Cómo preparar tu viaje a la montaña sin que te falte de nada

No olvides llevar un buen botiquín para posibles torceduras de tobillo y pequeñas lesiones o cortes.

montanaAfortunadamente, cada vez más las personas estamos tomando conciencia de la necesidad de no llevar una vida sedentaria. Consecuentemente, debemos buscar actividades que nos ayuden a movernos más, siendo las caminatas por la montaña un plan perfecto en el que, además de hacer ejercicio físico, entramos en contacto con la naturaleza. Sin embargo, no es nada aconsejable aventurarnos a llevar a cabo una ruta sin un mínimo de preparación. Aquí van algunos consejos que te ayudarán a disfrutar al máximo de tu jornada en el campo.

Entrenamiento: antes de escoger una ruta u otra, debemos analizar cómo nos encontramos físicamente. Si buscamos un poco de información acerca de la excursión que más nos interesa hacer, lo más probable es que nos indiquen el nivel de preparación que exige. Es mejor comenzar poco a poco que optar por una ruta imposible que no vamos a poder ni acabar. O, pero aún, la acabamos pero lesionados.

En cuanto a las lesiones, nos basta con un botiquín en el que no olvidemos poner crema antiinflamatoria, antitérmicos, una crema cicatrizante, tiritas de sutura y un antiséptico. Se trata de cuatro productos básicos que nos serán de gran ayuda en caso de contusiones y heridas pequeñas y torceduras de tobillo.

Eso sí, el elemento imprescindible es agua, por más básico que parezca, una hidratación correcta es fundamental. No debemos fiarnos del agua de los barrancos, torrentes y ríos, que podrían causarnos problemas gastrointestinales. En caso de que no deseemos ir demasiado cargados, las pastillas potabilizadoras no ocupan nada de espacio y son muy útiles.

El equipo del senderista debe estar basado en un buen calzado. La mayoría de los senderistas utilizan plantillas que se adaptan a la fisonomía de sus pies y les permiten andar sin dificultad por terrenos tan diversos como piedras, asfaltos, bosques e, incluso, terrenos volcánicos. En general, las botas de media montaña, con suela semirígida y membrana impermeable son adecuadas para la mayoría de excursiones.

Tampoco nos podemos olvidar de nuestro macuto, que deben ser práctico y ligero, para no añadir más peso al estrictamente necesario. Debe ajustarse bien a la espalda y no podemos olvidar meter dentro suyo un silbato, una linterna, una brújula plana y mechero o cerillas. Quizás, parece un poco exagerado el llevar con nosotros todos estos utensilios, pero os aseguro que nunca están de más.

Para terminar, en el apartado de alimentación, precisamos azúcares (que podemos encontrar en galletas y frutas frescas), hidratos de carbono (barritas de cereales) y frutos secos, que se asimilan rápidamente y cuyo resultado notamos en seguida en nuestro organismo.

Y con todo esto dicho y preparado, ya estamos listos para salir de ruta.

Foto: Matteo Leoni

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...