siendo algo secundario. Las transacciones dentro del crucero las hacemos con la llave de la habitación o con tarjeta de crédito y hay casos en los que todo está incluido y nos podemos olvidar de ello. Para las excursiones en las que exploramos nuevos países durante unas horas sí necesitaremos dinero, pero no es necesario que le digamos a nadie lo que llevamos ni que carguemos con grandes cantidades. Intentemos tener nuestras pertenencias a salvo, incluido el dinero.

7. Conoce a la tripulación

Aunque la cantidad de personas de la tripulación con la que nos cruzaremos en el viaje será enorme, habrá una serie de individuos determinados a los que sí será conveniente conocer y que ellos nos conozcan. Esto nos ayudará a evitar situaciones problemáticas y sabrán, por ejemplo, si alguien que no sea de nuestro círculo está merodeando por la puerta de nuestro camarote. Además, el tener una buena relación con los miembros de la tripulación nos ayudará a que en caso de necesidad nos puedan resolver dudas con más facilidad y que tengamos una menor cantidad de problemas o dudas.

En cualquier caso, es preferible que la relación que tengamos con la tripulación sea políticamente correcta y que nunca vaya más allá. Eso también nos podría poner en problemas. No sería la primera vez que alguien de la tripulación invita a un pasajero a las dependencias del equipo del barco y que luego se mete en serios problemas por haberlo hecho.

8. Explora, pero con cuidado

Nunca tengas miedo de explorar las zonas comunes de las que dispone el crucero. Hay auténticas maravillas viajando sobre el mar que tienen a disposición de los pasajeros prácticamente cualquier cosa que podáis imaginar. No hay nada que os impida explorar las zonas que están abiertas para los viajeros. Quizá os encontráis una divertida sala de juegos o un cine, entre otras posibilidades. Habéis iniciado el crucero para desconectar, por lo que podéis hacerlo sin complicaciones.

9. Escucha las recomendaciones de seguridad

La tripulación realizará una sesión informativa en la cual os dará todas las instrucciones necesarias y los procedimientos sobre qué hacer si se produjera un altercado. Esto es crucial que lo escuchemos y que sepamos lo que nos han contado. Es lo mismo que ocurre en los aviones cuando los asistentes de vuelo nos dan las instrucciones de cómo usar el salvavidas si algo ocurriese. Es posible que lo hayamos escuchado multitud de veces si no es nuestro primer crucero, pero no por ello tenemos que hacer menos caso de lo que nos digan. Eso nos ayudará a estar preparados ante cualquier eventualidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...