¿Cómo se debe comportar el huésped en Airbnb?

Los huéspedes que se alojen en Airbnb deberían tener en cuenta algunos consejos para disfrutar de una buena experiencia.

Habitación de Airbnb

Con lo de moda que está el servicio que proporciona Airbnb es fundamental que tengamos en cuenta formas de poder disfrutar de una experiencia más positiva. Para ello es importante que tengamos en cuenta las valoraciones de viajeros previos, aunque como hemos mencionado en otros casos, que no las tomemos como algo definitivo, dado que se extiende la imposición de decir cosas positivas aunque las experiencias no hayan sido tan buenas.

Por educación, como también hacemos cuando viajamos y nos alojamos en hoteles, es bueno que lleguemos a tiempo y que nos marchemos en el momento oportuno (o antes). Cualquier tipo de molestia que podamos evitar a los anfitriones es recomendable que la tengamos en cuenta, dado que será algo que agradecerán. Al fin y al cabo, tenemos que pensar que los anfitriones que tienen sus pisos o casas en Airbnb tienen sus propias vidas y que no se dedican a ello de forma oficial.

También tenemos que ser educados en lo relacionado con aprovechar las distintas partes de la casa. ¿Un buen ejemplo? El baño. Cuanto menos tiempo pasemos en el baño por la mañana, mejor relación acabaremos teniendo con el anfitrión. Y lo mismo se puede decir del uso de los electrodomésticos.

Antes mencionábamos el respeto. Es algo que nunca hay que olvidar. El respeto por el anfitrión tiene que elevarse a sus máximos niveles y lo mismo podemos decir de su casa. Tenemos que tratar el hogar que estamos visitando con el mismo nivel de respeto y cuidado con el que nos comportaríamos en nuestra propia casa. O incluso hay que hacerlo de una forma más respetuosa si puede ser. No dañemos las instalaciones y los muebles, no ensuciemos y seamos ordenados con lo que nos rodea. Es algo que ayudará a que el anfitrión pueda disfrutar mejor de su día a día y que la casa quede mejor para la llegada del siguiente huésped.

No faltes al respeto al anfitrión al darle una propina. Esto es más habitual en territorio norteamericano, porque en Europa tenemos costumbre de ello, pero hay que intentar evitarlo por todos los medios posibles. Si le damos una propina al anfitrión estaremos equivocándonos en la forma del trato que le deberíamos dar, dado que al fin y al cabo no se trata de un negocio o una empresa que nos esté proporcionando un servicio. Si mantenemos las normas establecidas y no pagamos nada que no debamos, la relación será más cordial.

Y con este repaso de consejos creemos que ya estaréis totalmente preparados para alojaros en casas ajenas en el próximo verano. Ahora ya depende de vosotros el poner en práctica un comportamiento adecuado.

Vía: Huffington Post

Foto: Manoir de la Boirie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...